• Latest articles
Sep 02, 2021
Disfrutar Sep 02, 2021

¿Quieres cambiar el mundo? Aquí hay unos consejos sencillos para hacerlo.

 El profesor de Historia Eclesiástica en nuestro seminario local le pidió a los seminaristas de primer año que nombraran el mejor año de la historia de la Iglesia. Aquellos jóvenes, recién embarcados en su vocación, respondieron dudosamente desde sus asientos.

A medida que todas las posibles respuestas se juzgaban incorrectas, los seminaristas empezaron a preguntarse si la pregunta había sido capciosa. Eventualmente, el profesor coincidió en que la pregunta sí había sido un tanto capciosa porque la Iglesia nunca ha experimentado una época perfecta.

Cada época trajo consigo sus retos para los fieles cristianos – desde persecuciones violentas, escándalos, conflictos dentro de la jerarquía, hasta ideologías peligrosas y enseñanzas herejes, hasta el secularismo de los tiempos presentes.

La Iglesia y sus fieles han soportado estas tormentas, golpeados pero no derrotados. Los santos y mártires y los hombres y mujeres santos se han mantenido firmes en estas tormentas y han seguido adelante con valentía. Y aunque parecería que nuestros tiempos presentes son poco prometedores, que la Iglesia que amamos es constantemente atacada, perseguida, y traicionada en muchas formas, podemos tener consuelo en saber que la Iglesia Católica lo ha soportado todo antes. Y lo hará de nuevo.

Pero mientras luchamos para confiar y soportar, también tenemos que buscar formas de cambiar el mundo a nuestro alrededor y seguir un camino que nos lleve a la santificación. Puede que nunca seamos reconocidos como santos canonizados, pero podemos convertirnos en santos de igual forma y pasar la eternidad junto a Dios. Aquí hay unas maneras sencillas de empezar nuestro camino en la santidad:

1. Practicar lo Ordinario

Puede que sintamos la urgencia de hacer algo heroico, pero sentimos que no podemos hacer nada para fortalecer la fe en nuestro mundo. Pero los actos heroicos para Cristo no son lo que la mayoría de nosotros estamos llamados a hacer. Para la mayoría de nosotros, nuestras vocaciones y apostolados están más cerca de nuestro entorno y son a mucha menor escala. Santo Tomás Moro, un gran defensor de la Iglesia y sus enseñanzas, entendió esta realidad muy bien. “Los actos ordinarios que practicamos todos los días en casa,” decía, “son mucho más importantes para el alma de lo que su simplicidad sugiere.”

Puede ser que nuestro testimonio simple y cotidiano sea lo que influya en los demás, plantando semillas en ellos que quizás nunca veamos dar fruto. Nuestros hogares, parroquias y comunidades son los lugares donde cultivamos nuestra fe, la fe de los demás, y la sanidad en general del cuerpo de Cristo, que es la Iglesia.

2. Conectar con lo Extraordinario

La vida de la fe pareciera ser radical para nuestra sociedad secular. Muchos de nosotros no comprendemos lo sobrenatural y relegamos la religión al reino de los cuentos de hadas y las leyendas. Pero vivir una vida católica auténtica dentro de nuestras circunstancias individuales requiere una extraordinaria fe y confianza en Dios y, sobre todo, un amor que nos lleve a abandonarnos en Él. La Madre Angélica lo estableció de forma muy sucinta cuando dijo: “La Fe nos dice que Dios está presente cuando oramos, la esperanza nos dice que Él nos escucha, pero solo el amor nos hace continuar orando cuando la oscuridad, el aburrimiento e incluso el disgusto llena nuestras almas.”

Así que ora, confía, ama y ora de nuevo. Lo que pareciera ser una rutina de actos espirituales, de hecho, es lo que nos conecta con lo extraordinario—la presencia sublime, sobrenatural de nuestro Padre Celestial; Su único Hijo, nuestro Salvador y Redentor; y el Espíritu Santo que nos otorga los dones de entendimiento y temor.

3. Practica la Santa Testarudez

Ninguno de nosotros es perfecto y todos somos propensos al pecado, así que está sobre entendido que vamos a cometer errores. De hecho, es bastante probable que cometamos muchos errores y a menudo repetiremos los mismos errores, una y otra vez. Pero es importante que no nos desanimemos.

San Josemaría Escrivá nos anima: “No olviden que un santo no es aquel que nunca falla, sino aquel que siempre se levanta cada vez que cae, con humildad y con santa testarudez.” Así que levántate, desempólvate, y sigue adelante con una santa testarudez que sabe que vale la pena seguir el camino a la santificación.

4. Santifica a la Sociedad

“Santifícate a ti mismo y santificarás a la sociedad,” dice San Francisco de Asís. Para mí, esto siempre ha sido más fácil dicho que hecho, dada mi naturaleza humana pecaminosa y la enormidad de esta tarea. Pero solo porque esta pareciera ser una meta poco realista, no significa que no podamos alcanzarla. Jesús nos dice muy claramente que lo que es imposible para nosotros no es imposible para Dios. (Mateo 19:26)

Asegúrate de establecer y permanecer fiel a tu vida de oración diaria. Practica las virtudes y realiza un examen de consciencia diario para comprenderte mejor a ti mismo y a tu progreso espiritual.

5. Aférrate a la Esperanza

El Santo Padre Pío regularmente animaba a la gente diciéndoles “ora, ten esperanza y no te preocupes.” Nuestro mundo no es perfecto. A menudo es caótico y está lleno de tensiones. Pero esto no debe perturbar nuestro espíritu. Los comentarios de Padre Pío sobre los tormentos de la vida son muy consoladores: “Dios nunca permitirá que nos pase nada que no sea para nuestro bien mayor. Los tormentos de la vida que se forman a tu alrededor resultarán ser para la mayor gloria de Dios, tu propio mérito, y el bien de muchas almas.”

