• Latest articles
Sep 02, 2021
Encuentro Sep 02, 2021

Una oración poderosa para abrir la puerta de la Misericordia, y toma solo 7 minutos

Era un día cálido y agradable. El musgo que colgaba de los enormes robles de agua en nuestro patio delantero volaba de lado espolvoreando la hierba con escombros. Acababa de revisar el buzón cuando Lia, una de mis mejores amigas, se detuvo en el camino de entrada. Se apresuró a acercarse y pude ver en su rostro que estaba extremadamente afectada.

“Mi mamá fue al hospital hace dos noches. Sus células cancerosas se han diseminado desde sus pulmones hasta su cerebro”, dijo Lia.

Los hermosos ojos marrones de Lia brillaban con lágrimas que corrían por sus mejillas.

Verla fue desgarrador. Tomé su mano.

«¿Puedo ir contigo a verla?», Le pregunté.

«Sí, iré esta tarde», dijo.

«Está bien, te veré allí», le dije.

Cuando entré a la habitación del hospital, Lia estaba junto a la cama de su madre. Su madre me miró, su rostro se contrajo por el dolor.

“Espero que esté bien que haya venido a verte», le dije.

«Por supuesto. Es bueno verte de nuevo», dijo.

«¿Has tenido noticias de ese sacerdote amigo tuyo?», Preguntó, con voz débil pero amable.

“Sí, hablamos de vez en cuando” dije.

«Estoy tan contenta de haber podido verlo ese día», dijo.

Lia y yo habíamos sido parte de un grupo de oración del Rosario que se reunía todas las semanas alrededor del tiempo en que su  madre recibió su primer diagnóstico. Un sacerdote, conocido por sus dones espirituales, había venido a una de nuestras reuniones y estábamos ansiosos para se uniera a nosotros en oración y escuchara nuestras confesiones.

La madre de Lia fue criada como Católica, pero cuando se casó, decidió integrarse a la familia de su esposo y adoptar su fe griega ortodoxa. Sin embargo, a lo largo de los años, se sintió cada vez menos en casa en ambas comunidades religiosas. Preocupada porque su madre había estado lejos de la Iglesia y los sacramentos durante tantos años, Lia la invitó a nuestro grupo de Rosario para que pudiera conocer a nuestro sacerdote especial.

No fue hasta que el sacerdote se estaba preparando para irse que la mamá de Lia finalmente entró por la puerta trasera. Lia me lanzó una sonrisa de alivio. Su mamá y el sacerdote hablaron solos durante unos veinte minutos. Más tarde, Lia me llamó para decirme que su madre no tenía palabras suficientes para expresar lo amable y cariñoso que había sido el sacerdote con ella. Ella le dijo a Lia que después de hablar, él había escuchado su confesión y ella se había llenado de paz.

Ahora, acostada en la cama del hospital, ya no se parecía a ella. El color de su piel y la mirada de sus ojos revelaban el cansancio y el sufrimiento, los estragos de una enfermedad prolongada y progresiva.

“Me preguntaba si les gustaría orar juntos”, le pregunté. “Hay una oración especial llamada La Coronilla de la Divina Misericordia. Es una oración poderosa que Jesús le dio a una monja llamada Sor Faustina para que fuera difundida Su misericordia por todo el mundo. Tarda unos siete minutos y una de las promesas de la oración es que aquellos que la recen entrarán por la puerta de la misericordia en lugar del juicio. Yo la rezo a menudo”, dije.

La mamá de Lia me miró con una ceja levantada.

«¿Cómo puede ser verdad?» ella preguntó.

«¿Qué quieres decir?» Dije.

“¿Me estás diciendo que si un criminal implacable hace esa oración minutos antes de morir, entra por la puerta de la misericordia en lugar del juicio? Eso no parece correcto «, dijo.

“Bueno, si un criminal implacable se toma el tiempo de rezarlo y rezarlo con sinceridad, entonces debe haber esperanza en él, a pesar de todo lo que haya hecho. ¿Quién puede decir si el corazón se abre a Dios y cuándo? Creo que donde hay vida hay esperanza”.

Ella me miró fijamente.

Yo continué. “Si su hijo fuera un criminal empedernido, ¿no lo amaría aunque odiara sus crímenes? ¿No esperarías siempre su cambio de opinión debido al gran amor que le tiene? »

«Sí», dijo débilmente.

“Dios nos ama mucho más de lo que podríamos amar a nuestros hijos y siempre está listo para entrar en cualquier corazón con Su misericordia. Espera esos momentos con paciencia y con muchas ganas porque nos ama mucho ”.

Ella asintió.

«Eso tiene sentido. Sí, lo rezaré contigo ”, dijo.

Los tres rezamos juntas la Coronilla de la Divina Misericordia, charlamos unos minutos más y luego me fui.

Más tarde esa noche, Lia me llamó.

«La enfermera de mi mamá me llamó para decirme que, justo después de que yo dejara el hospital, mamá perdió toda lucidez».

Lloramos juntas, oramos y esperamos la recuperación de su madre.

La mamá de Lia murió unos días después.

La noche de su muerte tuve un sueño. En mi sueño, entré en su habitación del hospital y la encontré sentada en la cama con un hermoso vestido rojo. Se veía radiante, llena de vida y alegría, sonriendo de oreja a oreja. La noche del velorio cuando me acerqué al ataúd para presentar mis respetos, ¡me sorprendió verla con un vestido rojo! Los escalofríos recorrieron mi columna vertebral. Nunca había estado en un velorio en el que el difunto vistiera un vestido rojo. Fue muy poco convencional y completamente inesperado. Después del funeral, agarré a Lia y la lleve a un lado.

«¿Qué te hizo ponerle un vestido rojo a tu mamá?» Yo pregunté.

“Mi hermana y yo lo discutimos y decidimos que le pondríamos a mamá su vestido favorito. ¿Crees que no deberíamos haberlo hecho? ella preguntó.

«No, no es eso. La noche en que murió tu mamá soñé que entré en su habitación del hospital, la encontré sentada sonriendo de oreja a oreja … ¡y con un vestido rojo! » le dije. Lia quedó boquiabierta y sus ojos se abrieron.

«¿Qué? No hay manera ”, dijo.

“Sí, hay manera”, dije.

Con lágrimas corriendo por sus mejillas, Lia dijo: “Tú y yo fuimos las últimas personas que vio antes de que su cerebro se apagara. ¡Y eso significa que lo último que hizo fue rezar la Coronilla de la Divina Misericordia! » Agarré a Lia y la abracé.

“Estoy muy agradecida de que vinieras conmigo ese día, que oraramos con mi mamá y de haber estado con ella antes de que perdiera el conocimiento”, dijo.

«No puedo creer el hecho de que la viste en tu sueño tan feliz y con un vestido rojo. Creo que Jesús nos está diciendo que ella realmente entró por la puerta de la misericordia”. «Gracias Jesús.», dijo

“Amén”, respondí.

'

By: Rosanne Pappas

More
Sep 02, 2021
Encuentro Sep 02, 2021

¿Adicto, insomne, ansioso y te sientes perdido? Anímate, hay esperanza.

«Hay esperanza.» Estas fueron las últimas palabras que me dijo mi padre antes de morir a la edad de 77 años. Estas palabras me serían dichas dos veces más y cambiarían mi vida. Me llevarían de una vida de adicción a ser discípulo de Jesús dirigiendo una organización benéfica para adictos en recuperación, donde la buena nueva del Evangelio toma forma como una existencia cotidiana y tangible, dando esperanza a todos los que buscan la verdad.

déjame empezar por el principio. Nací como el menor de 6 hermanos en lo que ustedes considerarían una familia católica normal de clase media donde recibí los fundamentos de la fe católica. Pero a pesar de esta sólida base en La Iglesia, tuve problemas de disciplina, comprensión y oración. Asistí a misa, pero mi fe era débil.

Cuando llegué a la adolescencia, estaba decayendo rápidamente, y cuando fui a la universidad, todo lo que quería hacer era tocar música en vivo en una banda de rock. Soñé con ser un héroe de la guitarra mientras disfrutaba de la vida de fiesta.

