Home/Disfrutar/Article

Mar 05, 2024 59 0 Tom Naemi
Disfrutar

Nuevos propósitos de vida en una celda de 5 pies

Lo único en lo que podía pensar día y noche, era que necesitaba vengarse de aquellos que lo pusieron tras las rejas.

Mi familia emigró a Estados Unidos desde Irak cuando yo tenía 11 años; abrimos una tienda de comestibles y todos trabajamos duro para que tuviera éxito. Era un entorno difícil para crecer; nunca quise que se me percibiera como un debilucho, así que no dejaba que nadie me humillara. Aunque iba a la iglesia regularmente con mi familia y servía en el altar, mis verdaderos dioses eran el dinero y el éxito. Por ese motivo mi familia ese alegró cuando me casé a los 19 años, pues con ello esperaban que sentara cabeza.

Me convertí en un exitoso hombre de negocios haciéndome cargo de la tienda familiar de comestibles. Pensé que era invencible y que podía salirme con la mía, especialmente cuando sobreviví a los disparos de mis rivales. Cuando otro grupo caldeo abrió su propio supermercado cerca, la competencia se volvió feroz; no solo nos estábamos subestimando el uno al otro, estábamos cometiendo delitos para sacarnos el uno al otro del negocio. Provoqué un incendio en su tienda, pero su seguro pagó la reparación; luego les envié una bomba de tiempo, y ellos mandaron gente a matarme. Estaba furioso y decidí vengarme de una vez por todas: iba a matarlos; mi esposa me rogó que no lo hiciera, pero cargué un camión de 14 pies con gasolina y dinamita y lo conduje hacia su edificio; cuando encendí la mecha, todo el camión se incendió de inmediato, quedé atrapado en las llamas y justo antes de que el camión explotara, salté y rodé por la nieve; no podía ver, mi cara, mis manos y mi oreja derecha se derritieron.

Me escapé por la calle y me llevaron al hospital; la policía vino a interrogarme, pero mi abogado me dijo que no me preocupara. Sin embargo, en el último minuto todo cambió; así que me fui a Irak y mi esposa y mis hijos me siguieron. Después de siete meses, regresé silenciosamente a San Diego para ver a mis padres, pero todavía quería ajustar cuentas con mis enemigos, así que los problemas comenzaron de nuevo.

Locas visitas

El FBI allanó la casa de mi mamá; aunque escapé justo a tiempo tuve que abandonar el país de nuevo. Como los negocios iban bien en Irak, decidí no volver a Estados Unidos; luego, mi abogado me llamó y me dijo que, si me entregaba, haría un trato para conseguirme una sentencia de solo 5 a 8 años; regresé, pero me enviaron a la cárcel por 60 a 90 años. En la apelación, el tiempo se redujo de 15 a 40 años, lo que todavía parecía una eternidad.

A medida que pasaba de prisión en prisión, mi reputación de persona violenta me precedía. A menudo me metía en peleas con otros reclusos y la gente me tenía miedo; todavía solía ir a la iglesia, pero estaba lleno de ira y obsesionado con la venganza. Tenía una imagen grabada en mi mente, de entrar en la tienda de mi rival, enmascarado, disparando a todos en la tienda y saliendo; no podía soportar que estuvieran libres mientras yo estaba tras las rejas. Mis hijos crecían sin mi presencia y mi esposa ya se había divorciado de mí.

En mi sexta prisión en diez años, conocí a estos voluntarios locos y santos; trece de ellos que venían todas las semanas con sacerdotes; estaban entusiasmados con Jesús todo el tiempo. Hablaban en lenguas y hablaban de milagros y sanaciones; pensé que estaban locos, pero les agradecí que vinieran. El diácono Ed y su esposa Bárbara habían estado haciendo esto durante trece años; un día, el diácono me preguntó: «Tom, ¿cómo es tu caminar con Jesús?» Le dije que era genial, pero que solo había una cosa que quería hacer, mientras me alejaba; me llamo de regreso y me preguntó: «¿Estás hablando de vengarte?». Le dije que simplemente lo llamaba «desquitarme». Él dijo: «Realmente no sabes lo que significa ser un buen cristiano, ¿verdad?» Me dijo que ser un buen cristiano no solo significaba adorar a Jesús, sino que significaba amar al Señor y hacer todo lo que Jesús hacía, incluyendo perdonar a los enemigos. «Bueno», dije, «ese era Jesús, es fácil para Él, pero no para mí».