Así que, no pierdas la esperanza dentro de todos los tormentos de tu vida y del mundo. Estos son los tiempos en los que Dios nos ha puesto, así que por lo tanto estos son los tiempos que nos santificarán. Solo necesitamos seguir adelante con valentía hasta que vayamos a descansar en el Reino de Dios.

'

By: Emily Shaw

More
Mar 26, 2021
Disfrutar Mar 26, 2021

¡Consejos que te ayudarán a mantenerte enfocado!

Acababamos de llegar a la capilla que se encuentra junto al seminario diocesano local. Mientras trataba de motivar a mi hijo de cuatro años a que se comporte apropiadamente, mi hija de dos años se salió de nuestra banca silenciosamente y se dirigió hacia el altar.

Estaba casi al pie del altar cuando se volteó para mirarme, señaló el tabernáculo y gritó: “ Mira Mamá, es Jesús. Jesús está allí”.

Por supuesto, ella tenía toda la razón. Jesús estaba allí. En mi apuro por sentar y acomodar a los niños, había olvidado recordarme a mí misma la presencia real de Jesús en la capilla. En cambio, había entrado a la capilla como un piloto automático, guiando a los niños a hacer su genuflexión y distribuyendo algunos libros para mantenerlos ocupados.

Estos aspectos prácticos de ser madre son ciertamente importantes. Después de todo, yo estaba allí para recibir el sacramento de la confesión y recibir dirección espiritual. Pero me distrajeron los aspectos prácticos de la mañana que tenía por delante.

Capta el infinito

Cuando mi hija enfocó mi atención en el tabernáculo, yo me sentí reprendida. Para ser honesta, envidiaba su Fe sencilla. Es hermoso ver a mis hijos entablar una relación con Jesús y nuestra Fe en sus maneras individuales. Uno tiene una afinidad particular por San Miguel que derrota a Satanás. Otro tiene una gran devoción y afecto a Nuestra Señora. Por encima de todo, parecen captar el infinito, mientras que a menudo yo me preocupo por lo finito.

Y no pude evitar reflexionar sobre el capítulo 18 del Evangelio de Mateo.

“En aquel momento se acercaron los discípulos a Jesús, diciendo: “¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?”. Él, llamando a un niño, lo puso en medio de ellos, y dijo: “En verdad les digo que si no se convierten y se hacen como niños, no entrarán en el reino de los cielos. Así pues, cualquiera que se humille como este niño, ese es el mayor en el reino de los cielos.  Y el que reciba a un niño como este en Mi nombre, me recibe a Mí”. (Mateo 18,1-5)

A menos que cambien y se vuelvan como niños…. Quizás sea más fácil decirlo que hacerlo, pero aquí hay algunos puntos de partida para nosotros:

     1. Practicar la humildad

Los niños aceptan que no lo saben todo. Confían en que los adultos tendrán las respuestas a todas sus preguntas, la sabiduría para guiarlos en situaciones complicadas, y un amor incondicional e infinito. Aceptar que no tenemos todas las respuestas y confiar en la sabiduría y la misericordia de Dios es fundamental.

     2. Mantenerlo Simple

Nosotros podemos leer una multitud de tomos espirituales, publicaciones de blogueros y artículos, pero a menos que esa lectura sea seguida por una meditación y oración para discernir su aplicación personal por la gracia de Dios, es posible que progresemos poco en nuestras vida espiritual. Una de las mejores formas de crecer realmente en santidad, de fomentar nuestra fe infantil, es estar en silencio y en oración meditativa e invitar la presencia de Dios. Pasar este tiempo de oración en su presencia real es aún mejor.

     3. Recuerda Su Presencia

Podemos hacer esto durante el transcurso del día en nuestros tiempos de oración estructurados, pero también en las partes habituales y aburridas de nuestro día. ¿Cansado de la creciente monotonía? Haz cada tarea con un “Todo para ti Jesús, todo para ti”. Debemos darle gracias cuando estemos felices, confiar en Él cuando estemos en apuros. Corto, sencillo y espontáneo, y directo al corazón.

     4. Pide ayuda

Si encuentras que la vida es un poco difícil en estos momentos, entonces acércate a un buen sacerdote santo o un religioso y pídele ayuda y dirección espiritual. O algún amigo o familiar de confianza que comparta tu Fe podría ofrecerte apoyo y orientación para lo que sea que estés enfrentando. De hecho, incluso podrían admitir haber experimentado algo similar. Escuchar la historia de sus batallas para hacer frente a la adversidad y llegar a un lugar de paz puede infundir la esperanza de que tu momento de sufrimiento también se aliviará.

     5. Sobre todo, confía en Él

Si tu eres como yo, ceder el control no es fácil. Pero es precisamente cuando aceptamos y le damos la bienvenida a la voluntad de Dios en nuestras vidas que hacemos el progreso más espiritual. Aprender a anteponer la voluntad de Dios a la nuestra o aceptarla cuando es todo lo contrario a lo que queremos puede resultar insoportable. Dios sabe lo que es mejor para nosotros, y si podemos dejar que Él tome la iniciativa, ¿quien sabe lo que podemos lograr por El?

Que Dios nos dé a todos un aumento de Fe, confianza y esperanza para que podamos llamarnos realmente hijos suyos y experimentar el cielo, donde nosotros pertenecemos.