Logré reconocimiento, al menos localmente, pero para funcionar siempre necesitaba una sustancia intoxicante dentro de mí. Mi sustancia preferida se convirtió en alcohol, aunque luego me volví dependiente de muchas sustancias. Pasaron los años y bebí cada vez más, ya fuera feliz o triste, enojado o en paz, bebía. En casa o fuera de casa, en concierto o levantándome para trabajar al día siguiente, no había ninguna diferencia. Yo era dependiente del alcohol, pero no me di cuenta ni lo admití durante muchos años.

Después de la muerte de mi padre, mi ansiedad se elevó a niveles nuevos. Abusaba de los medicamentos recetados, desde bloqueadores de ansiedad hasta pastillas para dormir, analgésicos y antidepresivos. Mi vida estaba fuera de control. Fui hospitalizado varias veces durante varios años, y una vez pasé una semana desintoxicando médicamente del alcohol. Fue entonces cuando escuché esas palabras por segunda vez. Me desperté en mi cama del hospital delirando y balbuceando, pero una enfermera me tomaba la mano y me decía: «Mark, está bien, hay esperanza».

Pasaron unos años, y estoy en el mismo hospital, solo que esta vez estoy en una sala después de admitir pensamientos suicidas. Mi cuerpo era una mezcla tóxica de drogas, analgésicos y alcohol. Me di cuenta del paciente en la cama a mi lado que estaba hablando con su compañero por teléfono, y todo lo que decía me irritaba. Esa conversación se enredó con voces que escuché en mi propia cabeza y que durante años me habían condenado. Inexplicablemente, de repente sentí la necesidad de matar al hombre en la cama a mi lado. Me quedé allí hasta la medianoche pensando que, sin alcohol o pastillas para dormir, no podría dormir. Me enojé extremadamente.

Creció la necesidad de violentar al hombre que estaba a mi lado. Me imaginé ahogándolo. ¿Tenía ganas de estrangular a alguien? Quizás lo hice. Pensé en ponerle una almohada sobre la cabeza y dejarlo sin aliento. Me imaginé golpeándolo lo más fuerte posible y dejándolo inconsciente. Entonces, me contuve. “Espera, ¿acabo de asesinar a un hombre inocente en una cama de hospital? No una, ni dos, sino tres veces. ¿Quién era yo? ¿En qué me había convertido? ¡Había matado a un hombre en mi corazón tres veces! »

Dirigí mi ira hacia Dios. “Creo en ti, y ahora necesitas ayudarme”, llore. Pero también lo culpé. «¿Por qué me creaste solo para atormentarme y enviarme al infierno?»

Me di cuenta de que estaba débil y que no tenía fuerza para otra pelea. Debido a que había agotado toda mi fe en la humanidad, necesitaba algo o alguien a quien aferrarme. Debía tener esperanza. Había intentado docenas de veces limpiarme por mi cuenta, pero siempre tenía el mismo resultado. Ahora hice algo que no había hecho en muchos años. Aunque me había alejado de Dios y de la fe de mi infancia, recordé mis oraciones y comencé a orar. “Me entrego a Ti, Jesús. Sálvame. Sé que eres mi Dios y Salvador, ¡ayúdame! » Seguí rezando. Comencé a citar las Escrituras: «Pide y recibirás». Dije: “Señor Jesús, estas son tus palabras. Te estoy citando, así que debes escucharme. Estas no son mis palabras, sino las tuyas”. Sabía que estaba citando la Biblia y sabía que era verdad, pero no tenía idea de qué pasaje era.

Ahora sé que estaba citando Mateo 7: 7: “Pidan y se les dará; Busca y encontraras; llama a la puerta y se te abrirá. Las últimas palabras de mi padre habían sido «Hay esperanza» y aquí estaba citando Mateo 7: 7.

Alrededor de las 7:00 am, me desperté con el sonido de una enfermera preguntándome si quería una taza de té. ¡Había dormido siete horas! La mayoría de la gente sabe que un hospital no es un lugar para dormir bien por la noche, pero allí me estaba retirando del alcohol, las pastillas para dormir y todo tipo de otras sustancias y acababa de dormir la mejor noche en años. Mientras la enfermera me ofrecía té y tostadas, escuché otra voz murmurar: «Hay esperanza». ¿Fue la enfermera o Dios me estaba hablando? Decidí que Jesús había respondido a mis oraciones: había dormido durante horas y de nuevo estaba escuchando: «Hay esperanza».

Pero lo más importante es que algo había cambiado, algo profundo. Mi ansiedad se había ido y tenía una leve sensación de felicidad y alegría. No estaba seguro de qué lo causó, pero los demonios que me habían atormentado durante muchos años se habían ido.

Este fue el comienzo del milagro de mi conversión, el primero de muchos. Me quedé allí en total paz y le di las gracias a Jesús. Mi viaje con Jesucristo comenzó ese día y continúo caminando el camino en el cual El me sigue guiando.

'

By: Mark Yates

More
Sep 02, 2021
Encuentro Sep 02, 2021

“Camino por fe, no por vista”, dice sonriendo Mario Forte mientras comparte un asombroso testimonio de vida.

Nací con glaucoma, así que al comienzo de mi vida, apenas veía parcialmente con el ojo izquierdo y absolutamente nada con el derecho. A lo largo de los años, he tenido más de 30 cirugías, la primera cuando tenía solo tres meses … A la edad de siete años, los médicos me extirparon el ojo derecho con la esperanza de mantener la vista en mi ojo izquierdo. Cuando tenía doce años, me atropelló un automóvil mientras cruzaba la calle de camino a casa desde la escuela. Al salir disparado por el aire, creí que era Superman por un momento. Caí fuertemente y terminé con un desprendimiento de retina, entre otras cosas, tuve tres meses fuera de la escuela recuperándome y sometiéndome a más operaciones, así que tuve que repetir el séptimo grado.

Todo es posible

De niño, la ceguera era normal para mí porque no podía compararla con ninguna otra cosa, pero Dios me dio una idea. Desde muy temprana edad, antes de recibir cualquier instrucción oficial, hablaba con Dios, como con cualquier otra persona porque estaba acostumbrado a comunicarme con personas que no podía ver.

Solo lograba distinguir la diferencia entre la luz y la oscuridad, pero un día, en un abrir y cerrar de ojos, todo se volvió negro, como una luz que se apaga. Aunque he estado en total oscuridad durante más de 30 años, la gracia de Dios me ha dado el valor para seguir adelante. Ahora, no es la luz física lo que veo, sino la luz de Dios en el interior. Sin Él, no sería mas que un trozo de madera. El Espíritu Santo hace todo posible.

A veces, la gente incluso se olvida de que soy ciego porque puedo moverme por la casa, manejar una computadora y cuidar de mí mismo. Esto es gracias a mis padres que siempre me animaron a hacer las cosas por mi cuenta. Mi padre era un electricista que me llevaba consigo para ayudarme a comprender su oficio, incluso me hizo instalar tomas de corriente e interruptores. Me enseñó a pensar de forma lógica para que pudiera adaptarme e improvisar cuando las cosas salieran mal. Mi madre, con su naturaleza cariñosa y amorosa, sembró las semillas de mi fe. Ella se aseguró de que rezáramos juntos el Rosario y la Coronilla de la Divina Misericordia todos los días, para que esas oraciones quedasen grabadas en mi memoria.

Me permitieron graduarme con éxito con un título en informática. Con su ayuda, contactaba a tutores para obtener el esquema del curso antes de que comenzara el trimestre. Luego íbamos a la biblioteca a copiar todos los materiales relevantes para que la Royal Blind Society pudiera transcribirlos por mí.

Una llamada superior

En mi adolescencia, tuve una experiencia extraordinaria cuando Dios me llamó. En ese momento, todavía tenía algo de vista en mi ojo izquierdo. Un día, mientras oraba en la iglesia, el altar mayor se iluminó de repente con una luz intensa y una voz interior me habló con ternura, diciendo: “Ven, ven a mí”. Esto sucedió tres veces. Desde entonces, he sentido Su mano protegiéndome con un amor y misericordia que no merezco.

