• Latest articles
Nov 25, 2023
Encuentro Nov 25, 2023

Cuando la lucha y el dolor persisten, ¿qué nos mantiene avanzando?

Mi hijo de 11 años se sentó pacientemente en la mesa de exploración mientras la doctora examinaba su fuerza muscular, como ya lo había hecho tantas veces. Durante los últimos ocho años, la había visto examinar su piel y probar su fuerza muscular, y cada vez, el pánico me atravesó.

Después de terminar su examen, dio un paso atrás, miró a mi hijo de 11 años y pronunció suavemente las palabras que yo temía: “Tus músculos muestran signos de debilidad; creo que la enfermedad está activa nuevamente”.

Mi hijo me miró y luego bajó la cabeza; mi estómago se retorció; ella le pasó el brazo por los hombros y le dijo. «Espera un poco; sé que a lo largo de los años los brotes no han sido fáciles para ti; sé que son muy dolorosos, pero los hemos manejado antes y podremos hacerlo de nuevo”.

Exhalando lentamente, me apoyé en el escritorio que estaba a mi lado para estabilizarme.

Ella me miró mientras preguntaba: «¿Estás bien?»

“Sí, el bebé está en una posición rara, eso es todo”, dije.

“¿Estás segura de que no quieres sentarte?”

Con una sonrisa pintada, murmuré: «No, estoy bien, gracias».

Se dirigió hacia mi hijo: «Vamos a probar un nuevo medicamento».

«Pero, ¿no le fue bien con el medicamento anterior?», pregunté.

«Así fue, pero las dosis altas de esteroides no son buenas para el cuerpo».

Y entonces pensé: ¿Por qué hice preguntas cuando realmente no quiero escuchar las respuestas?

«Creo que es hora de probar un medicamento diferente»; me explicó.

Mi hijo apartó la mirada y se frotó las rodillas con ansiedad, mientras que la doctora se dirigió a él para decirle: “Intenta no preocuparte. Tendremos esto bajo control.”

«Está bien», respondió mi hijo.

Y ella subrayó: “La medicación tiene algunos inconvenientes, pero afrontaremos lo que venga”.

Mi corazón latía con fuerza en mi pecho: ¿Inconvenientes?

Ella se volvió hacia mí y me dijo: “Hagamos un análisis de sangre. Te llamaré en una semana para elaborar un plan”.

Después de una semana de ansiedad, la doctora llamó con los resultados de las pruebas.

Ella nos explicó: “Mis sospechas se confirmaron. Está teniendo un nuevo brote, por lo que comenzaremos con la nueva medicina inmediatamente. Sin embargo, es posible que experimente algunos efectos secundarios difíciles”.

«¿Efectos secundarios?», pregunté.

«Sí»; respondió.

El pánico se apoderó de ella cuando enumeró los posibles efectos secundarios. ¿Estaban siendo respondidas mis oraciones o estaba perdiendo a mi hijo poco a poco?

“Llámame inmediatamente si notas alguno de estos”, afirmó. Las lágrimas rodaron por mis mejillas. Le compartí la noticia a mi esposo y le dije: “No estoy bien en este momento. Estoy colgando de un hilo. Los niños no pueden verme así. Necesito llorar y recuperarme”.

Puso sus manos sobre mis hombros, me miró a los ojos y me dijo: “Estás temblando, debería ir contigo; no quiero que entres en labor de parto antes de tiempo”.

“No, no lo haré; estaré bien. Sólo necesito recomponerme”. Le respondí.

«Bueno. Tengo todo bajo control aquí. Todo va a estar bien”; dijo para tranquilizarme.

Rendirse…

Conduciendo hacia la capilla sollocé: “Ya no puedo hacer esto. He tenido suficiente. Ayúdame Dios. Ayúdame.»

Sola en la capilla, miré con tristeza a Jesús Sacramentado y oré: “Jesús, por favor, por favor… Detén todo esto. ¿Cómo es que mi hijo continúa con esta enfermedad?, ¿por qué tiene que tomar una medicina tan peligrosa?, ¿por qué tiene que sufrir? Esto es tan difícil para él. Por favor, Jesús, por favor protégelo”.

Cerré los ojos y me imaginé el rostro de Jesús. Respiré profundamente y le rogué que llenara mi mente y mi corazón. Mientras el torrente de mis lágrimas menguaba, recordé las palabras de Jesús en el libro del arzobispo Fulton Sheen, “La vida de Cristo”: “Yo creé el universo, puse los planetas en movimiento; y las estrellas, la luna y el sol me obedecen”. En mi mente, lo escuché decir: “¡Yo estoy a cargo! Los efectos de su medicación no son rival para mí. Déjame tus preocupaciones. Confía en mí.»

¿Eran estos mis pensamientos o estaba Dios hablándome? No estaba segura, pero sabía que las palabras eran verdaderas. Tuve que dejar de lado mis miedos y confiar que Dios cuidaría a mi hijo. Tomé aire profundamente y lo exhalé de manera lenta con la intención de liberar mis miedos, y oré: “Jesús, sé que siempre estás conmigo. Por favor, envuélveme en tus brazos y consuélame. Estoy tan cansada de tener miedo”.

Llega la respuesta…

De repente, unos brazos me rodearon por detrás. ¡Era mi hermano!

«¿Qué estás haciendo aquí?» Le pregunté.

“Llamé a la casa buscándote… Pensé que podrías estar aquí; cuando vi tu auto en el estacionamiento, pensé en entrar y ver cómo estabas”, me dijo.

“Le estaba pidiendo a Dios que me rodeara con sus brazos cuando tú te acercaste y me abrazaste”, respondí.

Sus ojos se abrieron de par en par cuando preguntó: «¿En verdad?»

«¡Sí, en serio!», le confirmé.

Mientras caminábamos hacia el estacionamiento, le agradecí por venir a ver cómo estaba, y le dije: “Tu abrazo me recordó que Dios revela su presencia en acciones amorosas. Incluso mientras sufro, Él ve, oye y comprende. Su presencia lo hace todo soportable y me permite confiar y aferrarme a Él. Así que gracias por ser una vasija llena de su amor, para mí hoy”.

Nos abrazamos y las lágrimas brotaron de mis ojos. Me sentí conmovida hasta lo más profundo por una sensación abrumadora de la amorosa presencia de Dios.

'

By: Rosanne Pappas

More
Nov 25, 2023
Encuentro Nov 25, 2023

Pasar de ser una musulmana fiel que rezaba a Alá tres veces al día, ayunaba, daba limosna y hacía Namaz, hasta ser bautizada en la Capilla Privada del Papa; ¡el viaje de Munira tiene giros y vueltas que pueden sorprenderte!

Mi imagen de Alá era la de un maestro severo que castigaría mi más mínimo error. Si quería algo, tenía que comprar el favor de Alá con ayuno y oración. Siempre tuve miedo de que si hacía algo malo, sería castigada.

La primera semilla

Un primo mío tuvo una experiencia cercana a la muerte y me compartió que experimentó una visión de él adentrándose en un túnel oscuro, al final del cual vio una luz brillante y a dos personas que estaban allí: Jesús y María. Yo estaba confundida; ¿no debería haber visto al profeta Mahoma o al Imam Ali? Como estaba tan seguro de que eran Jesús y María, le pedimos una explicación a nuestro Imam. Él respondió que Isa (Jesús) también es un gran profeta; por eso cuando morimos, él viene a escoltar nuestras almas.

Su respuesta no me satisfizo, pero me llevó a inicilar la búsqueda de la verdad sobre Jesús.

La búsqueda

A pesar de tener muchos amigos cristianos, no sabía por dónde comenzar. Me invitaron a una novena a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y comencé a asistir a las novenas con regularidad, escuchando atentamente las homilías que explicaban la palabra de Dios. Aunque no entendí mucho, creo que fue María quien entendió lo que yo necesitaba y eventualmente me condujo a la verdad.

En una serie de sueños a través de los cuales el Señor me fue hablando a lo largo de los años, vi un dedo señalando a un hombre vestido de pastor mientras una voz me llamaba por mi nombre, diciendo: “Munira, síguelo”. Sabía que el pastor era Jesús, así que pregunté quién hablaba. Él respondió: “Él y yo somos uno”. Quería seguirlo, pero no sabía cómo.

¿Crees en los ángeles?