“Entonces trajeron algunos niños a Jesús para que pusiera las manos sobre ellos y orara; y los discípulos los reprendieron. Pero Jesús dijo: “Dejen a los niños, y no les impidan que vengan a Mí, porque de los que son como estos es el reino de los cielos”. (Mateo 19,13-14)

'

By: Emily Shaw

More
Feb 05, 2021
Disfrutar Feb 05, 2021

Años de Dolor de Corazón

Cuando mi esposa y yo nos casamos, estábamos ansiosos por comenzar a formar una familia, pero mes tras mes, estábamos afligidos al ver que Johanna no quedaba embarazada. Después de un año, visitamos a un médico que ordenó algunos exámenes médicos. Johanna tuvo un chequeo y confirmó que tenía problemas médicos que harían muy difícil que quedara embarazada. También me diagnosticaron subfertilidad.

Aunque vivimos en Darwin, Australia, cruzamos el continente al menos una o dos veces al año para visitar a mi oftalmólogo en Melbourne. Ya que su clínica estaba justo al otro lado de la calle de la Catedral de San Patricio, siempre íbamos allí a orar. Cuando nos arrodillamos delante de una estatua de nuestra Santisima Madre, oramos para que se hiciera la voluntad de Dios, pero oramos con la esperanza de que su voluntad fuera que tuviéramos un hijo.

Después de muchos años de intentar diferentes tratamientos, Johanna finalmente quedó embarazada de Gabriela. Nos alegramos y le dimos gracias al Señor por responder a nuestras oraciones después de ocho años de dolor de corazón. En nuestra próxima visita a Melbourne, encendimos una vela delante de la estatua de nuestra Santisima Madre y oramos con agradecimiento sincero por su intercesión.

Cuando Gabriela nació en perfecta salud, nos alegramos de las bendiciones generosas de Dios. Luego, a los cuatro meses, nos sorprendió cuando tuvo una convulsión durante una clase de natación. Aunque los médicos al principio pensaron que era solo una convulsión febril, Gabriela siguió teniendo convulsiones siempre que tenía el más mínimo resfriado. Finalmente, se le diagnosticó el síndrome de Dravet, un tipo de epilepsia con convulsiones que son difíciles de controlar. Deberíamos habernos sentido destrozados cuando recibimos el diagnóstico, porque la posibilidad de recibir una lesión cerebral grave era bastante alta, pero sentíamos que la mano de Dios nunca estaba lejos de nosotros incluso en este momento. Cuando creció, empezó a correr, bailar, cantar y jugar, acurrucánándonos para decir, «Te quiero.» En mis oídos aún resuena su risa cuando me dijo «papá eres gracioso».

Bebe Milagrosa

Esperábamos que Gabriela no fuera una hija única, pero no habíamos podido concebir de forma natural. Así que volvimos al médico para buscar el mismo tratamiento de fertilidad que nos ayudó a concebir a Gabriela. Para nuestra sorpresa, descubrimos que Dios ya nos había bendecido. ¡no tuvimos que empezar el tratamiento ya que Johanna ya estaba embarazada de Sofía! Llamamos a Sofía nuestra ‘bebé milagrosa’.

En medio de nuestras pruebas, nos sentimos tan bendecidos al haberla concebido sin ninguna intervención. Después de leer la hermosa explicación del Papa Juan Pablo II sobre los propósitos unitivos y procreativos del matrimonio en su Teología del Cuerpo, habíamos tomado en serio nuestros votos matrimoniales y estado abiertos a la vida que Dios deseaba para nuestro matrimonio. Sin embargo, Gabriela y Sofía fueron las únicas hijas que Dios nos dio.

Como Gabriela seguía rebotando de sus convulsiones, teníamos esperanza. Pero cuando tenía 3 años, mientras estábamos todavía en medio de la emoción y el duro trabajo de apreciar a nuestra nueva bebé, Gabriela fue diagnosticada con gastroenteritis. Estábamos acostumbrados a que sufriera convulsiones cada vez que se enfermaba, pero esta vez las convulsiones continuaron durante cuatro días. Cuando fue puesta en un coma inducido y llevada a cuidados intensivos, no estábamos seguros de si lo lograría. Estábamos en shock, pero el amor de Dios nos sostuvo a través de las largas horas en el hospital y la tristeza al ver a nuestra brillante y hermosa niña deteriorándose. Vimos cada momento, cada día como una bendición.

Si solo pudiéramos tenerla con nosotros por otro año o dos, entonces este momento sería lo suficientemente bueno y la rodearíamos con nuestro amor. Apoyada por la oración, sorprendió a sus médicos por sus ganas de sobrevivir, pero las convulsiones recurrentes le habían causado una lesión cerebral grave que eliminaría su capacidad para caminar, hablar o comer, así que tuvo que pasar 3 meses en el hospital.

Alti-Bajos

El siguiente desafío fue llevarla a casa en silla de ruedas, totalmente dependiente de nosotros para todo, mientras también teníamos que cuidar a la bebé. Gabriela lloraba todo el tiempo, día y noche, pero cuando recibía medicamento para aliviar su llanto constante, dormía todo el tiempo. No estábamos seguros de qué hacer con la niña que estaba llorando o durmiendo todo el tiempo. Es difícil ver a una niña inocente sufriendo tanto cuando no le había hecho nada malo a nadie.

¿Cómo era posible? ¿por qué ella? ¿y por qué nosotros? Estábamos en un altibajo emocional, viéndola tan mal y sin poder ayudarla. Así que, la encomendamos a Dios que respondió a nuestras oraciones con amor. Lo sentimos diciendo: «Yo soy tu Padre. Yo soy el Señor que guía tu vida». Aunque estaba fuera de nuestras manos, él nos dio la fuerza para caminar esta jornada con ella.

Nos sentimos seguros de que si Dios quería esto para nosotros, él permanecería y lucharía junto a nosotros. Era difícil, pero tener a esta niña con una discapacidad nos permitió confiar unos en otros y cambiar nuestro enfoque de nuestros propios problemas y debilidades, así que podríamos poner toda nuestra energía en esta niña que nos necesita tanto. Nunca podríamos haber hecho esto sin el apoyo de nuestra comunidad. Cuando nos mudamos a Brisbane para tener acceso a las terapias que han ayudado a Gabriela, fuimos apoyados por nuestra comunidad Neo-Catecumenal.