Este llamado me llevó a considerar si sería posible convertirme en sacerdote o diácono. Desde luego era poco realista, pero mis estudios de teología profundizaron mi fe. Comencé a liderar la devoción a la Divina Misericordia en un grupo carismático de oración con el apoyo del párroco. A pesar de todos los contratiempos que he sufrido, estoy agradecido de poder estar al servicio del Señor y las personas que he conocido a través de los eventos que organizo, las devociones a la Divina Misericordia, la adoración durante toda la noche y 40 Días por la Vida, también me han ayudado. Después de la muerte de mis padres, mi hermana y mi sobrina se han convertido en mi familia y me ayudan semanalmente con las tareas domésticas y las necesidades especiales de transporte.

En lo profundo de mi corazón

Los hechos más trágicos de mi vida no son la pérdida de mi vista sino la pérdida de mis parientes más cercanos, por lo que estoy especialmente agradecido a estos amigos que me acompañan al cementerio para compartir algo de comer junto a las tumbas de mis seres queridos y rezar la Coronilla de la Divina Misericordia por sus almas. Intento concentrarme en lo positivo, en lo que tengo, en lugar de lo que me falta. Me esfuerzo por hacer lo mejor que puedo para cumplir los mandamientos de Dios sobre el amor. Todos los días, estoy decidido a poner la voluntad de Dios en primer lugar y poner el Evangelio en acción.

San Pablo dijo: «Por fe caminamos, no por vista». (2 Corintios 5: 7.) A menudo bromeo diciendo que literalmente hago esto. Ese pequeño verso dice mucho. No veremos los frutos de nuestro trabajo en esta vida. Es un gran gozo trabajar en la viña de Dios. Jesús sufrió y murió por mí. Cada persona puede decir esto. Cualquiera que quiera conocerlo puede venir a recibir al Señor. Doy gracias y alabo al Señor por habernos dado la oportunidad de recibir Su gloriosa presencia en nuestro ser. Su Palabra viva puede revivirnos con la esperanza de la Resurrección, para que podamos vivir cada día en Su presencia y cumplir Su mandato de amar. En mi corazón, canto ¡Aleluya!

Dios eterno, en quien la misericordia es infinita y el tesoro de compasión inagotable; Míranos con bondad y aumenta Tu misericordia para que en los momentos difíciles no nos desesperemos, sino que nos sometamos con gran confianza a Tu santa voluntad, que es el amor y la misericordia mismos. Amén.

'

By: Mario Forte

More
Sep 02, 2021
Encuentro Sep 02, 2021

En ese momento sentí como que la Madre Santísima me había envuelto en su

En 1947, nací en un pequeño pueblo de Italia, cerca de Casalbordino, el sitio de la aparición de «Nuestra Señora de los Milagros». El día que nací cae entre el día de la fiesta de «Nuestra Señora de los Milagros» y la fiesta de San Antonio, entonces por esa razón mis padres me nombraron María Antonia.

Emigramos a Canadá cuando tenía 7 años. Mis padres no eran ávidos asistentes a la iglesia, pero se aseguraron de que nosotros siguiéramos la fe católica, además yo no presté mucha atención a la importancia y el significado de Nuestra Señora hasta que mis padres visitaron Medjugorje en 1983. Mi mamá estaba muy afectada por la experiencia, así que vino a casa y nos contó lo que estaba pasando allí. Entre los rosarios, las medallas, los anillos y las baratijas que trajo de vuelta había una pequeña tarjeta postal con una foto de la Virgen rodeada de los seis visionarios.  Cada vez que yo entraba en su dormitorio, veía esta imagen en un pequeño estante en la esquina de su cocina, y me toco sinceramente. Podía sentir a la Virgen mirándome al corazón.

En 1995, mientras veía un video sobre los acontecimientos en Medjugorje, sentí que la Virgen me preguntaba: «¿Cuándo vienes? Soy tu madre y te estoy esperando.» Al año siguiente, oímos hablar de un peregrinaje desde Calgary hasta Medjugorje y me sentí obligada a inscribirme. Debido a la guerra en Bosnia, muchas personas se retiraron del peregrinaje por temor a lo que pudiera pasar, pero yo estaba determinada a ir.

En Medjugorje, sentí una profunda confirmación de que la Virgen me estaba llamando. Un día, conocí al Padre Slavko Barbaric, quien me miró y me dijo: «Cuando te vayas a casa, me gustaría que inicies un grupo de oración y las oraciones tienen que estar dirigidas a ayudar a la familia porque la familia está en crisis hoy». Después de regresar, comenzamos la Hora de oración en San Buenaventura. Cada año, llegan más personas que se unen a nosotros para orar.

Visité Medjugorje seriamente comprometida a hacer cambios drásticos. Sabía que necesitaba una profunda conversión de corazón, así que busqué la ayuda de Nuestra Señora para entender mejor la Escritura, para crecer en mi vida de oración y para una experiencia con alegría y amor en mi corazón mientras rezaba el Rosario. Todas estas bendiciones, y más, fueron otorgadas.

Durante ese tiempo, pensé que era solo «mi» peregrinación porque no me di cuenta de que nuestra Señora me estaba invitando a traer más personas a ella. En 1998 el padre Slavko había insistido que yo trajera a mi marido, así que fuimos juntos. Me sentía llamada a traer más personas a nuestra Señora, pero le pedí a nuestra Señora una señal para confirmarlo. Poco después, dos señoras se me acercaron, buscando mi ayuda para ir a Medjugorje. Cada año desde entonces, tengo una conversación íntima con nuestra Señora sobre si debo ir de nuevo. Cada vez recibo la respuesta de que hay más personas que necesitan recibir gracia y bendiciones del Señor con la ayuda de Nuestra Santísima Madre, que está llena de gracia…

Nuestras vidas no han sido perfectas y también hemos tenido momentos que ponen a prueba nuestra fe. Hace ocho años, recibimos noticias que nos impactaron. Mi hija fue diagnosticada con leucemia. Inmediatamente nos dirigimos al Señor, pero estando en tal pánico, fue difícil enfocarnos en Dios y en lo que Él puede hacer por nosotros. Un día en particular, pasamos por un momento muy difícil. Se había desarrollado un coágulo en el puerto, entonces no se podía administrar medicamentos y los médicos tenían que averiguar cómo tratarla.

Como de costumbre, llevamos nuestras preocupaciones a la presencia del Señor en la Capilla de la Adoración para recibir su consuelo. Miré hacia arriba al Señor y le pregunté por qué le estaba pasando esto a nuestra hija y “¿por qué nosotros?” Muy claramente, le escuché responder «¿por qué no tu?» Me di cuenta de que Él pasó por un sufrimiento tan terrible y Él nos acompañaba en nuestro sufrimiento, para que pudiéramos crecer en Su amor. En ese momento, sentí que la Madre Bendita me envolvió en su manto, manteniéndome cerca igual como ella había sostenido a su Hijo después de Su nacimiento y después de Su muerte.

Cuando regresamos al hospital, nuestra hija estaba rodeada por un equipo de personas que resolvían los problemas que impedían su tratamiento. Me sentí segura de que nuestras oraciones habían sido escuchadas. Nuestro Señor y Nuestra Señora estaban allí. Todo lo que teníamos que hacer era confiar. Todo iba a estar bien. Siempre estarían en nuestra vida, cuidando de nosotros. El año pasado, nuestra hija celebró su 25 aniversario de bodas. Dios ha sido tan bueno con nosotros.