Teníamos unos amigos cuya hija parecía estar poseída. Como padres se sentían tan desesperados que incluso acudieron a mí para pedirme una solución. Como musulmana, les dije que  contábamos con nuestros Baba a quienes ellos podrían acudir. Dos meses después, quedé asombrada cuando volví a ver a su hija. En lugar de la figura fantasmal, delgada y débil que había visto antes, la adolescente se había convertido en una muchacha sana, radiante y robusta. Me dijeron que un sacerdote, el padre Rufus, la había liberado en el Nombre de Jesús.

Después de negarnos en varias ocasiones, finalmente aceptamos su invitación de unirnos a ellos en misa con el Padre Rufus. El sacerdote oró por mí y me pidió que leyera un versículo de la Biblia; en ese momento sentí tanta paz que sabía que no habría vuelta atrás. El Padre habló sobre el hombre en la cruz que murió por los musulmanes, los hindúes y toda la humanidad en todo el mundo. Esto despertó en mí un profundo deseo de saber más sobre Jesús, y sentí que Dios había enviado al Padre Rufus en respuesta a mi oración de conocer la Verdad. Cuando llegué a casa, abrí la Biblia por primera vez y comencé a leerla con interés.

El padre Rufus me aconsejó que buscara un grupo de oración; pero yo no sabía cómo hacer esto, así que comencé a orar a Jesús por mi cuenta. En un momento dado, estuve leyendo alternativamente la Biblia y el Corán, y pregunté al Señor: “¿Cuál es la verdad? Si tú eres la verdad, entonces dame el deseo de leer sólo la Biblia”. A partir de entonces, el Señor me condujo a abrir sólo la Biblia.

Cuando una amiga me invitó a un grupo de oración, inicialmente dije que no, pero ella insistió y la tercera vez tuve que ceder. La segunda vez que fui, llevé a mi hermana… y resultó que nos cambió la vida a ambas. Cuando el predicador habló, dijo que había recibido un mensaje: “Aquí hay dos hermanas que han venido buscando la verdad. Ahora su búsqueda ha terminado”.

Conforme asistimos a las reuniones semanales de oración, poco a poco comencé a comprender la Palabra y me di cuenta de que tenía que hacer dos cosas: perdonar y arrepentirme. Mi familia quedó intrigada al notar cambios visibles en mí, así que comenzaron a asistir también al grupo. Cuando mi papá se enteró de la importancia del rezo del Rosario, sorprendentemente sugirió que empezáramos a rezarlo juntos en casa. A partir de entonces, nosotros, una familia musulmana, nos arrodillábamos y rezábamos el Rosario todos los días.

Maravillas sin fin

Mi creciente amor por Jesús me impulsó a unirme a una peregrinación a Tierra Santa. Antes de irnos, una voz en un sueño me dijo que aunque tuviera miedo e ira en lo más profundo de mi ser, pronto iba a ser liberada. Cuando hablé a mi hermana sobre este sueño, preguntándome qué podría significar, ella me aconsejó que preguntara al Espíritu Santo. Estaba desconcertada porque realmente no sabía quién era el Espíritu Santo; pero eso pronto cambiaría de una manera sorprendente.

Cuando visitamos la Iglesia de San Pedro (donde él tuvo ese sueño sobre todos los animales que ahora Dios les permitía comer, que leemos en Hechos 10, 11-16), encontramos las puertas de la Iglesia cerradas porque habíamos llegado tarde. El padre Rufus tocó el timbre, pero nadie respondió. Después de unos 20 minutos, dijo: “Oremos afuera de la Iglesia”, pero de pronto sentí una voz dentro de mí que decía: “Munira, ve a tocar el timbre”; con el permiso del padre Rufus, toqué el timbre. En cuestión de segundos, esas enormes puertas se abrieron; el sacerdote estaba sentado junto a ellas, pero sólo escuchó el timbre cuando yo lo toqué. El padre Rufus exclamó: «Los gentiles recibirán el Espíritu Santo». ¡Yo era la gentil!

En Jerusalén visitamos el cenáculo donde tuvo lugar la última cena y el descenso del Espíritu Santo. Mientras alabábamos a Dios, escuchamos el rugir de un trueno, un viento entró en la habitación y fui bendecida con el don de lenguas. ¡No lo podía creer! Él me bautizó con su Santo Espíritu en el mismo lugar donde la Madre María y los apóstoles recibieron al Paráclito. Incluso nuestro guía turístico judío quedó asombrado; cayó de rodillas y oró con nosotros.

El brote sigue creciendo

Cuando regresé a casa deseaba mucho poder bautizarme, pero mi mamá me dijo: “Mira Munira, seguimos a Jesús, creemos en Jesús, amamos a Jesús; pero la conversión… no creo que debamos hacerla; tú sabes que habría muchas repercusiones por parte de nuestra comunidad”. Pero había un profundo deseo dentro de mí de recibir al Señor, especialmente después de un sueño en el que Él me pedía que asistiera a la Eucaristía todos los días. Recuerdo haber implorado al Señor como la mujer cananea y le dije: “La alimentaste con las migajas de tu mesa; trátame como a ella y haz que sea posible para mí asistir a la Eucaristía”.

Poco después, mientras caminaba con mi papá llegamos inesperadamente a una iglesia donde apenas comenzaba la celebración eucarística. Después de asistir a la misa, mi papá dijo: “Permitámonos asistir aquí todos los días”.

Siento que ahí comenzó mi camino hacia el bautismo.

El regalo inesperado

Mi hermana y yo decidimos unirnos al grupo de oración en un viaje a Roma y Medjugorje. La hermana Hazel, quien ahora organizaba otro viaje, me preguntó casualmente si me gustaría bautizarme en Roma. Yo quería un bautismo tranquilo, pero el Señor tenía otros planes. Ella habló con el obispo, quien nos consiguió una cita de cinco minutos con un cardenal, que finalmente duró dos horas y media. El cardenal dijo que se encargaría de todos los preparativos para que fuéramos bautizadas en Roma.

Así que fuimos bautizadas en la capilla privada del Papa por el Cardenal. En el sacramento elegí tomar el nombre de Fátima y mi hermana el de María. Allí celebramos con alegría nuestro almuerzo bautismal con muchos cardenales, sacerdotes y religiosas. Simplemente sentí que a pesar de todo, el Señor nos estaba diciendo: “Prueben y vean que bueno es el Señor; felices los que en Él se refugian” (Salmo 34,8).

Pronto llegó la cruz del calvario. Nuestra familia experimentó una crisis financiera que la gente de nuestra comunidad atribuyó a nuestra conversión al cristianismo. Sorprendentemente, el resto de mi familia tomó el camino opuesto. En lugar de darnos la espalda a nosotros y a nuestra fe, también pidieron el bautismo. En medio de la adversidad y la oposición, encontraron fuerza, coraje y esperanza en Jesús. Papá lo expresó bien: «No hay cristianismo sin cruz».

Hoy continuamos animándonos unos a otros en nuestra fe y compartiéndola con otros siempre que tenemos oportunidad. Cuando estaba hablando con mi tía sobre mi experiencia de conversión, ella me preguntó por qué me dirigía a Dios como «Padre»; Dios para ella, es Alá. Le dije que lo llamo Padre porque Él me ha invitado a ser su hija amada; me regocijo al tener una relación amorosa con aquel que me ama tanto que envió a su Hijo para lavarme de todos mis pecados y revelarme la promesa de la vida eterna. Después de compartir mis notables experiencias, le pregunté si seguiría a Alá si estuviera en mi lugar. Ella no tuvo respuesta.

'

By: Munira Millwala

More
Nov 25, 2023
Encuentro Nov 25, 2023

Conoce lo maravilloso que es nuestro mundo, a través de esta increíble historia de la vida real.

Después de años de servir al Señor brindando dirección espiritual, al escuchar a las personas compartir sus luchas me he dado cuenta que hay algo que se repite a menudo, y es la sensación de que Dios los ha abandonado o está distante y apartado de ellos cuando están pasando por pruebas. Las personas se preguntan: «¿Qué estoy haciendo mal? ¿Por qué Dios me ha hecho pasar por esto? ¿Dónde está Él en todo esto?” A menudo las personas piensan que una vez que han tenido un acercamiento y una conversión seria con Jesús, su vida estará libre de problemas. Pero el Señor nunca prometió eso. De hecho, la Palabra de Dios es clara al respecto.