El diácono Ed me pidió que orara todos los días: «Señor Jesús, quita de mí esta ira, te pido que te interpongas entre mis enemigos y yo, te pido que me ayudes a perdonarlos y a bendecirlos». ¿Bendecir a mis enemigos? ¡No es posible! Pero sus repetidas lecciones de alguna manera tuvieron efecto en mi y, a partir de ese día, comencé a orar por el perdón y la sanación.

Alzando una plegaria

Durante mucho tiempo no pasó nada, pero un día, mientras pasaba de un canal a otro, vi un predicador en la televisión que decía: «¿Conoces a Jesús? ¿O solo eres un asistente más a la iglesia?» Sentí que me estaba hablando directamente a mí; a las 10 de la noche. Al apagarse la luz de la celda, como de costumbre me senté en mi litera y le dije a Jesús: «Señor, en toda mi vida nunca te conocí, lo tenía todo, ahora no tengo nada; toma mi vida, te la doy, a partir de ahora, úsala para lo que quieras, probablemente harás un mejor trabajo que el que yo hice con ella».

Después de la plegaria me uní al estudio de la Biblia y me uní al grupo de vida en el Espíritu. Un día, durante el estudio de las Escrituras, tuve una visión de Jesús en su esplendorosa gloria, y una especie de láser que bajaba del cielo me llenó del amor de Dios. Las Escrituras me hablaron y descubrí mi propósito: El Señor comenzó a hablarme en sueños y me reveló cosas que estaban viviendo algunas personas, que nunca habían compartido con nadie; empecé a llamarlos desde la cárcel para hablar de lo que el Señor me había dicho, y les prometí orar por ellos. Más tarde, escucharía sobre cómo habían experimentado la sanación en sus vidas.

En una misión

Cuando me trasladaron a otra prisión, no tenían un servicio católico, así que inicié uno y comencé a predicar el Evangelio allí. Empezamos con 11 miembros, crecimos a 58 y se fueron uniendo más. Los reclusos estaban siendo sanados de las heridas que los habían tenido encarcelados incluso antes de entrar en prisión.

Después de 15 años, regresé a casa con una nueva misión: salvar almas y destruir al enemigo.

Mis amigos llegaban a casa y me encontraban leyendo las Escrituras durante horas; no podían entender lo que me había pasado; les dije que el viejo Tom había muerto, yo era una nueva creación en Cristo Jesús, orgulloso de ser su seguidor.

Perdí muchos amigos, pero gané muchos hermanos y hermanas en Cristo.

Quería trabajar con los jóvenes, entregarlos a Jesús para que no terminaran muertos o en la cárcel. Mis primos pensaron que me había vuelto loco y le dijeron a mi madre que lo superaría muy pronto; pero luego me reuní con el obispo, quien dio su aprobación, y encontré a un sacerdote, el padre Caleb, que estaba dispuesto a trabajar conmigo en este apostolado.

Antes de ir a la cárcel, tenía mucho dinero, tenía popularidad y todo tenía que ser a mi manera; era un controlador. En mis viejos tiempos de crimen, todo se trataba de mí; pero después de conocer a Jesús, me di cuenta de que comparado con Él todo en el mundo era basura; ahora, todo giraba en torno a Jesús, que vive en mí, Él me impulsa a hacer todas las cosas, y no puedo hacer nada sin Él.

Escribí un libro sobre mis experiencias para dar esperanza a la gente; no solo a las personas en prisión, sino a cualquiera que esté encadenado a sus pecados. Siempre vamos a tener problemas, pero con su ayuda podemos superar todos los obstáculos de la vida; es solo a través de Cristo que podemos encontrar la verdadera libertad.

Mi Salvador vive, está vivo. ¡Bendito sea el Nombre del Señor!

Share:

Tom Naemi

Tom Naemi works with the Eastern Catholic Re-evangelization Center (ECRC) in Michigan. He is the author of "Freedom Behind Bars."

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Articles