Su ayuda y el apoyo con la recaudación de fondos de la comunidad católica en general fueron críticos para los desafíos que nos esperaban. Gabriela tiene un depende en otras personas para poder completar tareas y no puede ser dejada sola. No puede cepillarse el pelo o los dientes, alimentarse o ir al baño. No habla y no puede caminar. Johanna y yo estamos agradecidos por haber obtenido ayuda para sus cuidados y terapias a través del Plan Nacional de Seguro de discapacidad (NDIS). Además de las terapias, Gabriela necesitaba operaciones para realinear sus caderas. Cuando tenía siete años, la insuficiencia cardíaca después de una operación la dejó luchando por su vida otra vez. Los médicos nos dijeron que lleváramos a nuestra familia para despedirse de ella.

Sentimos dolor en el corazón. Una vez más, no estábamos listos para abandonar a nuestra hija anhelada. Pedí la intercesión de San Juan Pablo II, Santa María de la Cruz (MacKillop) y Nuestra Señora. Fue un momento de intensa e incesante oración, pidiendo la voluntad de Dios, pero también orando por un milagro. Por su gracia, Dios nos había enviado mensajeros en forma de nuestros hermanos y hermanas en nuestra comunidad neo-catecúmena. Era como Isaías 50:4 «El Señor Dios me ha dado lengua de discípulo, para que Yo sepa sostener con una palabra al fatigado”. Nuestros hermanos y hermanas en Cristo oraron con nosotros la Liturgia de las horas y el Rosario. Cuando la encomendamos a Dios, también rezamos con confianza y esperanza.

Nos habían dicho al comienzo de ese día que la vida de Gabriela era «hora por hora». La oración vespertina de esa noche estuvo acompañada conmovedoramente por la breve lectura de Job 1:21 «el Señor da y el Señor quita». Me llamó la atención el significado de esas palabras en ese momento. Le pedimos a Dios que tuviera misericordia de nosotros y que preparara nuestros corazones. Nuestro sacerdote se unió a nosotros en el hospital para ungirla y orar con nosotros junto a su cama.

Nos aconsejó que oraramos, cada hora, una palabra que los israelitas habían orado en el desierto—»Dayenu». Esta palabra, vinculada con la Pascua y la Historia de la Salvación, dice «Dios, debes ser alabado por todo lo que hagas… si solo nos hubieras sacado de Egipto, habría sido lo suficientemente bueno… si solo nos hubieras traído a través del mar, habría sido lo suficientemente bueno». Esta fue una palabra poderosa para nosotros en ese momento más difícil de nuestras vidas. Alrededor de las 3 de la mañana, de repente comenzó a mejorar y continuó su recuperación hasta que estuvo lo suficientemente bien para salir del hospital. Creo que fue un milagro que Gabriela sobreviviera. Ninguno de los médicos de la unidad de cuidados intensivos esperaba que sobreviviera.

Cosas favoritas

A pesar de sus discapacidades, a Gabriela le encanta la vida. Ella se deleita en unirse a sus amigos en una Escuela Especial con un gran sentido de comunidad, donde disfruta de actividades como la pintura y el interruptor – ella levanta su mano derecha para pulsar un interruptor y cambiar las páginas en un libro digital en el iPad. Ella se comunica con un parpadeo y un ligero movimiento de la cabeza para decir ‘si’ y desviando la mirada para un ‘no’. Las preguntas especialmente estructuradas ayudan a este proceso.

Gabriela se deleita con su hermana, primos y amigos. Sus cosas favoritas incluyen música, películas, obras musicales, luces brillantes, colores y comida. Puede comer sopas espesas, helados, salsas y chocolate. Le gusta mucho salir al sol y visitar el jardín de hierbas en los Jardines Botánicos donde puede oler diferentes plantas olorosas. A Gabriela le encanta bailar y ha sido parte de Superstars, un grupo de danza, por más de seis años. La ayudan a participar moviendo sus brazos y moviéndola. Las otras chicas bailan a su alrededor para incluirla en las rutinas de baile.

Un Gigante de Oración

Gabriela sabe que Dios la ama y la ayuda con los muchas cruces y dificultades que enfrenta. Uno de los momentos más destacados de su semana es ir a la Misa. Ella adora recibir la Santa Comunión y participar en la música en la liturgia infantil y en nuestra oración en casa, con su hermana ayudándole a tocar instrumentos de percusión, como los tambores o el xilófono.

La oración es una parte importante de la vida de Gabriela. Tiene una foto del Papa San Juan Pablo II junto a su cama, junto a iconos y una colorida cruz tradicional de El Salvador. Gabriela conoce muchas oraciones, como el Padre Nuestro y el Shema (Deuteronomio 6:4-10) que recitamos con ella antes de que ella duerma y cuando se despierta. A pesar de que no habla, sus ojos se iluminan con el reconocimiento.

Si una familia está luchando con la discapacidad, aún así pueden alabar a Dios, y seguir caminando hacia él. Debido a todo lo que hemos pasado, hemos sido capaces de aconsejar y guiar a las parejas que tienen problemas en su matrimonio. A pesar de nuestras luchas, no abandonamos a Dios. La oración diaria en casa y con nuestra comunidad eclesiástica nos ha ayudado a enfocarnos en Dios y a confiar en que hay un propósito para todo en nuestras vidas.

A lo largo de nuestras vidas, ha habido muchas cruces, pero Jesús dijo, «toma tu Cruz y Sígueme» (Mateo 16:24). Ha sido posible para mí ver las dificultades en nuestra vida, como las frustraciones de Gabriela cuando su lesión cerebral le impide hacer cosas que solía hacer, como oportunidades para llevar la Cruz.