Espinas y cardos

En Eclesiástico 2,1 leemos: “Hijo mío, si te has decidido a servir al Señor, prepárate para la prueba” (por cierto, es muy bueno leer ese capítulo completo). Los apóstoles también intentaron preparar a los nuevos cristianos para esta verdad mientras difundían el Evangelio. Leemos en Hechos 14,22: “fortaleciendo los ánimos de los discípulos, exhortándolos a que perseveraran en la fe, y diciendo: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.”

A medida que crecemos en nuestra relación con Dios y nos tomamos más en serio la obediencia a su Palabra, vamos enfrentando algunos desafíos y dificultades graves. Por ese motivo tendremos que tomar decisiones y adoptar posturas que nos harán impopulares. Las personas nos van a malinterpretar. No le agradaremos a todo el mundo.

Si quieres agradar a todos, olvídate de intentar seguir a Jesús. ¿Por qué? Porque vivir la vida del Evangelio como Jesús nos la predicó es ir en contra de nuestra cultura. Jesús mismo nos advirtió sobre esto: “Si el mundo los odia a ustedes, sepan que a mí me odió primero. Si ustedes fueran del mundo, la gente del mundo los amaría, como ama a los suyos. Pero yo los escogí a ustedes entre los que son del mundo, y por eso el mundo los odia, porque ya no son del mundo” (Juan 15,18-19).

Así que… sí; debemos pasar por muchas pruebas y dificultades en esta vida. Pero como les recuerdo a las personas que buscan dirección espiritual, Dios nunca nos dejará solos en tiempos difíciles. Él quiere darnos aliento y ayuda en el camino para que perseveremos y superemos las tormentas de la vida, más fuertes y más convencidos de su amor profundo y permanente por nosotros. ¡Dios es digno de confianza!

Leyendo las señales

Pensemos en el ejemplo del profeta Elías en el Antiguo Testamento. Fue contra la multitud y adoptó una postura firme contra la idolatría cuando enfrentó a los falsos profetas de Baal. Después de la dramática y tremendamente exitosa confrontación, la reina Jezabel estaba furiosa y decidida a matar a Elías. Temiendo por su vida, Elías huyó apresuradamente al desierto, y se desplomó bajo una retama, exhausto, deprimido y con ganas de morir. Fue entonces cuando Dios envió un ángel para traerle comida y agua. El ángel dijo: “Levántate y come, porque el camino es demasiado largo para ti” (1 Reyes, 18 y 19).

Dios sabe exactamente lo que necesitamos. Sabía que Elías necesitaba dormir, comer y recuperarse después de aquella fuerte experiencia. En verdad, el Señor sabe lo que necesitamos; Él quiere satisfacer nuestras necesidades y animarnos. Sin embargo, necesitamos estar atentos para entender cómo Él podría estar haciendo esto. Muchas veces creo que perdemos de vista sus intentos de comunicarse con nosotros. El Señor no le habló a Elías en el viento, el terremoto o el fuego… lo hizo en el “sonido puro del silencio”; fue cuando Elías se encontró con Dios.

Lirios por todas partes

Hace algunos años, estaba pasando por una época de pruebas difíciles y desolación. La vida se sentía muy pesada y agobiante. Un sábado, un joven amigo mío salió a montar a caballo y encontró una flor parecida a un lirio blanco en el desierto, la trajo con él y me la regaló. Al día siguiente, estaba caminando por una calle en El Paso y vi un lirio blanco artificial tirado en el suelo. Lo recogí y me lo llevé a casa.

Al día siguiente me encontré con otra flor tipo lirio blanco que crecía cerca de una acera. Tres lirios blancos en tres días. Sabía que había un mensaje del Señor en esto, pero no sabía exactamente qué estaba tratándome de decir.

Mientras reflexionaba sobre ello, de pronto me vino un recuerdo: Hace muchos años, cuando yo era una nueva misionera en nuestra comunidad, estábamos celebrando misa en nuestro centro juvenil. Después de la comunión, estaba orando con los ojos cerrados y alguien me tocó en el hombro. Sobresaltada salí de mi oración, miré hacia arriba y vi al sacerdote de pie junto a mí; me dijo: “El Señor quiere que sepas que eres un lirio ante sus ojos”. Y luego regresó al altar y volvió a sentarse. Realmente todavía no conocía a ese sacerdote y nunca volvió a compartir conmigo ningún otro mensaje como ese. Pero lo guardé en mi corazón como una palabra especial del Señor para animarme.

Ahora, después de tantos años, ese recuerdo volvió a mí y finalmente entendí el por qué de los lirios: El Señor quiso animarme durante el momento difícil que estaba pasando. Me estaba recordando que soy su lirio y que Él me ama mucho. Llenó mi corazón con una paz muy necesaria y con la seguridad de que no estaba pasando sola por las tormentas. Dios fielmente iba a verme a través de cada uno de ellos.

Prestar atención

Dios te conoce por tu nombre. Eres su hijo amado. Él te ve y sabe todo lo que estás pasando. Él quiere comunicarte su amor, pero por lo general las señales llegan de manera suave y gentil, así que podríamos perderlas si no prestamos atención.

Podría haberme perdido ese mensaje de amor con los lirios. Podría haber pensado que eran sólo una coincidencia. Pero sabía que era más que una coincidencia y quería conocer el mensaje. Dios me lo reveló mientras reflexionaba en mi corazón cuál podría ser el significado. Y cuando lo entendí, me dio consuelo y fuerza para soportar las tribulaciones.

Por eso los animo a que perseveren a través de las pruebas. ¡No renuncien! Busquen esas pequeñas señales del amor y el aliento de Dios a lo largo del camino. Les garantizo que están ahí. Sólo necesitamos abrir los ojos y los oídos, y prestar atención.

'

By: Ellen Hogarty

More
Nov 25, 2023
Encuentro Nov 25, 2023

Luchó contra la adicción de su hijo y su eventual muerte debida a una sobredosis. ¿Cómo  pudo sobrevivir a esto?

Aunque me bauticé, crecí sin ir a la Iglesia ya que mis padres tenían algunos resquemores con la Iglesia Católica, por lo que nunca fuimos a misa y nunca fui catequizado. Sin embargo, al crecer sentí cada vez más ese anhelo de algo espiritual; veía películas bíblicas populares como “La túnica”, “Los diez mandamientos”, “Ben Hur”, “Un hombre llamado Pedro” y “La historia más grande jamás contada”. Estas películas me presentaron a Dios de una manera que me intrigó mucho, y gradualmente me llevaron a desarrollar un hambre de conocerlo a nivel personal. En los años 60´s, el músico de folk, Jim Croce, interpretó Time in a Bottle (Tiempo en una botella), cantando: «He mirado a mi alrededor lo suficiente como para saber que eres tú con quien quiero viajar a través del tiempo»; yo realmente quería ‘viajar a través del tiempo’ con Dios, pero no sabía cómo conectarme con Él.

Un camino sinuoso

Cuando era estudiante de tercer año en la escuela media superior Abraham Lincoln, en San Francisco, conocí a una familia católica irlandesa muy devota en su fe; rezaban un rosario vespertino (¡en latín, nada más y nada menos!), asistían a misa diaria y se esforzaban por vivir una vida de discipulado. Su vida fervorosa era misteriosa y seductora; así que fue a través de su ejemplo que finalmente decidí ser plenamente educado en la fe católica.

Mis padres, sin embargo, no estaban contentos con mi elección; cuando llegó el gran día de mi confirmación y primera comunión tuvimos una pelea familiar, en donde se derramaron lágrimas y reverberaron por toda la casa palabras molestas y recriminaciones. Recuerdo haber dicho: «Mamá y papá, los amo, pero adoro más a Jesús, y quiero ser confirmado; la Iglesia Católica es para mí como mi hogar espiritual».  Así que salí de la casa y caminé solo hasta la iglesia de Santo Tomás Moro, cerca del lago Merced, donde recibí los sacramentos sin la bendición de mis padres. Poco después, me encontré con una referencia del Evangelio de Mateo en la que Jesús dijo: «El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí…» (10, 37). Entendí exactamente lo que quiso decir el Señor con esto, pues así me sentía.