Nuestra Señora en Medjugorje nos dio 5 piedras para construir el fundamento de nuestra fe:

1. Rezar todos los días, especialmente el Rosario.

2. Leer las Escrituras todos los días, para recibir la Palabra de Dios.

3. Participar en la Santa Misa con la mayor frecuencia posible, si no todos los días, al menos los domingos.

4. Recibir la sanación y el perdón del Señor en el Sacramento de la Penitencia, al menos una vez al mes sin falta.

5. Ayunar con pan y agua los miércoles y viernes.

Esto no es fácil, especialmente si eres nuevo en ello. Toma mucho tiempo construir estos hábitos y el aguante para seguirlos, pero Nuestra Señora siguió animándonos. Lo que más me sorprendió fue que cuando fuimos más consistentes en rezar el Rosario, pudimos practicar las otras piedras más fácilmente. El Rosario nos ayudó a tener la confianza de ponerlos en nuestra vida cotidiana y desarrollarlos en una rutina de la que hemos crecido para amar y depender. Se ha convertido en una presencia diaria en nuestras vidas.

Muchos de sus mensajes nos dicen, no puedo lograr el plan de Dios sin ti. Te necesito. Dame tus problemas y reza por mis intenciones que son las de todas las personas que están rezando el Rosario. Así que cuando rezamos el Rosario por las intenciones de María nos sentimos conectados con todos. Hemos visto muchos cambios asombrosos a medida que las personas que vienen en las peregrinaciones regresan y se involucran en tantos ministerios vitales. Medjugorje ha sido una escuela de amor para mí. Ella es tan «llena de gracia» que cuando nos unimos a ella en oración, nos abrimos a todas las gracias y bendiciones que Nuestro Señor tiene que ofrecer.

'

By: Marie Paolini

More
Sep 02, 2021
Encuentro Sep 02, 2021

Kim A-gi Agatha y su esposo no tenían contacto con el cristianismo ni con la doctrina católica, pues estos practicaban el confucianismo. Un día la hermana mayor de Agatha, una católica devota, llego a visitarlos. Observando los adornos de su fe tradicional, incluido un gran cofre de arroz con tablillas ancestrales, le preguntó a su hermana menor: “¿Por qué te aferras a estas cosas? ¡No son más que superstición! »

Esta continuó y proclamó que el único gobernante verdadero del mundo es Jesucristo. «Despierta de tu oscuridad», le dijo a su hermana, «y acepta la luz de la verdad».

La insistencia de su hermana despertó un gran anhelo en Agatha. Sabiendo que sería difícil ir en contra de su esposo y la tradición de su familia, no obstante, decidió aceptar a Cristo y sufrir voluntariamente cualquier dificultad que pudiera surgir en su camino.

Agatha no era muy inteligente y, por mucho que lo intentara, no podía memorizar las oraciones de la mañana y de la tarde. Con el tiempo, se le conoció como la mujer que no sabía ni conocía más que a «Jesús y María». Debido a su incapacidad para aprender la doctrina y las oraciones, Kim A-gi Agatha no se bautizó inicialmente.

En septiembre de 1836, Agatha y otras dos mujeres fueron arrestadas por su fe católica. Cuando la interrogaron, Agatha permaneció firme y valientemente se paró ante sus torturadores diciendo: «No sé nada, solo conozco a Jesús y María. No los rechazaré». Su valiente testimonio la llevó a ser la primera en ser bautizada en prisión durante la persecución.

Junto con otros cristianos condenados, Agatha fue atada por los brazos y el cabello a una gran cruz erigida sobre una carroza de bueyes. En la cima de una colina empinada, los guardias obligaron a los bueyes a correr precipitadamente. El camino era brusco, con muchas piedras. Las carrozas tropezaron, causando gran agonía a los valientes prisioneros que colgaban de las cruces. Tras este calvario, al pie de la colina, los verdugos decapitaron violentamente a cada uno de los santos mártires.

Agatha y otros ocho mártires recibieron su corona de gloria a la misma hora en que Jesús exhaló su último suspiro: las tres de la tarde. Casi cien años después, Kim A-gi Agatha fue beatificada junto con los otros mártires el 5 de julio de 1925. Fueron canonizados en su Corea natal el 6 de mayo de 1984 por el Papa Juan Pablo II.

'

By: Shalom Tidings

More
Mar 26, 2021
Encuentro Mar 26, 2021

 ¿Estás pasando por tensión financiera y deudas? Aquí está una solución a todos tus problemas.

Desde la escuela secundaria, cuando leí sobre las quince promesas de la Virgen María a los que rezan el Santo Rosario, hice todo lo posible por rezar un Rosario todos los días. Como estudiante, me prometí que nunca cobraría a la gente por prestarles ayuda, especialmente si involucra el uso de mis talentos dados por Dios. Las palabras de gratitud de aquellos que se beneficiaron de mi ayuda me hicieron sentir más satisfecho que cualquier forma material de aprecio.

Giro Inesperado

Mientras era estudiante universitario en el Instituto católico de África Occidental (CIWA) en Estudios de Comunicación y Comunicaciones Organizativas, yo esperaba que siempre tendría suficiente apoyo financiero de mi familia, porque teníamos una estación de servicio que vendía productos petrolíferos. Por supuesto, es un negocio en auge en mi país, Nigeria, así que nunca anticipé ninguna falta de fondos. Pero cuando entré en mi último año como estudiante de pregrado, el gobierno federal marcó los locales de negocios de mi familia y otros edificios para la demolición para expandir un camino importante, prometiendo una compensación generosa.

Como resultado de la demolición prevista, mi familia tuvo que cerrar el negocio y comprar otro sitio para reubicar la estación de servicio, esperando que los pagos de compensación cubrirían el préstamo y el costo de la reconstrucción. Sin embargo, seis años después, todavía no se ha pagado ninguna indemnización. Esto afectó mi educación, porque no podía pagar mis honorarios. Afortunadamente, mis otros hermanos ya habían terminado la universidad.

Peso del Estrés

Dios siendo tan amable, yo tenía algunos ahorros, lo que me permitió pagar mis facturas para el último año de mis estudios de pregrado. Con la expectativa de que pronto se pagaría la compensación, me inscribí en un curso de maestría de dos años, pero esto nunca ocurrió, así que el negocio familiar no pudo recuperarse. Al final de mi último año de maestría ya había acumulado una deuda de tres mil dólares, y no podría graduarme antes de pagar cada centavo de la deuda.

El estrés de mi deuda me pesaba físicamente, emocionalmente y psicológicamente. Me sentí incapaz de pedir ayuda a nadie porque no podía soportar el trauma de ser rechazado. Llegué a beber alcohol y a pasar noches con amigos para evitar los constantes recordatorios de mi penuria que me asedia cuando estaba solo y no intoxicado. Algunos de mis amigos, que estaban sorprendidos por los cambios en mi estilo de vida, me preguntaron qué estaba pasando, pero me sentí demasiado avergonzado de decirles.

Cuando el estrés se volvió insoportable, finalmente confié en mi moderador de tesis, el profesor Oladejo Faniran, que también es el jefe de mi departamento, y un sacerdote católico. Después de revelar mis problemas, le pedí que aprobara mi solicitud de aplazamiento, para que pudiera remitirla al registrador de la escuela para su aprobación. Se opuso, pidiéndome que no renunciara. Me animó a confiar en Dios, a rezar mi Rosario, a compartir los problemas con otros, y prometió hablar con algunas personas en mi nombre. Esa noche, en vez de intoxicarme con alcohol como de costumbre, salí a la oscuridad de la noche para orar el Santo Rosario. Con lágrimas en mis ojos, clamé mi corazón a Dios, pidiendo misericordia y ayuda.

El Último Encuentro

Con solo unas semanas para mi graduación, encontré el valor de revelar mi situación a cualquiera que se interesara, incluyendo amigos, compañeros de clase e incluso a mis conocidos de las redes sociales. Incluso los compañeros estudiantes, que lo escucharon por parte de otros, vinieron a mi ayuda con contribuciones financieras que iban más allá de mi imaginación. Para mí, el aspecto más milagroso de todo esto fue que nadie me rechazó. La gente vino a mi rescate de maneras que nunca esperaba. Pude recaudar toda la suma, con dinero para ahorrar.

Anteriormente, siempre había confiado en mi poder de voluntad por excelencia, pero cuando la presión se hizo insoportable, me di por vencido y me deprimí. Pero ahora que estoy volviendo a la oración para ayudarme a hacer frente al estrés, especialmente el Rosario de cada mañana, estoy lleno de una confianza tranquilizadora que me impulsa a dar lo mejor de mi  y esperar lo mejor.