No sabemos lo que Dios ha planeado para nuestro futuro, para ella o para nosotros, pero podemos ver cada día como una bendición. Veo el propósito de Gabriela en su conexión con Dios. Ella es muy consciente de Dios en su vida y de su papel como mensajera para ser testigo del amor de Dios. La gente se siente atraída por ella y quieren saber más acerca de su historia y Dios continúa respondiendo a sus oraciones de maneras profundas.

'

By: Kevin and Johanna Caldwell

More
Feb 05, 2021
Disfrutar Feb 05, 2021

A menudo nos encontramos con personas que pueden ser maleducadas, desagradables o problemáticas. Aunque estamos llamados a amarnos unos a otros, hay que reconocer que puede ser muy difícil. ¡No te preocupes más! Santa Teresita del Niño Jesus está aquí con 3 hermosas sugerencias sobre cómo amar a las personas difíciles como Jesús lo haría.

«Hay en la Comunidad una Hermana que tiene la facultad de disgustarme en todo, en sus maneras, sus palabras, su carácter, todo me parece muy desagradable.  Y aún así, es una religiosa Santa que debe ser muy agradable para Dios.»*

¿Cómo se enfrentaba Santa Teresa a esta hermana?

  1. Por la Caridad expresada no en sentimientos, sino en obras.

«No deseando ceder a la antipatía natural que estaba experimentando, me puse a hacer por esta hermana lo que haría por la persona que más amaba.»*

  1. Por medio de la oración

 «Oré a Dios por ella, ofreciéndole todas sus virtudes y méritos. Sentí que esto era agradable para Jesús, porque no hay artista que no le guste recibir elogios por sus obras.»*

  1. No discutiendo, sino sonriendo y cambiando el tema.

«No me contentaba simplemente con orar mucho por esta Hermana que me dio tantas batallas, pero me cuidé de prestarle todos los servicios posibles, y cuando me sentí tentada a responder de una manera desagradable, me contenté con darle mi sonrisa más amable y con cambiar del tema de la conversación.”*

Un día en la recreación la hermana preguntó en casi estas palabras: «¿Me podrías decir, hermana Teresita del Niño Jesús, lo que te atrae tanto hacia mí; cada vez que me miras, te veo sonreír?»*

Lo que atrajo a Santa Teresita fue Jesús escondido en las profundidades del alma de esa hermana – Jesús que hace dulce lo más amargo. Aprendamos el arte de responder a la frialdad, la rudeza, los chismes y los insultos con la bondad amorosa activa y la compasión interior.

© *Extracto de “Historia de un Alma” de Santa Teresita del Niño Jesús (Capítulo X)

'

By: Shalom Tidings

More
Nov 17, 2020
Disfrutar Nov 17, 2020

Un Libro que puede cambiar tu vida

San Agustín de Hipona es conocido como uno de los santos más grandes de todos los tiempos. Sin embargo, vivió muy pecaminosamente en su juventud y se suscribió a filosofías paganas como el neoplatonismo y el maniqueísmo. A pesar de las fervientes peticiones de arrepentimiento de su madre, continuó viviendo con una mujer fuera del matrimonio y finalmente engendrando un hijo con ella.

Entonces, ¿cómo se convirtió uno de los santos más grandes de todos los tiempos, un Padre de la Iglesia, de una vida sumida en el pecado a la Fe Verdadera?

La respuesta: La Palabra de Dios.

En Confesiones, San Agustín explica que su conversión al catolicismo no fue instantánea. Aunque tenía un fuerte deseo de convertirse en católico, luchó por observar algunas de las enseñanzas de la Iglesia, especialmente la de la castidad. Escribió que le pidió a Dios que lo hiciera casto, pero aún no.

Un día, la frustración de Agustín llegó a un punto. Él suplicó a Dios que convirtiera completamente su corazón. Quería convertirse en católico y abrazar plenamente las enseñanzas de la Iglesia, pero sentía que era imposible separarse de los pecados de la carne. Agustín se retiró a un jardín para la contemplación profunda de su alma.  Escribe en  Confesiones que escuchó la voz de un niño implorandole que «tomara y leyera» la copia de la Sagrada Escritura que había traído al jardín con él. Inmediatamente, Agustín abrió el libro a la Carta de San Pablo a los

Romanos, 13:13-14, que dice:

Vivamos decentemente, como a la luz del día, no en orgías y borracheras, ni en inmoralidad sexual y libertinaje, ni en disensiones y envidias. Más bien, revístanse ustedes del Señor Jesucristo, y no se preocupen por satisfacer los deseos de la naturaleza pecaminosa.

Después de leer esas palabras, Agustín sabía que era hora de cambiar su vida.

Todos estamos llamados a la conversión del corazón, pero para la mayoría de nosotros no es fácil. Sin embargo, podemos aprender de la historia de San Agustín que la Palabra de Dios habla directamente a nuestros corazones inquietos y nos ofrece un mapa del camino para volver a casa con él.

'

By: Shalom Tidings

More
Nov 17, 2020
Disfrutar Nov 17, 2020

¿Quién querría aprender algo de su enemigo? ¿Cómo pueden las dificultades ser nuestras maestras—desde perder algunas de nuestras libertades, como tener que dejar nuestro hogar, hasta las pérdidas más trágicas en la vida?

¿Nos podemos referir a la Santa Misa como “Un Milagro Mundano”? Este oxímoron católico podría describir el hermoso sacramento de la Eucaristía. Después de todo, podemos recibir a nuestro Señor Resucitado en este sacramento a diario. Los católicos en estado de gracia pueden recibir este don tan extraordinario simplemente al hacer la fila para recibir la Comunión, luego de haber ayunado por lo menos durante una hora. No se requiere ningún boleto de pase ni prueba de autenticidad, solo necesitamos que nuestra consciencia nos diga que estamos libres de algún pecado grave. Así pues, el milagro en que Dios se da a Sí mismo a la humanidad se recibe de forma mundana. Luego, Covid-19 entró a nuestro mundo.