Las rampas de salida de la autopista

Me gustaría poder decir que continué con este compromiso tan profundo con Jesús cuando entré en la edad adulta; mi conversión inicial encubrió un intento bastante superficial de dedicar mi vida a Él. Comencé en la «superautopista de Jesús», pero seguí tomando estas rampas de salida mientras perseguía a los sospechosos habituales de los bienes del mundo: la búsqueda adquisitiva de riqueza y seguridad, éxito y logros profesionales, el placer hedonista y, sobre todo, el control. Al igual que el personaje de Tom Wolfe en Bonfire of the Vanities (Hoguera de vanidades), realmente quería ser yo mismo el amo y señor de mi universo. Entonces ¿dónde entraba Dios en esta ecuación? Básicamente yo esperaba que Él fuera el copiloto; quería una relación con Él, pero en mis términos; quería que Él validara el estilo de vida que yo quería.

Dando vueltas hacia atrás

Esta torre utópica que yo había construido para acomodar mi super ego, se derrumbó hace 30 años cuando nuestra familia estaba luchando con la adicción a las drogas de nuestro hijo. La dura realidad de su adicción, y una eventual sobredosis que lo llevó a la muerte precipitó mi caída libre a un lugar oscuro y vacío. Sentí que había caído en un pozo muy profundo: mi hijo no regresaría y la sensación de pérdida era abrumadora; me desilusioné totalmente y me di cuenta de cuán inútiles son los bienes del mundo para saciar nuestra hambre más profunda de intimidad, comunión y compañerismo.

Le supliqué a Jesús que me rescatara del profundo agujero de oscuridad, angustia y abandono; le rogué que me quitara el sufrimiento y rehiciera mi vida. Aunque no «arregló» mi vida, hizo algo mejor: Jesús entró al pozo conmigo, abrazó mi cruz y me hizo saber que nunca me abandonaría, ni a mí, ni a mi familia, ni a nuestro difunto hijo. Experimenté la misericordia amorosa de Jesús, el siervo sufriente que continúa sufriendo con su pueblo, la Iglesia; ese era el Dios del que me había enamorado, pues me había identificado con Él.

Jesús nos revela el rostro de Dios, como escribe San Pablo en su carta a los Colosenses, Jesús es «… la imagen del Dios invisible» (1, 15). Por lo tanto, tenemos todo lo que necesitamos para ser felices y alegres aquí y ahora; en Jesús, que es el único mediador entre el cielo y la tierra, todo encaja; nada está fuera de su círculo de amor: nuestro Señor Jesucristo nos llama a una relación más profunda con Dios, con nuestros hermanos y hermanas, y con toda la creación.

'

By: Diácono Jim McFadden

More
Oct 31, 2023
Encuentro Oct 31, 2023

Una historia sobre cómo un verso de la Biblia cambió la vida de una niña hindú, y su viaje transformador. No dejes de leer…

Nací y crecí en una familia hindú, en la India. Crecí en una familia religiosa; siempre me animaron a pasar tiempo en oración. Cuando era niña, nunca fui a la escuela sin un tilak (tilak es una marca, generalmente hecha en la frente de un hindú, que sirve para indicar la afiliación sectaria de una persona). Creía en los dioses y diosas hindús, aunque realmente era una relación muy convencional. Mis oraciones para ellos se limitaban a la semana previa a los exámenes escolares.

Irónicamente fui a una escuela católica, donde fui introducida al cristianismo; pero siempre vi al cristianismo como algo que no tenía nada que ver conmigo. A pesar de haber estado doce años en una escuela católica, nunca entendí realmente quién era Jesús ni lo que había hecho por mí.
Me gradué de la secundaria satisfactoriamente. Estaba súper contenta porque mis oraciones a los dioses hindús habían sido escuchadas. Aseguré mi admisión a la mejor universidad de la ciudad. Paradójicamente, esta era una universidad dirigida por padres jesuitas.

Un absurdo golpe

Durante mi primer año de universidad asistí a una clase obligatoria de religión donde la gente hablaba sobre su fe. Me di cuenta de que mientras los estudiantes cristianos tenían mucho que decir sobre Jesús, los hindúes como yo permanecíamos callados cuando se trataba de profesar nuestra fe. No sabía nada sobre el Gita (el Bhagavad Gita es una de las sagradas escrituras del hinduismo); todo lo que sabía era cómo pedirle a Dios para que cumpliera mis deseos. Me sentía avergonzada de llamarme hindú.

Entonces un profesor cristiano puso un video sobre Jesús, de la película de La Pasión de Cristo. Vi la manera tan brutal en la que fue azotado y cuánto sufrió cuando fue clavado en la cruz. Tenía lágrimas en mis ojos. A duras penas logré ver la crucifixión. Tristemente, aun entonces, no sabía la verdadera razón del por qué Él había muerto en esa cruz en el Calvario.

Pero después de ver el video, comencé a tener interés en saber más sobre Jesús. Visité librerías públicas para buscar una biblia, pero no tuve mucha suerte. Entonces decidí leer la versión de la biblia en PDF. Empecé buscando el libro del Génesis, pero no encontré a Jesús ahí. Entonces, comencé a buscar de manera aleatoria versículos de la biblia en Google. Me encontré con un versículo de Mateo: “Y, ¿por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no te das cuenta de la viga que está en tu propio ojo?” (Mateo 7,3). Este verso nos enseña a no juzgar a los demás.

Unas semanas después tuvimos otra clase de religión, impartida por un profesor diferente. Nos pidió a todos y cada uno que compartiéramos nuestras creencias y pensamientos sobre nuestras respectivas religiones. De la nada, levanté mi mano y hablé sobre el verso de Mateo: ¡Una niña tímida, hindú, compartiendo sus pensamientos sobre un versículo de la Biblia cristiana! Creo que mi valentía en ese momento fue obra del Espíritu Santo. El profesor no tenía idea de que yo era hindú. Le gustó mi explicación y animó a más personas a hablar sobre su religión. Este incidente fue un trampolín en mi conversión a la fe católica.

Momentos de la verdad

Durante este tiempo, cuando estaba conociendo a Jesús y al cristianismo, a menudo me preguntaba: “¿Por qué me siento con tanta paz siempre que estoy en una iglesia?”. Mi experiencia en los templos hindúes era completamente diferente: Ahí siempre me distraía por los gritos de los vendedores, el ruido de las campanas del templo, los sacerdotes cantando los mantras, y la avalancha de gente empujando a través de grandes multitudes para ver el rostro de los dioses. La paz que encontraba en la iglesia representaba un fuerte contraste.

Un día, durante la pandemia del COVID, me encontré con un video de YouTube en el que un sacerdote explicó de una manera lúcida, que sin importar cuántos pecados hubiéramos cometido a lo largo de nuestra vida, todavía podíamos reunirnos con Dios, porque su Hijo pagó el precio por nuestros pecados. Jesucristo, Hijo de Dios, se convirtió en humano, vivió entre nosotros, nos amó, nos sanó, perdonó nuestros pecados, murió en la cruz y resucitó de entre los muertos, y ahora vive con nosotros hasta el final de los tiempos.

Conocer el evangelio cambió mi vida. Aprendí que Jesús me conoce y que me amaría incluso como hindú. Antes, veía a Jesús como uno de los muchos dioses que adoraba; pero ahora, me daba cuenta de quién es el verdadero Dios. Ninguno de los dioses hindúes que había conocido, sufrieron y murieron por mis pecados. Mi corazón se llenó de amor por Jesús; y de ese día en adelante, me consideré una seguidora de Jesucristo.

Lágrimas de Felicidad

El Espíritu Santo me guió para aprender más sobre Jesús. Compré una biblia y la empecé a leer. Me sentía llena de admiración y amor por Jesús. Previamente, mi relación con Dios había sido convencional. El hecho de que Dios me amara justo tal y como soy era un concepto extraño para mí.

Aprendí que Jesús quiere hablar conmigo todos los días, y que además desea tener una relación personal conmigo. Él me ama a pesar de ser una pecadora. Él está dispuesto a perdonar todos mis pecados y aceptarme amorosamente en sus brazos. No soy digna de su amor; pero, aun así, Él me ama. Hoy, mi relación personal con Jesús es la cosa más importante en mi vida.

Mientras me encontraba en este recorrido de establecer una relación personal con Él, tuve un sueño en el que vi a un hombre vestido con una capa de color rojo pardo, caminando frente a mí en una carretera. El otro lado del camino se encontraba plagado de monstruos. Los monstruos querían hacerme daño y hacían ruidos aterradores. Como sea, estas criaturas comenzaron a perder fuerza a causa del hombre que caminaba frente a mí, porque era muy poderoso; los monstruos no pudieron herirme ni asustarme. Me sentí protegida y segura en su presencia.