Incluso cuando las cosas no salgan como esperaba y deseaba, mi espíritu seguirá siendo elevado y en paz. No me siento completo si pasa algún día sin rezar el Rosario, porque no puedo permitirme perderme las promesas de Jesucristo como se revela a través de Su madre, la Santísima Virgen María. Mi encuentro diario con Él en su Rosario continúa contribuyendo significativamente a construir mi confianza en mí mismo, alimentando mis interacciones diarias y situándome en un camino de vida responsable.

'

By: Innocent Umezuruike Iroaganachi

More
Mar 26, 2021
Encuentro Mar 26, 2021

Puede que te sientas perdido y solo. ¡Anímate, porque Dios sabe exactamente dónde estás!

Sola en la ducha, podía gritar sin ser escuchada. El agua caía sobre mi cabeza mientras que la angustia rompía mi corazón. Mi mente imaginaba lo peor, un pequeño ataúd y una pérdida demasiado grande para soportar. Mi corazón dolía, como si estuviera siendo atornillado. Era más que un dolor físico, pero me sentía torturada con un sentimiento opresivo, similar a un ahogo. Este sentimiento invadía mi ser. Nada podía aliviar el dolor y nadie podía consolarme.

El sufrimiento es parte de la condición humana, es inevitable. Una cruz particular ha sido creada para que cada uno de nosotros la cargue, pero yo no quería cargar ésta. Me quejaba con desesperación bajo su peso. “Por favor, Dios, dame una cruz distinta, no ésta. No puedo cargar ésta. Tomaré cualquier dolor, cualquier enfermedad, cualquier cosa, pero no esto, no a mi hijo. Esta cruz es demasiado grande. No puedo, por favor,” Rogué. Las náuseas me sobrecogieron. Vomité y luego caí al piso de la ducha, sollozando.

Mi ´no´ fue inútil. Rendirme era el único camino a seguir. Exhausta, oré, “Si no me cambias ésta cruz, Dios, por favor dame la fuerza para cargarla… (la imagen de un pequeño ataúd pasó por mi mente de nuevo)… sin importar dónde me lleve. Ayúdame. No puedo hacer esto sin Ti.”

Mi dulce y pequeño hijo había sido admitido al hospital en estado de gravedad. Por ocho años estuve junto a él en su cama de hospital. Su espíritu no había sido amedrentado por su enfermedad pero ya no era el mismo. Moretones morados y rosas coloreaban sus mejillas, pasaban por el puente de su nariz y sobre sus brazos y piernas. La medicina que le daba un respiro hacía que su cara y cuerpo se hincharan. Cuando él se dormía, que era muy poco, yo sollozaba hasta dormirme. Mis oraciones, mis esfuerzos para distraerlo, y el mecer su frágil cuerpo eran las únicas contribuciones que podía hacer en su batalla para sobrevivir. Le leía y dibujaba caricaturas en una libreta de dibujo que le habían regalado antes de ser hospitalizado. Era terapéutico para ambos. A pesar de que nunca había dibujado antes, en mis esfuerzos para darle un poco de alegría, descubrí que podía dibujar con facilidad.

Finalmente, mi hijo fue dado de alta del hospital con un plan de tratamiento, esperanza y oraciones para que alcanzara la remisión. Nuestra nueva normalidad se estableció. Mi mamá sugirió que yo explorara mi nueva capacidad de dibujo. Tomamos una clase de arte juntas en el estudio de bellas artes local. La maestra de arte nos pidió que lleváramos una foto que nos conmoviera. Yo elegí una tarjeta de Navidad que mostraba a Nuestra Madre Santísima sosteniendo al Niño Jesús. La profesora de arte pensó que como me faltaba experiencia y entrenamiento, debería dibujar algo más simple, como una flor. Me giré en mi banco para mirarla, declarando “Mi hijo debería está muerto, pero está vivo. Jesús y la Virgen Santísima son todo lo que me interesa. Ellos son los que me mueven.” Abrió sus ojos grandemente. “Oh, no tenía idea sobre su hijo. Lo siento mucho. Sólo tenga cuidado con sus valores.” Estaba confundida. “¿Qué tienen que ver mi moral con mi dibujo?” Pregunté. “Me refiero a los valores de color claro y oscuro.” Me contestó gentilmente. “Oh, está bien” dije, un poco avergonzada.

Retorné a mi caballete, cerré mis ojos y oré. “Ven Espíritu Santo, ayúdame a dibujar una pintura que ayude a otros a amar y a necesitar a Jesús y a María como yo lo hago en estos momentos.” Mientras dibujaba, me apoyé en la fortaleza, amor y sabiduría del Cielo para que me guiaran. Mi deseo encontró su expresión en el arte. Cada nueva obra de arte era una oración y un don de Dios.

Una mañana, mientras dejaba la Iglesia luego de la misa, un sacerdote visitante se me acercó, diciendo “Cuando estaba en casa de tu hermana, vi la pintura que hiciste de Cristo y el ángel en el Huerto de Getsemaní durante La Agonía. Me conmovió profundamente. Tu hermana me contó sobre tu hijo y cómo descubriste inesperadamente tu habilidad para dibujar en medio de tu angustia. Tu arte de veras es una bendición que nació del sufrimiento, es un don.”

“Gracias”, repliqué, “Lo es. Cuando miro atrás veo que este don artístico era un presagio.”

“¿Por qué? ¿A qué te refieres?” Preguntó.

“Dibujar me ha enseñado a ver todo de forma distinta. Descubrí que el contraste de claro y oscuro en una pintura crea profundidad, riqueza y belleza. Sin la claridad, la oscuridad en una pintura es un abismo vacío. La oscuridad del sufrimiento es como la oscuridad de una pintura. Sin la luz de Cristo, el sufrimiento amenaza con sumergirme en la profundidad de la desesperación. Cuando finalmente entregué mi dolor y mis circunstancias a Jesús, caí sobre sus brazos amorosos y me acogí a Su plan para mi vida. Entonces Cristo, el Artista Principal, usó la oscuridad de mi sufrimiento para enternecer mi corazón y hacer espacio para que la fe, la compasión, la esperanza y el amor crecieran dentro de mí. La luz de Cristo iluminó la oscuridad y nos trajo bendiciones inexplicables a través de los sufrimientos de mi hijo, mi matrimonio y nuestra familia.”

“Ahora entiendo. Verdaderamente es cierto. El arte imita la vida y el sufrimiento unido a Cristo trae grandes bendiciones. Gloria a Dios.” Exclamó el sacerdote.

Y yo contesté “Amén.”

'

By: Rosanne Pappas

More
Mar 26, 2021
Encuentro Mar 26, 2021

¡Comienza de nuevo hoy y cambia tu vida para siempre!

Todos estos años

Luego de nueve años de formación, recientemente profesé mis votos perpetuos como Hermana de la Sagrada Familia de Nazareth. Después de la comunión en la misa de mis votos perpetuos, me sentí sobrecogida con emoción y una profunda gratitud. Fue como si Dios me otorgara mayor consciencia de todo lo que Él había estado cumpliendo a través de mí con los años. Los dones y gracias de cada oración, confesión, y recibimiento de la Eucaristía se hacían presentes en ese momento. Me sentía impresionada por el amor incansable y duradero de Dios. Mientras me arrodillaba en oración, pensé en lo inusual que es que alguien con mi historia y mis cualidades se convirtiera en esposa de Cristo. “Pero nada es imposible para Dios”, recordé.”

Crecí como cristiana bautista en Houston, Texas. Cuando tenía ocho años, mi padre murió por suicidio tras años de luchar contra la adicción a las drogas, y como mi madre no fue capaz de hacerse cargo de nosotros, mis hermanos y yo fuimos adoptados por mi tía y mi tío. Los siguientes diez años de mi vida me trajeron una consistencia y estabilidad que jamás conocí en los primeros ocho años de mi vida. Asistí a buenas escuelas, leí libros, jugué futbol, cantaba en el coro de la Iglesia y de mi escuela y fui una chica normal.

