Home/Disfrutar/Article

Mar 05, 2024 93 0 Reshma Thomas, India
Disfrutar

El me ama

Como hija única tenía esta «fantasía sobre bebés». Cada vez que nacía un primito, me preparaba con mucho mimo, cortando mis uñas y lavándome bien para poder tocar al bebé. Esperar la navidad se sentía igual; me preparaba para recibir al niño Jesús en mi corazón. Una vez en la universidad, durante la misa de navidad, me asaltó un pensamiento: este adorable niño Jesús pronto subirá al calvario y será crucificado, porque solo faltaban unos meses para la cuaresma. Estaba perturbada, pero luego Dios me dio la convicción de que no existe la vida sin la cruz. Jesús sufrió para poder estar con nosotros en nuestros sufrimientos.

No comprendí completamente el significado sublime del sufrimiento hasta que mi pequeña Anna nació prematuramente a las 27 semanas de embarazo y enfrenté todas las complicaciones que siguieron: daño cerebral severo, ataques epilépticos y microcefalia. Comenzaron las noches de insomnio y los llantos constantes; no hubo un día fácil a partir de entonces. Tenía una gran cantidad de sueños y aspiraciones, pero como mi pequeña me necesitaba tanto, tuve que renunciar a todo. Un día, estaba reflexionando sobre cómo mi vida había sido confinada en casa con Anna, quien ahora tiene unos 7 años, mientras ella se estiraba sobre mi regazo y bebía agua muy lentamente. En mi mente había mucho ruido, pero podía escuchar claramente música angelical, y las palabras se repetían una y otra vez: “Jesús… Jesús… ella es Jesús”.

Con sus largos brazos y piernas y su esbelto cuerpo extendido sobre mi regazo, de repente me di cuenta de que había un sorprendente parecido con la Piedad, recordando cómo al pie de la cruz, Jesús yacía silenciosamente en el regazo de su madre.

Las lágrimas fluyeron y fui llevada a la realidad de la presencia de Dios en mi vida. Cuando estoy agobiada por los cuidados y preocupaciones de la vida, -a veces me quedo sin aliento incluso ante las tareas más insignificantes-, entonces recuerdo que no estoy sola.

Cada niño que Dios nos regala es verdaderamente una bendición. Mientras Anna representa al Jesús sufriente, nuestro hijo de 5 años limpia la baba del rostro de Anna y rápidamente le da medicina. Me recuerda al niño Jesús ayudando a su padre y a su madre con las tareas diarias. Nuestra pequeña hija de 3 años no se cansa de agradecer a Jesús incluso por las cosas más triviales, recordando cómo el niño Jesús creció en sabiduría y amor. Nuestro querubín de un año, con sus mejillas pequeñas, manos y piernas redondeadas y regordetas, se parece al niño Jesús esculpido, lo que nos recuerda cómo Mamá María crió y cuidó al pequeño. Mientras sonríe y se da vuelta cuando duerme, se vislumbra incluso al niño Jesús durmiendo suavemente.

Si Jesús no hubiera bajado para estar entre nosotros, ¿todavía tendría la paz y el gozo que experimento todos los días? Si no hubiera conocido su amor, ¿experimentaría la belleza de ver a Jesús en mis hijos y hacer todo por ellos como lo haría por Él?

Share:

Reshma Thomas

Reshma Thomas serves on the Editorial Board of Shalom Tidings. She resides with her family in Kerala, India.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Articles