No entendí de qué se trataba el sueño. Pero mucho más tarde, una monja que conocí de las Misioneras de la Caridad me ayudó a interpretar el sueño. El hombre que caminaba frente a mí era Jesús: Él vino a mí para reforzar mi fe en Él y para protegerme del maligno. Lágrimas de felicidad recorrieron mi rostro al darme cuenta de que el creador del sol, la luna y las estrellas, me conocía y se preocupaba por mí.

Me tomó dos años convertirme a la fe católica; pero cuando Dios abre una puerta, ninguna persona puede cerrarla. El Espíritu Santo mandó ángeles disfrazados de hombres y mujeres en mi camino hacia el catolicismo. El 25 de junio del 2022 recibí los sacramentos del bautismo, la santa comunión y la confirmación. Hoy predico a las personas, cómo Jesús murió en la cruz por cada uno de ellos. Veo a Cristo en cada persona con la que me cruzo. Quiero poder seguir compartiendo la alegría del evangelio en cualquier lugar que pueda.

'

By: Sarina Christina Pradhan

More
Oct 31, 2023
Encuentro Oct 31, 2023

Como actor y director, Patrick Reynolds pensaba que creer en Dios era solo para personas santas; no entendió el plan de Dios hasta el día en que tuvo una experiencia sobrenatural mientras rezaba el rosario. Aquí te contamos su increíble historia.

Nací y crecí en una familia católica; íbamos a misa todas las semanas, rezábamos nuestras oraciones diarias, asistíamos a la escuela católica y teníamos muchos objetos sagrados en la casa; pero de alguna manera la fe no penetró en mí. Cada vez que cruzábamos el umbral de la casa, mamá nos salpicaba con agua bendita; pero desafortunadamente no teníamos una relación personal con Jesús, ni siquiera sabía que eso podía ser posible. Solía pensar que Dios vivía en las nubes en alguna parte y que nos veía a todos, pero en mi propia mente y corazón Él era muy distante e inalcanzable. Aunque me enseñaron acerca de Él, no comprendía realmente quién era. Cuando tenía unos diez años, mi madre comenzó a ir a un grupo de oración carismático, y vi que su fe se volvía muy real y personal; ella fue curada de una depresión, así que sabía que el poder de Dios era real; pero pensé que Dios era solo para personas santas como mi madre. Anhelaba algo más profundo que lo que se me ofrecía. Cuando se trataba de los santos, no entendía su función y no creía que tuvieran nada que ofrecerme porque no creía que pudiera ser santo.

Vacío e insatisfecho

Cuando dejé la escuela quería ser rico y famoso para poder ser amado por todos; pensaba que eso me haría feliz. Decidí que convertirme en actor sería la forma más fácil de lograr mis objetivos. Entonces, estudié actuación y finalmente me convertí en un exitoso actor y director. Esto me abrió las puertas a una vida que nunca había experimentado y a más dinero del que podría manejar; así que lo usé tratando de impresionar a personas importantes en la industria. Toda mi vida fue un ciclo de comprar cosas para impresionar a la gente, con el fin de ganar más dinero para comprar cosas e impresionar a la gente. En lugar de sentirme realizado, me sentí vacío, me sentí como un fraude. Toda mi vida fue pretender ser lo que otras personas querían que fuera. Estaba buscando algo más, pero nunca entendí que Dios tenía un plan para mí. Mi vida se trataba de fiestas, bebidas y relaciones, pero estaba llena de descontento.

Un día, mi madre me invitó a una gran conferencia católica carismática en Escocia. Para ser honesto, no quería ir porque pensé que había dejado atrás todas esas cosas de Dios; pero las mamás son buenas para el chantaje emocional; pueden llevarte a hacer cosas que nadie más puede. Ella me dijo: «Pat, me iré a hacer trabajo misionero a África por dos años; si no vienes a este retiro, no podré pasar tiempo contigo antes de irme». Así que fui. Ahora me alegra haber ido; pero en ese momento, me sentí incómodo. Se sentía extraño ver a tanta gente cantando y alabando a Dios. Mientras miraba alrededor de la habitación haciendo juicios en mi cabeza, Dios de repente, irrumpió en mi vida. El sacerdote habló sobre la fe, Jesús en la Eucaristía, los santos y Nuestra Señora de una manera tan real y tangible, que finalmente entendí que Dios estaba muy cerca, no en algún lugar en las nubes, y que Él tenía un plan para mi vida.

Algo más

Entendí que Dios me había creado por una razón, y dije mi primera oración sincera ese día: «Dios, si estás allí, si tienes un plan para mí, necesito que me ayudes; muéstrame de una manera que pueda entender». Las personas comenzaron a rezar el rosario que no había rezado desde que era muy joven, así que me uní a cualquier oración que recordaba. Cuando comenzaron a cantar, algo en mi corazón se derritió, y por primera vez en mi vida experimenté el amor de Dios. Estaba tan abrumado por este amor que experimentaba, que comencé a llorar; fue a través de la intercesión de Nuestra Señora, que pude entrar en la presencia de Dios. Fui a misa ese día, pero sabía que no podía recibir la comunión porque no me había confesado en mucho tiempo. Mi corazón anhelaba estar más cerca de Dios, así que pasé las siguientes semanas preparándome para hacer una confesión honesta y completa. Cuando era niño, iba a confesarme regularmente, pero no creo que alguna vez haya sido realmente honesto; así que tomé mi lista de pecados y fui a confesarme; y esta vez, al experimentar la absolución, sentí un inmenso amor y una gran paz. Decidí que quería más de esto en mi vida.

¿Actuar o no?

Como actor fue muy difícil vivir mi fe; cada parte que me ofrecían contradecía mis creencias como católico; pero no tenía suficiente formación en la fe, sabía que necesitaba más ayuda. Así que comencé a asistir a una iglesia pentecostal, donde conocí a personas que me enseñaron sobre la Biblia y cómo alabar y adorar. Me ofrecieron tutoría, amistad y comunidad; pero no podía dejar atrás a Jesús en la Eucaristía, así que permanecí en la Iglesia Católica. Cada semana los pentecostales desafiaban mis creencias católicas; esto me llevó a estudiar mi catecismo, para regresar con respuestas para ellos. Me ayudaron a convertirme en un mejor católico al comprender por qué creo en lo que creo.

En un momento dado tuve un bloqueo mental y emocional sobre por qué los católicos tenían tanta devoción a María: «¿Por qué rezas a María?», me preguntaron, «¿por qué no vas directamente a Jesús?» Esto ya estaba en mi mente, así que luché para encontrar una respuesta que tuviera sentido. El Santo Padre Pío fue un hacedor de milagros cuya vida me inspiró a convertirme en una mejor persona; al leer acerca de cómo su devoción a Nuestra Señora lo llevó profundamente al corazón de Cristo, al de la Iglesia, y al Papa Juan Pablo II, el testimonio de estos dos grandes hombres me inspiró a confiar y seguir su ejemplo. Por lo tanto, recé todos los días por las intenciones del Papa a través del Inmaculado Corazón de María.

Fui a un retiro mariano para saber más; escuché sobre la gran devoción de San Luis de Montfort a María y sobre cómo el hecho de hablar con ella en oración, es la forma más rápida y sencilla de llegar a ser como Jesús. El santo explicó que hay dos formas de hacer una estatua: esculpirla arduamente a partir de una pieza dura de material con un martillo y un cincel, o llenar un molde con resina y dejar que se endurezca; cada estatua formada en el molde sigue su forma perfectamente (siempre y cuando esté llena). María es el molde en el que se formó el cuerpo de Cristo. Dios la hizo perfecta para ese propósito; si eres moldeado por María, ella te formará perfectamente, si te entregas plenamente.

Al escuchar esto, entendí que era verdad. Cuando rezamos el rosario, en lugar de simplemente decir las palabras, traté de rezarlas con todo mi corazón, meditando en los misterios. Algo inesperado sucedió: experimenté el amor de nuestra Santísima Madre; era como el amor de Dios, y sabía que venía del amor de Dios… pero era diferente. Ella me ayudó a amar a Dios de una manera que nunca había podido por mí mismo; estaba tan abrumado por este amor que me conmoví hasta las lágrimas de alegría. Encontrar este regalo tan maravilloso fue como el tesoro en el campo de la parábola; estarías dispuesto a vender todo para comprar el campo y poder quedarte con este tesoro. Desde ese momento, supe que no podía seguir actuando; no podía vivir en ese mundo secular y ser un buen católico; también sabía que la gente necesitaba saber acerca del amor de Dios, así que dejé mi carrera de lado para poder evangelizar.