Cuando tenía dieciocho años leí un panfleto que promocionaba una escuela para “libres pensadores” en Dallas, Texas, que me llevó a matricularme en la Universidad de Dallas. El hecho de que era una universidad católica no pasó por mi mente. Pasé mucho tiempo de mis cuatro años universitarios consintiendo comportamientos pecaminosos para intentar curar mis heridas. No tenía idea de cómo afrontar el dolor que me causaba el abandono de mi madre. Mi consciencia se estaba formando lentamente en la Universidad de Dallas. Pasé un semestre en Roma y conocí al Papa San Juan Pablo II, a quién yo amaba. Su comprensión de las cosas de Dios resonaba profundamente en mí. Me uní a un coro de música litúrgica en latín y me familiaricé más con la misa al cantar en cientos de liturgias eucarísticas.

Hecha para Otro Mundo

Luego de mi graduación mi vida consistía en trabajar durante el día y visitar bares o salir con amigos en la noche. Eventualmente sentí que algo me hacía falta; porque “si ninguna experiencia de este mundo puede satisfacer mis deseos, entonces probablemente fui creada para algo más que este mundo.” Ahí fue que empecé a buscar una fe más profunda. Quería ser como las mujeres de Dios que me criaron. Para mi sorpresa, cuando llegó el momento de decidir a qué iglesia asistiría, me encontré a mí misma deseando ir a misa. Dudé en convertirme al catolicismo porque había muy pocos afroamericanos en la Iglesia Católica. Pero el deseo de recibir a Jesús en la Eucaristía me atrajo a la Iglesia.

Convertirme al Catolicismo no lo arregló todo, aún seguía consintiendo a situaciones de pecado, pero me encontré a mí misma constantemente en el confesionario. Estaba luchando emocional y espiritualmente. A pesar de que sentía que me estaba matando a mí misma espiritualmente (y físicamente—mi peso estaba cerca de las 400 libras), en mi vida personal estaba alcanzando metas que nunca me había imaginado. Durante esa lucha, regresé a Roma y fui a confesarme y asistí a misa en la Basílica de San Pietro. El consejo de mi confesor de “comenzar de nuevo” ese día lo cambió todo. Dentro de un año luego de empezar a discernir una vocación religiosa y tres años luego de esa confesión me hice novicia en la comunidad de las Hermanas de la Sagrada Familia de Nazareth.       

Una historia de amor

Once años después de esa confesión le di mi “sí” a Jesús en una forma que no creía posible. Mis heridas y mi vergüenza me habían llevado a cometer el error tan común que C.S. Lewis explica: “Solos creaturas apáticas; nos ponemos a tontear con el licor y el sexo y las ambiciones, cuando la alegría infinita nos es ofrecida, como un niño ignorante que se pone a jugar con lodo en un chiquero porque no puede imaginar lo que es pasar unas vacaciones en el mar. Nos conformamos muy fácilmente.” No solo me conformaba muy fácilmente, sino que también cometía el error de ver mi vida bajo la luz de mis luchas internas en vez de verla bajo la luz de Aquel que me ama.

Durante mi postulado, una Hermana septuagenaria que estaba dándonos una clase sobre la vida espiritual nos dijo “Amo tener mi edad. No querría jamás ser más joven ni quisiera volver a mi juventud. Tengo todos estos años con Jesús. Tengo todas estas experiencias. No querría cambiar eso por nada.” Seguramente, ella había conocido el fracaso, los errores y el pecado, pero mezclado con todo eso había un amor constante por Jesús que había convertido su vida en una historia de amor con Jesús y un tesoro no comercializable.

Don de lágrimas

El día de mis votos perpetuos, mis lágrimas mezclaron el duelo con una gran sensación de alegría y gratitud. A lo largo de mi vida, he experimentado pérdidas, dolor, dificultades y pecado, pero el gozo era inevitable ya que el amor salvífico de Cristo se hacía manifiesto en la Eucaristía. He llegado a conocer que la palabra final de nuestra historia de vida la tiene el mismo Cristo. San Juan dice. “lo que fue en un inicio, aquello que hemos escuchado, aquello que hemos visto, aquello que hemos buscado y tocado con nuestras manos… Lo hemos visto y damos testimonio de ello.”

Mis lágrimas en ese día de mi profesión de votos perpetuos dieron testimonio del amor incansable de Cristo, contra viento y marea, en todos estos años.

'

By: Sister Josephine Garrett

More
Mar 26, 2021
Encuentro Mar 26, 2021

Cuando recobré la conciencia, no sabía dónde estaba, qué día de la semana era o qué edad tenía. Ese día todo se volvió muy desconocido para mi.

Conduciré a los ciegos por un camino que no conocen, por sendas que no conocen los guiaré; cambiaré delante de ellos las tinieblas en luz y lo escabroso en llanura. Estas cosas haré, y no y no los abandonaré (Isaías 42:16).

Debido a que nací con una masa anormal en mi cerebro, comencé a tener convulsiones cuando era una bebe. Me había acostumbrado a que las convulsiones formarían parte de mi vida regular, hasta que un nuevo tipo de convulsiones interrumpió mi vida diaria.. Una mañana, estaba desayunando con mi mamá cuando repentinamente perdí la conciencia. Me caí de la silla y tuve una convulsión que duró de 10 a 15 minutos.

Perdida y Desesperada

Cuando recobre la conciencia, pude reconocer a mi mamá, pero no reconocí la casa ni las cosas que me rodeaban. No sabía dónde estaba, qué día de la semana era o qué edad tenía. En mi casa, no podía identificar mi recamara. Todo me parecía muy desconocido. La convulsión me había causado que perdiera una gran parte de mi memoria. Me sentía perdida. Esto continuó por casi dos semanas, y me sentía desesperada.

Una noche, en medio de mi desesperación, mire a la imagen de la Divina Misericordia que colgaba de mi pared, y clamé al Señor. Le pedí que me diera fuerzas, que me guiara, pero sobre todo que me sostuviera muy cerca de Él. Señor Jesus, no permitas que esta situación me aleje de ti. Al contrario, por favor utiliza esto como una herramienta para acercarme más a ti. Jesus, en ti confío.

Esa misma noche, desperté a eso de las 2 de la madrugada y tuve una visión: Me vi a mi misma caer en un profundo abismo. Entonces, de repente, vi que una mano me sostenía y evitaba que yo me siguiera hundiendo. Era la mano del Señor. En cuestión de segundos, mi dolor y desesperación se transformaron en paz y gozo. De allí en adelante supe que estaba en las manos del Señor y me senti segura.

Dolor Repentino

Dos semanas después de la convulsión, comencé a recuperar recuerdos de mi infancia, pero la mayoría de ellos eran dolorosos. Yo no quería recordar eso. Yo quería recordar solamente los momentos bellos y felices de mi vida. Al principio no entendía porque estaba recuperando mayormente recuerdos dolorosos. Los neurólogos y psicólogos tendrían una explicación: los recuerdos con mayor impacto psicológico son los que mejor se graban en el cerebro. Pero la fe tenía otra explicación: El Señor quería que yo identificara mis heridas y sanara.

Una noche, mientras hacía mis oraciones de la noche, recordé los nombres y las caras de las personas que me habían herido profundamente. Lloré con un profundo dolor, pero, para mi sorpresa, no sentí rabia ni resentimiento hacia ellos. En cambio, sentí la necesidad de orar por ellos y pedir por su conversión y arrepentimiento, y lo hice. Más tarde me di cuenta de que había sido el Espíritu Santo quien me había incitado a orar por ellos porque quería sanarme. El Señor estaba sanando mis heridas.

Una Respuesta Diferente

Tengo un diario, y comencé a leerlo para recordar algunas cosas. Mientras lo leía, me dí cuenta de que había asistido a un retiro de crecimiento Shalom en Marzo, la semana antes de que comenzara el cierre por Covid-19. En el retiro, me rendí ante el Señor y le pedí que dirigiera mi vida. Más tarde, en Mayo, asistí a una Misa de Sanación en mi parroquia local, y le pedí al Señor que me ayudara a identificar mis heridas y a sanarlas.