En tus fantasías más locas, ¿alguna vez imaginaste que el gobierno ordenaría que las iglesias cerraran sus puertas? ¿Que no habría misa dominical, ni misa diaria en nuestras parroquias? Pero gracias a Dios, la tecnología permitió que nuestros valientes y equipados sacerdotes pudieran transmitir las misas en vivo. La mesa de mi cocina se convirtió en un espacio sagrado donde la Palabra de Dios era escuchada desde mi teléfono. Nuestros sacerdotes predicaban la homilía, consagraban el pan y el vino y lo convertían en el Cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor, y nos permitieron recibir la comunión espiritual en todas nuestras iglesias domésticas, es decir nuestros hogares.

Pero los días se convirtieron en meses y comenzamos a sentir hambre. Deseábamos recibir la Eucaristía sacramentalmente, pero este deseo no podía ser satisfecho. Por primera vez en mi vida, y me atrevo a decir que en la suya propia también, nos dimos cuenta de cómo la ausencia de la Eucaristía puede afectarnos. El milagro mundano se convirtió en el milagro anhelado.

Aunque los restaurantes estaban cerrados, podíamos pedir comida a domicilio. Lentamente, bajo reglamentos estatales estrictos, volver a comer dentro de los restaurantes fue permitido. Más maravilloso que eso, la misa diaria, y luego la misa dominical fue retomada con fieles, utilizando mascarilla y guardando el distanciamiento social. Luego de ochenta y ocho días de no recibir la Eucaristía sacramentalmente, estaba muriendo de hambre por Nuestro Señor Resucitado. Yo, junto con muchos otros fieles, recibí la Eucaristía con los ojos llenos de lágrimas y aquel anhelo que finalmente había sido satisfecho. Estaba tan agradecida de poder volver a reunirme con mi querido Amigo que dio Su vida por mí. Solo unos cortos minutos después de meditar en la entrega de Nuestro Señor y Su don de Sí mismo en la Eucaristía me hizo dejar atrás todo el tiempo que estuvimos separados.

Luego me di cuenta de la gran lección que nos deja el Covid-19: la Eucaristía fue el mejor alimento durante el confinamiento, mucho mejor que la comida a domicilio. Cuando la Eucaristía es plenamente recibida y consumida, satisface un corazón hambriento que sale al mundo luego de que termina la misa. Y esta comida debe ser entregada. Oro a Dios para poder Llevarlo a otras personas en la forma en la que Él me envíe. Y una y otra vez, el proceso de repite: Recibirlo y Llevarlo “a domicilio” a nuestro mundo hambriento y necesitado.

Luego de que el sacerdote da la bendición final, podemos irnos. No, me corrijo; podemos irnos pero “con Dios para llevar”, listos y preparados para entregar la mejor comida a domicilio posible. Así que tenemos que estar listos para entregar una sonrisa, una palabra amable, una mano de ayuda, un regalo necesario de alimento, consuelo y ayuda de corazón. Dios nos ayudará a ver dónde estará destinada esta entrega especial. Es gracioso cómo aprendemos de los sucesos más extraños de nuestras vidas. O quizás, en los días más oscuros, buscamos más intensamente la luz y Dios nos alumbra con Su entendimiento.

'

By: Joan Harniman

More
Nov 17, 2020
Disfrutar Nov 17, 2020

En las primeras horas del 2 de septiembre de 2020, David Blaine, el mago y artista mundialmente famoso, hizo algo que otros sólo podían soñar. De hecho, lo que hizo comenzó con un sueño que vio en una película que vio con su madre cuando tenía 5 años. David, que había prometido no realizar actos de miedo desde que su niña pequeña Dessa llegó a su vida, quería inspirar a su hija haciendo algo hermoso. Se aferró a 52 grandes globos de helio y voló hacia el cielo.

Mientras lentamente adquirió altura, él mantuvo los pesos que llevaba sobre él para mantener el ascenso controlado. Finalmente subió a una impresionante altura de 24,900 pies (algunas de las avionetas más pequeñas vuelan así de alto). Desde allí, se separó de los globos y saltó. Cuando alcanzó los 7000 pies, abrió su paracaídas y pronto aterrizó con seguridad. Una vez que recuperó su compostura, habló con su hija que lo escuchaba a través de la radio inalámbrica y le dijo que lo hizo todo por ella y que la ama mucho. Y ella dijo, «Gracias, lo lograste, gracias».

Esta historia de amor entre un padre y su hija nos recuerda el amor de nuestro Padre celestial que por su amor a nosotros entregó a su único hijo, quien no solo vivió entre nosotros en nuestro estado humilde, sino que aceptó voluntariamente el sufrimiento y las heridas para que usted y yo pudiéramos ser sanados. Él fue hasta la cruz y murió y resucitó por nosotros, para que pudiéramos estar con él por la eternidad. Él continúa amándonos con la misma intensidad incluso hoy, incluso ahora. ¿Qué tipo de amor es ese?

Uno podría estar asombrado, sorprendido, aturdido, confuso, deslucido y estupeficado por lo que David hizo por su niña. Pero cuánto más abrumados y sin palabras debemos estar en lo que nuestro Padre celestial ha hecho por nosotros. Nosotros también podemos llorar con alegría, «¡Gracias! ¡lo has logrado! ¡Gracias!»