Profundizando

Vine a Knock en Irlanda para preguntar a Dios qué quería de mí; Nuestra Señora apareció allí en 1879 junto con San José, San Juan y Jesús como el Cordero de Dios en el altar, rodeado de ángeles. María vino a guiar a la gente a Jesús; su papel es llevar a las personas al Cordero de Dios. En Knock, conocí a la mujer con la que me casaría y a las personas que me ofrecieron un trabajo siendo misionero. Vine por un fin de semana y 20 años después, todavía vivo en Irlanda.

Mi amor por la Santísima Virgen continuó creciendo una vez que aprendí a rezar el rosario correctamente. Siempre me había resultado muy difícil rezarlo por mi cuenta hasta que fui al Santuario Nacional en Walsingham, Inglaterra; en la pequeña capilla frente a la estatua de Nuestra Señora de Walsingham, le pedí a la Santísima Madre la gracia de rezar y entender el rosario: ¡Algo increíble sucedió! Cuando comencé a rezar los misterios gozosos, en cada misterio, entendí que Nuestra Señora no era solo la madre de Jesús: Ella era mi madre, y me sentí creciendo junto a Jesús a través de su infancia.

Así que cuando María dijo “Sí” en la Anunciación, a ser la Madre de Dios, también me estaba diciendo «Sí», dándome la bienvenida a su vientre con Jesús. Mientras María viajaba para visitar a su prima, me sentí llevado en su vientre con Jesús, y Juan el Bautista saltó de alegría de que yo estuviera allí en el cuerpo de Cristo. En la natividad de Cristo, sentí como si María me diera nueva vida, diciendo “Sí» a resucitarme. Cuando ella y San José presentaron a Jesús en el Templo, también me ofrecieron al Padre, aceptándome como su hijo. Cuando encontraron a Jesús en el Templo, sentí que María también me estaba encontrando a mí; yo estaba perdido, pero María me había estado buscando; me di cuenta de que María había estado orando con mi madre todos esos años para que mi fe regresara.

Ayudé a fundar Holy Family Mission (Misión de la Sagrada Familia), una casa donde los jóvenes podían venir a aprender sobre su fe y obtener la formación que pudieron haber perdido cuando eran niños. Elegimos a la Sagrada Familia como nuestros patrones, sabiendo que entramos en el corazón de Jesús a través de María; ella es nuestra Madre y en su seno somos formados como Cristo bajo el cuidado de San José.

Gracia sobre gracia

Nuestra Santísima Madre fue fundamental para ayudarme a encontrar a mi esposa en Knock y conocerla mientras trabajábamos juntos en un movimiento llamado Juventud 2000, que se centra en Nuestra Señora y la Eucaristía. El día de nuestra boda, nos consagramos a nosotros mismos, a nuestro matrimonio y a cualquier futuro hijo a Nuestra Señora de Guadalupe; ahora tenemos nueve hermosos hijos, cada uno de los cuales tiene su fe y devoción únicas a Nuestra Señora, por lo que estamos muy agradecidos.

El Rosario se ha convertido en una parte muy importante de mi fe y en un canal para muchas gracias en mi vida. Cada vez que tengo un problema, lo primero que hago es recoger mis cuentas de rosario y dirigirme a Nuestra Señora. San Juan Pablo II dijo que es como tomar su mano para dejarnos guiar a través de cualquier momento oscuro; una guía segura a través de los problemas.

Una vez, tuve una pelea con un amigo cercano, y me resultaba muy difícil reconciliarme; sabía que me había hecho daño, y me resultó difícil perdonar. Esta persona no podía ver el daño que me había causado a mí y a otros; una parte de mí quería hacer algo al respecto, otra parte de mí quería venganza. Pero puse mi mano en mi bolsillo y recogí mis cuentas de rosario; solo había rezado una decena del rosario, antes de que este amigo se diera la vuelta con un semblante cambiado y dijera: «Pat, me acabo de dar cuenta de lo que te hice y cuánto te he lastimado; me disculpo». Al abrazarnos y reconciliarnos, reconocí el poder que Nuestra Señora tiene para cambiar los corazones.

María es el medio que Dios eligió para entrar en este mundo, y Él todavía elige venir a través de ella; ahora entiendo que no vamos a María en lugar de ir a Jesús; vamos a María porque Jesús está dentro de ella. En el Antiguo Testamento, el Arca de la Alianza contenía todo lo que era santo: María es el Arca de la Nueva Alianza, el tabernáculo vivo de la fuente de toda santidad; Dios mismo. Por eso, cuando quiero estar cerca de Cristo, siempre me dirijo a María; a ella que compartió la relación más íntima con Él dentro de su propio cuerpo. Al acercarme a ella, me acerco a Él.

'

By: Patrick Reynolds

More
Ago 22, 2023
Encuentro Ago 22, 2023

A las seis y media, cuando todavía estaba completamente oscuro y hacía un frío congelante, Joshua Glicklich escuchó un susurro, un susurro que lo devolvió a la vida.

Mi educación fue muy típica como la de cualquier muchacho del norte, aquí en el Reino Unido. Asistí a una escuela católica donde recibí mi primera comunión. Me enseñaron la fe católica y acudíamos a la iglesia muy a menudo. Cuando llegué a los 16 años, tuve que buscar dónde continuar mi educación, y elegí seguir mis estudios no en un sexto grado católico, sino en una escuela secular. Fue entonces cuando comencé a perder la fe.

Ya no formaba parte de mi educación el constante empujón de los maestros y sacerdotes para amar a Dios y profundizar en mi fe. Llegué a la universidad, y fue allí donde mi fe resultó realmente probada. En mi primer semestre me la pasé de fiesta en fiesta, asistiendo a toda clase de eventos, y no tomé las mejores decisiones. Cometí algunos errores realmente graves, como salir a beber hasta Dios sabe qué hora de la mañana y viviendo una vida sin sentido. Ese enero, los estudiantes regresaron de sus vacaciones del primer semestre, pero yo regresé un poco antes.

Ese día inolvidable en mi vida, me desperté como a las seis y media de la mañana. Estaba completamente oscuro y helado. Incluso los zorros que solía ver fuera de mi habitación permanecieron en sus madrigueras; era así de frío y horrible. Percibí una voz inaudible dentro de mí. No fue un codazo o un empujón que me hubiera resultado incómodo; se sintió más bien como un silencioso susurro de Dios diciendo: “Joshua, te amo; eres mi hijo… vuelve a mí.” Podría haberme alejado fácilmente de eso y haberlo ignorado por completo. Sin embargo, recordé que Dios no abandona a sus hijos, no importa cuán lejos nos hayamos desviado.

Aunque estaba granizando, caminé a la iglesia esa mañana. Mientras ponía un pie delante del otro, pensé: “¿Qué estoy haciendo?, ¿a dónde voy?» Sin embargo, Dios me impulsaba a caminar hacia adelante, y así llegué a la iglesia para la misa de las ocho en ese frío día invernal. Por primera vez desde que tenía unos 15 o 16 años, dejé que las palabras de la misa lavaran mi ser. Escuché el Sanctus: «Santo, Santo, Santo, Señor Dios del universo…» Justo antes de eso, el sacerdote dijo: “en unión a los coros de los ángeles y los santos…” Puse mi corazón en ello y me enfoqué en la oración. Sentí ángeles descender sobre el altar hacia la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía. Recuerdo haber recibido la Sagrada Eucaristía y haber pensado: “¿Dónde he estado y qué ha sido toda mi vida si no ha sido para Él?”. Al recibir la Eucaristía, me inundó un torrente de lágrimas. Me di cuenta de que estaba recibiendo el cuerpo de Cristo. Él estaba allí dentro de mí y yo era su tabernáculo, su lugar de descanso.

A partir de entonces comencé a asistir regularmente a la misa estudiantil. Conocí a muchos católicos que amaban su fe. A menudo recuerdo la cita de Santa Catalina de Siena: “Sé quien Dios te ha destinado a ser y encenderás el mundo en llamas”. Eso es lo que vi en esos estudiantes: Vi al Señor dejando que estas personas fueran quienes deberían ser. Dios los guió suavemente como un Padre; estaban prendiendo fuego al mundo; estaban evangelizando al dar a conocer su fe a otros en el campus, compartiendo las Buenas Nuevas. Quería involucrarme, así que me hice parte de la capellanía de la universidad. Durante ese tiempo, aprendí a amar mi fe y a expresarla a los demás de una manera que no era despótica sino a la manera de Cristo.