Nunca me imaginé que el Señor respondería de tal manera. Para mi, la convulsión, la pérdida de memoria y los demás acontecimientos fueron una respuesta perfecta de Dios a mis oraciones. Quizás se pregunten por que Dios respondió a mis oraciones de tal manera, y mi respuesta es esta: cada momento de sufrimiento es una invitación a acercarnos más a Dios, cada dificultad es una invitación a confiar más en Dios, y cada situación en la que perdemos el control es una invitación a recordar que Dios es quien tiene el control y que Sus planes son mejores que los nuestros.

Un Paseo para Recordar

Esto es algo que nunca antes había experimentado. Ciertamente el Señor me llevó por una senda muy desconocida, pero Él estuvo constantemente a mi lado. Aunque olvidé muchas cosas, Él nunca permitió que yo olvidara su amor. Las lecturas bíblicas diarias, las reflexiones, la imagen de la Divina Misericordia, los sueños y las personas que oraban por mí eran un recordatorio constante de Su amor. Lo sentí caminar conmigo a lo largo del camino, lo cual hizo que esta senda desconocida se volviera suave y llevadera. Es por esto que las bendiciones fueron mucho más grandes que el sufrimiento.

Por casi un año, le había servido al Señor traduciendo artículos Católicos y otros documentos, y pude continuar haciéndolo durante estos meses. Aunque olvidé muchas cosas, no perdí la capacidad de traducir, y estoy muy agradecida por eso, porque me permitió trabajar para Su reino durante los momentos de dificultad. Ahora, varios meses más tarde, ya he recuperado mucha memoria. Aún olvido cosas en ocasiones, y me he vuelto lenta en ciertas cosas, pero le doy gracias a Dios por la memoria que he recuperado y todas las bendiciones que he recibido durante estos meses.

____________________________________________________________________

Si el Señor te ha llevado por una senda desconocida, entrégate a Su voluntad y pídele que haga que los caminos se vuelvan suaves y llevaderos. Recuerda que Sus planes son mejores que los nuestros. Él no me abandonó y a ti tampoco te abandonará.

'

By: Maria Angeles Montoya

More
Mar 26, 2021
Encuentro Mar 26, 2021

¿Es la ira o el resentimiento la única forma de afrontar la infidelidad en tu vida? Sarah Juszczak descubre el camino menos transitado, a través de su historia de dolor y triunfo.

El encuentro de los dos

Vengo de una familia italiana encantadora. Me crié y crecí como católica, pero durante mi adolescencia, aunque iba a misa los domingos, no vivía realmente la fe.

Cuando tenía dieciséis años, me uní a un grupo de jóvenes y allí conocí a Tomasz. Nos pidieron a Tom y a mí que dirigiéramos un fin de semana para jóvenes, así que acabamos pasando mucho tiempo juntos tratando de organizarlo. Poco después, comenzamos a “salir”. Ninguno de los dos quería ponerle una etiqueta a nuestra relación, no había ninguna intención.

Yo era bastante rebelde en mis años de juventud, cosa que Tom odiaba.  Al ser polaco, su fe católica era importante para él y tenía muchos valores tradicionales. Ninguno de los dos conocía realmente su fe ni la vivía, y como él no entendía realmente las razones de sus valores, no me resultó difícil convencerle de lo contrario. No estaba claro hacia dónde se dirigía esta relación y no era la más sana, pero nos preocupábamos el uno por el otro.

Niebla en el cristal

Después de casi tres años juntos, Tom y yo empezamos a pensar en el matrimonio. Tom estaba terminando la universidad y siempre había soñado con pasar unos meses viajando por Europa antes de conseguir un trabajo a tiempo completo. Yo estaba muy insegura al respecto, pero algo en mi corazón me decía que era importante. Este tiempo de separación nos haría más fuertes o nos separaría.

Justo antes de que Tom se fuera a Europa, nos unimos a nuestro grupo de jóvenes en la Jornada Mundial de la Juventud 2008 en Sidney. En ese momento de mi vida, me estaba dando cuenta de que mi vida de fe tenía que cambiar. No podía seguir flotando en lo que era realmente un «ateísmo práctico». Fui a la Jornada Mundial de la Juventud con esta pregunta en mi corazón: «Dios, si existes, muéstrate ante mí. Quiero conocerte».

Un par de charlas y experiencias realmente me impresionaron mucho esa semana. Una noche, en el tren de vuelta a casa, mientras reflexionaba sobre lo que había escuchado, abrí el manual del peregrino con una cita de San Agustín: «Nos has hecho para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que repose en ti». En ese momento, tuve una conciencia repentina y abrumadora de la presencia de Dios. Mi centro de gravedad cambió. Supe que Dios era real, y que nada volvería a ser igual.

Poco después, Tomasz se fue a Europa y de repente tuve mucho tiempo libre. Escuché charlas sobre la Teología del Cuerpo, leí más sobre la vida de los santos y visité semanalmente al Santísimo. Los seis meses que Tom estuvo fuera fueron un tiempo de conversión para mí, que culminó con un curso de formación de líderes juveniles de un mes de duración. Durante ese tiempo, me di cuenta de que, si quería continuar en este camino con Dios, tenía que dejar de lado las cosas que me alejaban de Él para poder seguirle con todo mi corazón.

¿La peor parte?

Con Tomasz lejos, en Europa, me preguntaba si las cosas funcionarían para nosotros cuando él volviera a casa. Él seguía atrapado en un mundo que yo había decidido dejar atrás, y nuestros valores y prioridades estaban ahora muy alejados.  Seguí presentando esto en la oración y rezando por Tom. Intenté plantar algunas semillas, y cuando algunos de sus planes de viaje se desbarataron, conseguí convencerle de que hiciera un desvío a Lourdes, la cual fue una experiencia poderosa para él, pero todavía no estaba preparado para hacer cambios.

Cuando volvió de Europa, supe que debíamos tener una conversación sincera. Salimos a cenar y traté de contarle algunas de las cosas que habían pasado en mi vida. Le dije que había cosas que necesitábamos cambiar en nuestra relación. En su mayor parte parecía estar de acuerdo, hasta que le dije que quería que dejara de ver pornografía. Apenas dudó antes de responder con un rotundo «No». Esto me sorprendió bastante. Pensé que al menos estaría abierto a ello. Más tarde me dijo que estaba luchando con una adicción a la pornografía, aunque no era realmente consciente de ello en ese momento.

Mientras la niebla se desvanece

A medida que íbamos contando nuestras experiencias durante el tiempo que estuvimos separados, le fue quedando claro que yo era diferente, y se sintió algo incómodo. Cuando le revelé que realmente quería rezar el Rosario con mi familia todos los días cuando estuviera casada, reaccionó muy fuertemente en contra. Yo intentaba desafiarle y animarle. Cuando le describía mi imagen de la vida familiar y cómo esperaba vivir mi vida, él se oponía. Él ya no era lo más importante en mi vida, y eso no le gustaba nada.

Empecé a sentir que no debía estar en esta relación, así que le pedí al Señor una respuesta. Sabía que Él quería que terminara con Tom, pero era difícil porque estábamos muy comprometidos. Intenté terminar con él varias veces, pero para Tom era todo o nada. Lo amaba y no lo quería fuera de mi vida por completo. Le dije al Señor que no tenía suficiente fuerza para terminar la relación yo misma. La única manera de que sucediera era si Tom hacia algo grave, pero yo estaba segura de que eso no era posible.

Completamente ingenua

Poco después, Tom vino a verme. Claramente estaba muy nervioso, pero finalmente se armó de valor para confesar. Me había estado engañando. Yo estaba destrozada. ¿Cómo pudo haberme traicionado, cuando yo confiaba en él por completo? ¿Cómo pudo mentir tan convincentemente, sin pestañear? ¿Cómo pude ser tan ingenua?