'

By: Shalom Tidings

More
Sep 02, 2020
Disfrutar Sep 02, 2020

¿Dios realmente se interesa por lo que está ocurriendo en tu vida? Esta historia, ya sea ficticia o no, seguramente cambiará tu perspectiva. Durante la Segunda Guerra Mundial, un soldado fue separado de su pelotón. La batalla había sido intensa, pero entre el fuego y el humo había perdido contacto con sus camaradas. Una vez sólo en la jungla, escuchó que se acercaban los soldados del ejército enemigo. En su búsqueda desesperada por refugio, se escabulló a un risco alto donde encontró unas cuevas pequeñas. Rápidamente, se metió en una de ellas.

A pesar de que estaba a salvo en ese momento, se dio cuenta de que si los soldados lo seguían hacia ese risco y buscaban dentro de las cuevas, iban a encontrarlo. Mientras esperaba ansiosamente, oró así “Señor, por favor salva mi vida. Pase lo que pase, te amo y confío en ti. Amén.” El sonido de las pesadas botas de los enemigos se acercaba más y más.

“Bueno, supongo que el Señor no va a ayudarme a salir de esta” pensó, derrotado. Malhumoradamente, vio cómo una araña tejía una telaraña frente a su cueva. “Ajá” se quejó el soldado, “lo que necesito es una muralla de ladrillos y el Señor me manda una telaraña. Dios de verdad que tiene un sentido del humor”. Mientras los enemigos se acercaban a su cueva, el soldado protagonista de esta historia se preparó para enfrentarlos por última vez, cuando escuchó a alguien decir “No tiene sentido que busquemos en esta cueva… ¡Si alguien hubiera entrado ahí, hubiera tenido que romper esta telaraña!”

Para su asombro, luego de mirar la cueva superficialmente, los soldados enemigos se fueron de ahí. La frágil telaraña le había salvado la vida. “Señor, perdóname.” Oró. “Había olvidado que Tú puedes hacer que una telaraña sea más fuerte que una muralla de ladrillos.

«Dios ha escogido lo insensato del mundo para avergonzar a los sabios, y escogió lo débil del mundo para avergonzar a los poderosos.» (1 Corintios 1: 27)

'

By: Shalom Tidings

More
Sep 02, 2020
Disfrutar Sep 02, 2020

Una tarde, el Padre Pío se sentó solo en el balcón, justo afuera de su celda. Su asistente, el Padre Alessio pensó que sería una buena oportunidad para revisar algunas de las cartas que pedían su consejo, pero su respuesta lo sorprendió. “Ahora estoy muy ocupado,” dijo el Padre Pío. “No puedo contestar preguntas en este momento”

El Padre Alessio se sintió confundido. Le parecía obvio que el Padre Pío no estaba ocupado. Estaba sentado con el rosario en su mano, pero siempre llevaba el rosario. El Padre Pío explicó más tarde: “El día de hoy  han habido aquí muchos ángeles de la guarda trayendo mensajes de mis hijos espirituales.” Al pasar de los años, el Padre Alessio experimentó misteriosos golpes en su puerta, o susurros en su oído por parte del ángel de la guarda del Padre Pio, llamándolo a que asistiera al Padre Pío cuando él no podía caminar sin ayuda.

A cada ser humano se le ha asignado un ángel de la guarda que siempre ve el rostro de Dios. Su tarea es guiarnos a Su presencia; a los lugares que Dios ha preparado para nosotros en el cielo. Cuando necesites ayuda, pídele a tu ángel que te ayude. Envía a tu ángel de la guarda a que consuele a un amigo que esté en tiempos de angustia. Recuerda que siempre hay un testigo para tus obras.

Ángel de Dios, mi querido guardián, a quien Su amor me compromete; mantente a mi lado aún en este día, para iluminar y cuidar, gobernar y guiar. Amen.

'

By: Shalom Tidings

More
Sep 02, 2020
Disfrutar Sep 02, 2020

¿Plástico? ¿Cubierto de polvo? No este Chico

Una Noción Extraña

En un momento tuve que pensar que los santos eran de plástico y cubiertos de polvo, como demasiadas de las estatuas antiguas que había visto. ¿Qué podrían saber o por qué podrían preocuparse por mí y mi mundo? Pero durante un período de tiempo, comencé a tener un ‘sentido’ interior de que San José quería mi atención. No tenía idea de por qué. Pero esta impresión no se alejaba. A veces me arrodillaba ante su estatua en la iglesia y le dirigía una palabras como: «Hola, José, no te conozco. ¿Realmente quieres mi atención?» Nunca escuché respuestas. Pero aún así no podía dejar la idea de que estaba tratando de conectarse.

Soy una mujer soltera sin destreza para funcionamientos defectuosos — mecánicos o digitales — que a menudo se frustra cuando tales cosas ocurren. Como experimento, comencé a pedir la ayuda de San José con estas situaciones, y me di cuenta de que parecía responder de diversas maneras creativas. Me impresionó. Después de unos años, me convencí de que San José realmente era parte de mi equipo. Cuando les dije sonriendo a mis amigos: «¡Es mi hombre principal!»  San José siguió cuidándome en asuntos grandes y pequeños. Pero recientemente me protegió incluso antes de preguntar, cuando no sabía que necesitaba protección.

Mi amiga Kathy había dejado un mensaje pidiéndome que cubriera su hora de adoración al día siguiente. Como no podía responder a tiempo, sólo me presenté al día siguiente como ella había pedido. Inexplicablemente, me estacioné en un área del estacionamiento donde no suelo hacerlo, en el extremo norte en vez de hacerlo en el extremo sur del enorme estacionamiento. En la iglesia, mientras estaba de rodillas, vi pasar a mi amigo Andy. Pero no pasó. Se inclinó en mi banca y me susurró que la llanta trasera del lado del conductor estaba ponchada. Sorprendida, le di las gracias a Andy, le hice una oración rápida a San José para pedirle que se haga cargo, y dejé la llanta fuera de mi mente.  Mientras terminaba mi hora, Andy de repente reapareció. Esta vez su voz era urgente: «Absolutamente yo no conduciría con esa llanta. Tengo un dispositivo que puede inflarla. Iré a buscarlo. Regreso en diez minutos.”