Unos años más tarde, me convertí en el presidente de la Sociedad Católica. Tuve el privilegio de guiar a un grupo de estudiantes en el desarrollo de su fe. Durante ese tiempo, mi fe creció; me convertí en acólito. Fue entonces cuando llegué a conocer a Cristo, estando cerca del altar. El sacerdote dice las palabras de la transubstanciación, y el pan y el vino se convierten en el verdadero Cuerpo y Sangre de Cristo. Como acólito, todo esto sucedía justo frente a mí: Mis ojos se abrieron al milagro absoluto que sucede en todas partes, en cada misa, en cada altar.

Dios respeta nuestro libre albedrío y el camino de la vida que emprendemos. Sin embargo, para llegar al destino correcto tenemos que elegirlo a Él. Recuerda que no importa cuánto nos hayamos alejado de Dios, Él siempre está ahí con nosotros, caminando a nuestro lado y guiándonos al lugar correcto. No somos más que peregrinos en un viaje al Cielo.

'

By: Joshua Glicklich

More
Ago 22, 2023
Encuentro Ago 22, 2023

Nacido con autismo no verbal y diagnosticado con retinitis pigmentaria (una condición en la que la vista se pierde gradualmente), este joven se sintió atrapado en una prisión silenciosa de desesperación. Sin poderse comunicar y apenas ver … ¿qué sería de la vida de Colum? Dios tenía otros planes para él.

Mi nombre es Colum, aunque en mis 24 años nunca he podido pronunciar mi propio nombre por el hecho de nacer sin poder hablar. Cuando era niño fui evaluado e identificado con autismo moderado y una discapacidad de aprendizaje grave; mi vida era muy aburrida. Mis padres lucharon por mi derecho a ser educado y crearon una escuela junto con otros padres de niños autistas; pero al no poder comunicarme, no podía darles a entender que ese material me parecía muy aburrido, pues ellos no conocían mi capacidad intelectual. Las personas a mi alrededor pensaban que era muy feliz estando en casa viendo DVDs. Mis primeras vacaciones las tuve después de cumplir 8 años; la verdad no pensaba que podría alguna vez liberarme de esa prisión silenciosa de tristeza y desesperanza en la que me encontraba.

Ver a otros vivir

Siempre sentí que Jesús estaba cerca de mí, incluso desde una edad temprana. Él se convirtió en mi amigo más cercano y sigue siéndolo hasta el día de hoy. En mis momentos más oscuros Él estaba allí para darme esperanza y consuelo; era muy difícil para mí ser tratado como a un bebé cuando por dentro yo ya era mayor y no podía dar a entender mi inteligencia y mi capacidad. Mi vida era insoportable, sentía que vivía a medias, como un espectador, viendo a otros coexistir e interactuar mientras yo estaba excluido. Cuántas veces deseaba poder participar y mostrar mi verdadera habilidad.

Cuando cumplí 13 años mi vista comenzó a fallar, así que me llevaron al Hospital de Niños de Temple Street para una prueba ocular llamada electrorretinograma. Dios me había dado otro desafío: me diagnosticaron retinitis pigmentaria; una afección en la que las células de la retina en la parte posterior del ojo mueren y no se reemplazan, por lo que la vista se pierde gradualmente; no tiene cura. Estaba devastado, fue un golpe terrible para mí; me sentí abrumado por la tristeza. Durante un tiempo, mi visión se estabilizó dándome la esperanza de que conservaría algo de vista, pero a medida que crecía empeoraba cada vez más; me volví tan ciego que ya no podía distinguir entre los diferentes colores; mi futuro parecía negro, no podía comunicarme, y ahora apenas podía ver.

Mi vida continuó en la desesperación con aún menos inclusión e interacción. Mi madre ahora creía que tendría que ser institucionalizado cuando creciera; sentí que me tambaleaba al borde de la demencia, sólo Dios se interponía entre mí y la locura. El amor de Jesús era lo único que me mantenía cuerdo; mi familia no sabía nada de mi lucha porque no podía comunicarme con ellos; pero en mi corazón, sentí que Jesús me decía que sería sanado a tiempo.

Girando por dentro

En abril de 2014 sucedió algo increíble: mi madre me llevó a mi primer taller de MIR (Método de indicaciones rápidas). Apenas podía creerlo, finalmente alguien podría ayudarme a comunicarme y a trabajar duro para aprender a hacerlo. ¿Se imaginan mi alegría? Por un instante, mi corazón se llenó de esperanza; esperanza… no miedo de que el verdadero yo pudiera emerger. La ayuda finalmente había llegado; la alegría giró dentro de mí al pensar que alguien finalmente vio mi potencial; así comenzó mi trayecto de cambio de vida hacia el poder comunicarme con los demás.

Fue un trabajo muy duro al principio, tomando semanas de práctica para adquirir la memoria motora y poder deletrear con precisión; valió la pena cada minuto. Los sentimientos de libertad comenzaron a crecer cuando finalmente encontré mi voz. Cuando Dios comenzó este nuevo capítulo en mi historia, sentí que mi vida finalmente había comenzado; por fin, pude contarle a mi familia cómo me sentía y me sentí sumamente agradecido con Dios.

Azotar y morder

Hacia el mes de mayo de 2017, mi abuela nos compartió que había  tenido un sueño muy real hacía unos años sobre el Papa San Juan Pablo II; en el sueño, ella le estaba pidiendo que orara por sus nietos, y fue tan poderoso lo que sucedió que decidió escribirlo. Ella se había olvidado de eso hasta que se encontró con su cuaderno; esto la inspiró a comenzar una novena a San Juan Pablo II por mí y mis hermanos. También le pidió a un grupo de personas que rezaran la novena junto con nosotros. La comenzamos a partir del lunes 22 de mayo; el martes 23,  a eso de las 9 de la mañana, estaba oyendo un DVD en mi habitación, mi papá había ido a trabajar y mi mamá estaba en la cocina limpiando.

De repente, nuestro perro Bailey, comenzó a ladrar en la puerta de mi habitación; nunca había hecho tal cosa, así que mamá sabía que algo andaba mal. Se apresuró a entrar y me encontró en medio de un ataque; fue muy aterrador para ella, yo estaba fuera de mí, alterado, me había golpeado y mordido la lengua, así que había sangre por toda mi cara. En su angustia, mamá tuvo la sensación de que alguien le decía: «Confía, a veces las cosas empeoran antes de mejorar»; llamó a papá, quien prometió volver a casa; le pidió que tomara un video de lo que estaba pasándome, el cual fue muy útil al llegar al hospital. Cuando dejé de sacudirme, estuve en estupor durante más de dos minutos, había perdido el conocimiento durante esa terrible experiencia y no pude recordar nada al respecto; pero mamá había estado orando por mí y cuidándome para mantenerme a salvo.

Un momento de iluminación

Cuando finalmente recuperé el sentido y me puse de pie tambaleándome, estaba muy inestable; mamá y papá me ayudaron a subir al auto para el viaje al hospital. En el hospital, los médicos me examinaron y me internaron para hacerme más estudios. Un camillero vino con una silla de ruedas para trasladarme a urgencias; mientras me llevaban por el pasillo, de repente mi vista mejoró dramáticamente.

¿Cómo puedo describir mis sentimientos en ese momento?; me sentí hipnotizado por la belleza de las vistas que tenía frente a mí; todo se veía tan diferente y claro. ¡Fue increíble! Es imposible explicar cómo me sentí en ese momento de iluminación; no puedo expresar el grado de mi asombro al regresar a un mundo de color y forma, ¡fue el mejor momento de mi vida hasta ahora!

Cuando mamá me preguntó si tenía algo que decir, le dije: «Mis ojos están mejor». Mamá estaba asombrada; me preguntó si podía ver una pegatina en una máquina fuera de mi cubículo, le dije: «Sí»; me preguntó si podía ver lo que estaba escrito en la parte superior de la pegatina, deletreé: «Estoy limpio»; estaba tan asombrada que no sabía qué pensar o cómo reaccionar, ¡yo no sabía cómo sentirme en ese momento!