Esta revelación me hizo cuestionar muchas cosas que creía saber. Nunca pensé que Tom fuera capaz de engañarme cuando yo me consideraba una buena juez de caracteres. Descubrí que él tenía el hábito de mentir y que lo había hecho durante algún tiempo. Era terriblemente bueno en ello.

Naturalmente, me dejé de Tom de inmediato. Siempre he tenido un don para el drama, así que esa noche empaqué una caja con sus cosas y le llamé para que las recogiera. Cuando me encontré con él fuera de mi casa, perdí completamente la cabeza. Me enfurecí. Para mi sorpresa, no intentó dar explicaciones ni defenderse, simplemente se tiró al suelo y lloró.

Abrazada por Dios

Es difícil articular lo que sucedió en ese momento. Al ver llorar a Tom, toda la ira que había en mí se disolvió al instante. Me sentí tan conmovida por la compasión y el amor que me arrodillé junto a él y lo abracé. Sólo puedo describir ese momento como una visión del Corazón del Padre. Sentí el amor y la misericordia de Dios fluyendo a través de mí y vi que yo no era diferente a Tomasz. En ese momento, Dios me dio una visión de su propio Corazón cuando me abrazó y me perdonó mi propia infidelidad.

Más tarde, Tomasz describió esta experiencia de manera similar, como si hubiera sido Dios envolviéndolo en su abrazo misericordioso y amoroso. No soy una persona que se desprenda rápidamente de las cosas, así que la gracia de perdonar a Tomasz tan magnánimamente vino definitivamente de Dios, no de mí.

Conectando los puntos

A pesar de que perdoné a Tom, ambos sabíamos que debíamos seguir caminos separados. Tom diría más tarde que el haber terminado con él fue una de las mejores cosas que le pudieron pasar. Dios había estado guiando a Tom en su propio camino, y necesitaba hacer esta parte sin mí. En ese desvío a Lourdes, meses antes, experimentó que Dios lo guiaba. De hecho, Dios le guió directamente al confesionario. Cuando empezó a sacar las cosas a la luz, recibió la gracia de ser finalmente sincero conmigo.

Tras nuestra ruptura, Tomasz hizo un esfuerzo consciente por dar un giro a su vida. Empezó a visitar al Santísimo y asistir a la Hora Santa con regularidad, acudió a un sacerdote amigo nuestro para que le orientara, y finalmente se puso a escuchar los discos compactos (CD) sobre la Teología del Cuerpo que yo le había estado insistiendo desde su regreso de Europa.

Poco sabía yo

Tom y yo estuvimos juntos tres años antes de terminar nuestra relación y estuvimos separados durante tres años antes de que Dios nos volviera a unir. Durante ese tiempo, pudimos reconstruir nuestra amistad. Yo estaba terminando mis estudios, disfrutando de una nueva carrera en publicidad y comunicaciones y discerniendo una vocación. Estaba bastante segura de que iba a ser religiosa. Tom se ganaba bien la vida como consultor de rehabilitación, pero cada vez estaba más inquieto. Ambos queríamos descubrir la voluntad de Dios para nuestras vidas.

La oportunidad de asistir a la JMJ 2011 en Madrid surgió para cada uno de nosotros en peregrinaciones separadas. Ambos fuimos con la intención de descubrir lo que Dios quería para nosotros. Yo esperaba encontrarme con la orden religiosa a la que debía unirme, y Tom se preparaba para dejar su trabajo, pero no sabía a dónde ir después. Al final de la peregrinación, Tom había decidido inscribirse en un curso de teología. Yo no conseguí encontrar una orden religiosa. En cambio, mientras visitaba Polonia con mi grupo de peregrinos, me encontré pensando en Tom y en que no me parecía correcto visitar su tierra natal sin él.

Poco después de volver a casa, me di cuenta de que realmente necesitaba rezar sobre la voluntad de Dios con respecto a mi relación con Tom, así que comencé una novena. Ese mismo día, Tom me invitó a acompañarlo a una novena del Rosario de cincuenta y cuatro días por una intención particular: 27 días para rezar por la intención y 27 días para dar gracias. Acepté, pero añadí mi segunda intención secreta para nuestra relación.

A los veintisiete días de esa novena, Tom y yo estábamos en un retiro de liderazgo. Tom ayudaba a dirigir el retiro mientras yo servía en la cocina. Pasé a escucharle dar una charla y me sorprendió lo mucho que había crecido. Realmente se estaba convirtiendo en un hombre de Dios. Pensé: «He aquí un hombre al que podría confiarme». Resultó que él compartía la misma intención en la Novena. Cuando reanudamos el noviazgo, sentí una paz total porque ambos buscábamos la voluntad de Dios, así que no había nada que temer.

Para abreviar la historia, Tom y yo nos comprometimos en la solemnidad de la Asunción de Nuestra Señora. Tom me dijo que había elegido ese día, no sólo porque amaba a la Virgen, sino porque indicaba la meta del matrimonio que él me proponía: El Cielo. Nos casamos el sábado de Pascua, o sea, la víspera del domingo de la Divina Misericordia, y rezamos para que nuestro matrimonio pudiera dar testimonio del poder transformador de la Misericordia de Dios. Dios había tomado el desastre que habíamos hecho de nuestra relación la primera vez y lo había convertido en algo completamente nuevo.

El matrimonio es un compromiso, una vocación, una unión. Cuando hicimos el compromiso de amarnos ante el altar, fue hasta que la muerte nos separe. Aquí es donde realmente aprendemos sobre el amor. Dios no suele pedirnos que muramos por nuestro cónyuge, como hizo Jesús por nosotros: Su Iglesia, pero nos pide que muramos a nosotros mismos perdonándonos mutuamente en pequeñas maneras cada día. El matrimonio tiene que estar basado en el perdón amoroso. Dios nos perdonó incluso antes de que pidiéramos perdón. Nos dijo: «Ámense los unos a los otros. Así como yo los he amado». Cuando lo imitamos y perdonamos sin rencor, entonces compartimos el verdadero amor en una relación centrada en Cristo. Esa relación durará hasta la eternidad.

'

By: Shalom Tidings

More
Feb 05, 2021
Encuentro Feb 05, 2021

En un paseo reciente, mi hija estaba afligida por un mal humor justo cuando habíamos trepado a una caverna espectacular. Mientras todos nos maravillamos de la belleza natural, ella mantuvo su mirada constantemente hacia abajo, negándose a mirar hacia arriba. Parecía ilógico negarse a sí misma una sola mirada a la grandeza que nos rodeaba, sólo mirar la tierra bajo sus pies o sujetar sus manos sobre sus ojos evitando que un vistazo la sacara de su estado de ánimo.

Al reflexionar, me recordó los tiempos en que estoy tan inmerso en las ansiedades y la carga de trabajo de la vida cotidiana que no aprecio los tesoros que Dios ha puesto ante mí: la maravilla de la sonrisa de un niño; el calor del sol en una mañana de invierno; la comida preparada con amor por mi esposo; o los increíbles amaneceres y puestas de sol que Dios pinta en el cielo todos los días.

¿Con qué frecuencia nos distraemos de nuestras preocupaciones al pasar mucho tiempo frente al televisor? Innumerables variedades de películas, series, programas de televisión de personas ordinarias en la realidad, deportes, redes sociales y videojuegos compiten por nuestra atención. Sin embargo, nunca parece haber suficiente tiempo para la oración, las actividades familiares y los deberes en el hogar. A menudo lamentamos que no tenemos tiempo suficiente para interactuar con amigos en la vida real. Sin embargo, incluso nuestro tiempo con amigos o familiares a menudo se centra alrededor de una pantalla, o todos tienen una pantalla en la mano.

Tal vez sea hora de apagar las pantallas, sacar los auriculares, y olvidar las ansiedades y la carga de trabajo por un tiempo mientras fijamos nuestras miradas hacia arriba para abrazar la gloria que el Señor nos ofrece cada día. Demos gracias a Dios e invitemoslo a nuestro compromiso diario con el mundo real que nos rodea.

'

By: Shalom Tidings

More