Afuera, mientras esperaba a que Andy regresara, vino una amiga. Ella y yo hablamos acerca de la llanta y acordamos que no se veía muy ponchada. Estaba segura de que no habría ningún daño si conducía unas dos millas al taller de llantas. Pero no tenía forma de contactarme con Andy y no podía irme y dejarlo mientras él estaba haciendo todo lo posible para ayudarme. Además, tuve un pequeño pensamiento chismoso, ‘Andy es un ‘chico de coches’ de oficio. Podría tener un mejor «ojo para los coches» que yo. Por supuesto, cuando Andy conectó su aparato a mi llanta, la presión registraba 6 libras en lugar de las 30-35 libras que se suponía que tenía que ser. Mi llanta podría haber quedado destrozada si yo hubiera conducido en él. ¡Caramba! Mientras Andy estaba inflando la llanta, mencioné que estuve allí esa mañana a petición de Kathy. Para mi sorpresa, ¡él también! Parece que cuando Kathy no pudo contactarse conmigo también le pidió a Andy que cubriera su hora. ¿Quién sabía que los dos vendríamos?

¿Un Plan Celestial?

En el taller se le quitó un clavo a mi llanta y fue reparada sin costo alguno.  Mientras conducía a casa dandole gracias a Dios por Su cuidado, San José apareció en mi mente.  Y las preguntas empezaron a aparecer en mi cabeza: ¿Era San José parte de un plan celestial para protegerme ese día… o para protegerme de una posible exploción de llanta más tarde esa semana cuando estuviera viajando por carretera?

Andy y yo nos presentamos en adoración, y yo  me estacioné en el lado norte ese día, cuando normalmente me estaciono en el sur.  Y en ese gran estacionamiento, Andy, con su buen ojo de mecánico, se detuvo junto al lado de mi auto donde podía ver fácilmente mi llanta ponchada.

¿Todo esto era coincidencia? No lo sabré con seguridad en este lado del cielo.  Pero sé con seguridad que los santos no están lejos y a veces realmente se involucran en nuestros asuntos, tanto grandes como pequeños. Y a veces, incluso cuando no lo hemos pedido, sus huellas celestiales invisibles aparecen en los lugares más audaces. Sé que San José no es plástico.  Este tipo poderoso con influencia celestial demuestra una y otra vez que realmente me cubre mis espaldas. No sólo me ayuda a navegar por caminos traicioneros cada vez que lo pido, sino que a veces extiende su atención proactiva incluso cuando no tengo idea de que lo necesito.

Oh San José cuya protección es tan grande, tan fuerte, tan pronta ante el Trono de Dios, pongo en ti todas mis intereses y mis deseos. Ayúdame, por tu poderosa intercesión, para que siempre pueda buscar la Santa Voluntad de Dios. Sé mi protector y mi guía en el camino de la salvación. Amén.

'

By: Margaret Ann Stimatz

More
Sep 02, 2020
Disfrutar Sep 02, 2020

Al crecer en una familia grande de diez hijos con personalidades muy distintas, nuestra casa a menudo era ruidosa y se volvía un caos, pero estaba llena de amor y fe profunda. Tengo recuerdos vivos de mis hermanos y yo lanzándole charlas y desacuerdos a nuestra querida madre casi a diario.

Con frecuencia nuestra madre simplemente respondía a nuestras peleas recitando las Bienaventuranzas con su voz calmada y relajante: “Bienaventurados son los que construyen la paz, pues serán llamados hijos de Dios”. Al escuchar estas palabras, nos retirábamos y proponíamos firmemente llegar a un acuerdo y perdonar. Al pasar de los años, muchas de las palabras sabias de mi madre se han convertido en mi interior. Esa voz es particularmente fuerte ahora debido al tumultuoso mundo en el que vivimos.

Curiosamente, el mundo de hoy no es completamente diferente de la casa en la que yo crecí. Este mundo también es ruidoso y caótico, pero lleno de amor y fe. Aun con personalidades que se confrontan, ideales diferentes y pensamientos conflictivos, creo que hay un deseo común de paz, y un amor subyacente para los demás.

La oración favorita de mi padre era la simple pero bella oración de paz de San Francisco, la cual ha adquirido un mayor significado para mí a medida que he crecido. Es una oración perfecta para los tiempos en los que vivimos. No es simplemente una oración por la paz, sino que es una oración que busca una manera de convertirse en un instrumento para difundir la paz.

Pide que nos olvidemos de nosotros para poder cuidar a los demás y sanar este mundo que está profundamente herido y lastimado.  Mientras reflexiono en las palabras de esta oración que tocan el corazón, no puedo evitar sentir compasión y empatía por los que están heridos, y un sincero deseo de ayudar a sanar, consolar y traer la paz a donde pueda.

Este mundo sería muy diferente si todos adoptáramos las suaves palabras del tierno Santo de Asís y las implementáramos en nuestras vidas:

Señor, hazme un instrumento de tu paz.

Que donde hay odio, yo ponga el amor.

Que donde hay ofensa, yo ponga el perdón.

Que donde hay discordia, yo ponga la unión.

Que donde hay error, yo ponga la verdad.

Que donde hay duda, yo ponga la Fe.

Que donde desesperación, yo ponga la esperanza.

Que donde hay tinieblas, yo ponga la luz.

Que donde hay tristeza, yo ponga alegría.

Oh Maestro, ayúdame a nunca buscar ser consolado, sino consolar,

ser comprendido, sino comprender,

ser amado, sino amar.

Porque es dándose como se recibe,

es perdonando, como se es perdonado,

es muriendo como se resucita a la vida eterna.

Amén.

'

By: Mary Therese Emmons

More