Cuando papá y mi tía entraron, mamá les contó lo que había sucedido; papá dijo: «Tendremos que probar esto»; se acercó a la cortina al final de mi cama y levantó una pequeña bolsa de bolitas de chocolate deslactosados, yo deletreé lo que estaba escrito en la bolsa. Mi papá se emocionó tanto que me dio muchas palabras para deletrear en los próximos minutos; entendí bien todas las palabras, mi tía y mis padres estaban asombrados.

¿Cómo fue esto posible? ¿Cómo podría un ciego escribir todas las palabras correctamente? Era médicamente imposible; no existe ningún tratamiento médico que pueda ayudar a mejorar la retinitis pigmentaria; simplemente no hay cura desde la ciencia médica. Tenía que ser Dios sanándome milagrosamente por intercesión de San Juan Pablo II; no se puede explicar de otra manera. Estoy muy agradecido con Dios por restaurar mi vista; es un acto de verdadera misericordia divina. Ahora puedo usar un teclado por el cual me comunico con los demás, esto hace mi interacción con ellos más rápida.

La oración de mi mamá

Permítanme contarles cómo mantuve la fe: Tuve muchas dudas cuando me sentí sin esperanza; fue Jesús quién me mantuvo cuerdo. Y esa fe en Él la obtuve de mi madre, su fe es muy fuerte; ella me inspiró a seguir adelante cuando los tiempos eran difíciles. Ahora sé que nuestras oraciones son contestadas. Me tomó un tiempo acostumbrarme a recuperar la vista; mi desconexión cerebro/cuerpo era tan grande que mi cerebro no lograba darle las instrucciones correctas al campo de visión para que este fuera funcional. Los estudios salían todo bien, pero era difícil lograr que mi cerebro usara la información de mi visión. Por ejemplo, aunque podía ver, todavía me resultaba difícil identificar lo que estaba buscando; a veces me frustraba cuando tropezaba porque parecía que no veía a dónde iba a pesar de que mi visión estaba bien.

En septiembre, volví al hospital para hacerme una prueba de la vista; obtuve una puntuación de 20:20, una puntuación normal. Sin embargo, la retinografía muestra que mi retina tiene una  degeneración; no ha mejorado. Según la ciencia médica sería imposible para mí ver con claridad; según los estudios y todo lo que viví en el pasado todavía tendría que estar atrapado en un mundo oscuro y gris. Pero Dios en su misericordia me ha liberado de esa aburrida prisión y me ha sumergido en un hermoso mundo de color y de luz. Los médicos están desconcertados, seguirán desconcertados; pero yo me regocijo porque aún puedo ver.

Ahora, puedo hacer muchas cosas mucho mejor que antes. Puedo decirle cosas a mamá mucho más rápido ahora que puedo usar la hoja del alfabeto laminada, que es mucho más rápida que la plantilla. Estoy muy agradecido con mi talentosa madre por persistir con mi educación a pesar de las dificultades y por orar tan fielmente por mi curación.

En los Evangelios, escuchamos acerca de Jesús restaurando la vista de muchas personas ciegas, así como Él restauró la mía. En estos tiempos modernos, muchas personas se han olvidado de los milagros, se burlan y piensan que la ciencia tiene todas las respuestas, Dios queda fuera de sus consideraciones. Cuando ocurre un milagro como mi sanación, Él está revelando que todavía está muy vivo y que es todopoderoso. Espero que mi historia de sanación te inspire a abrir tu corazón al Dios que tanto te ama; el Padre de misericordia espera tu respuesta.

'

By: Colum Mc Nabb

More
May 27, 2023
Encuentro May 27, 2023

En una ocasión me encontraba en la abadía de San José en Louisiana, no muy lejos de Nueva Orleans, para dirigirme a una treintena de abades benedictinos de todo el país que se habían reunido para tener unos días de reflexión y retiro; cubriendo las paredes de la iglesia de la abadía y el refectorio del monasterio se encuentran las maravillosas pinturas creadas por el P. Gregory De Wit, un monje de Mont César en Bélgica, que trabajó durante muchos años en nuestro país tanto en San Meinrad en Indiana como en San José, antes de su fallecimiento en 1978. Durante mucho tiempo he admirado su arte muy distintivo, peculiar y teológicamente ilustrativo. En la cúpula de la iglesia de la abadía, De Wit representó una serie de magníficos ángeles alados que flotan sobre las imágenes de los siete pecados capitales, transmitiendo la profunda verdad de que la adoración correcta hacia Dios supera nuestra disfunción espiritual; pero una novedad en el programa pintado de De Wit es que agregó un octavo pecado mortal el cuál sintió que era particularmente destructivo dentro de un monasterio: el chisme.

Por supuesto que tenía razón sobre los monasterios, pero yo diría que habría tenido razón sobre cualquier tipo de comunidad humana: familia, escuela, lugar de trabajo, parroquia, etc. El chisme es veneno, y punto. La pintura de De Wit anticipó proféticamente el magisterio de nuestro actual Papa, que a menudo ha hecho del chisme el objeto de un oprobio particular. Podremos verlo claramente en las palabras de un discurso reciente de su Santidad: «Por favor, hermanos y hermanas, tratemos de no chismorrear; el chisme es una plaga peor que el COVID ¡Peor! Hagamos un gran esfuerzo, de vivir sin chismes»; y para que de alguna manera no perdiéramos el punto, continuó: «El diablo es el mayor chismoso»; esta última observación no es solo una retórica colorida, porque el Papa sabe bien que los dos nombres principales del diablo en el Nuevo Testamento son diábolos (el dispersor) y Satanás (el acusador); no puedo pensar en una mejor caracterización de lo que hace el chisme y lo que es esencialmente.

No hace mucho, un amigo me envió un video de YouTube de una charla de Dave Ramsey, un consultor de negocios y finanzas; con la vehemencia del Papa Francisco, Ramsey habló en contra de los chismes en el lugar de trabajo, especificando que tiene una política de cero tolerancia con respecto a su práctica. Útilmente, definió el chisme de la siguiente manera: “discutir cualquier cosa negativa con alguien que no puede resolver el problema”; para poner un ejemplo más concreto, es como si una persona en la organización murmurara y se quejara sobre los problemas del departamento de informática con un colega que no tiene competencia o autoridad para resolver esos asuntos; o si alguien estuviera chismorreando sobre su jefe a personas en la cadena de mando que no están en absolutamente ninguna posición para responder constructivamente a sus críticas. Ramsey proporciona un ejemplo puntual de su propia experiencia; cuenta que tuvo una reunión con todo su equipo administrativo, esbozando un nuevo enfoque que quería que adoptaran, salió de la reunión, pero luego se dio cuenta de que había olvidado sus llaves y regresó a la habitación; allí descubrió que se estaba llevando a cabo a sus espaldas, «una reunión después de la reunión», dirigida por una de sus empleadas, y ésta denunciaba al jefe con una voz altanera y vociferante a los demás. Sin dudarlo, Ramsey convocó a la mujer a su oficina y, de acuerdo con su política de cero tolerancia a los chismes, la despidió.

Eso sí, nada de esto quiere decir que los problemas nunca surjan dentro de las sociedades humanas, y menos aún que las quejas nunca deban expresarse; pero sí quiere decir que deben expresarse de manera benevolente y en la cadena de mando, precisamente para aquellos que pueden tratarlos constructivamente; si se sigue ese método, el chisme no está en juego. Podría complementar la visión de Ramsey con una de John Shea, un exmaestro mío; hace años, Shea nos dijo que deberíamos sentirnos completamente libres de criticar a otra persona en la medida en que estemos dispuestos a ayudar a la persona a lidiar con el problema que hemos identificado; si estamos totalmente comprometidos a ayudar, debemos criticar tan vigorosamente como queramos. Si tenemos una voluntad moderada de ayudar, nuestra crítica debe ser mitigada; si, como suele ser el caso, no tenemos la más mínima inclinación a ayudar, debemos mantener la boca cerrada.

Dirigir una queja de manera pacífica hacia arriba en la cadena de mando, es ser útil; dirigirlo por la cadena de mando y en mezquindad de espíritu, es chismorrear, y esa es la obra del diablo.
¿Puedo hacer una sugerencia amistosa? Estamos en la cúspide de la cuaresma, la gran temporada de penitencia y autodisciplina de la Iglesia; en lugar de renunciar a los postres o no fumar esta cuaresma, deje de chismorrear; durante cuarenta días, trate de no comentar negativamente a aquellos que no tienen la capacidad de lidiar con el problema y si te sientes tentado a romper esta resolución, piensa en los ángeles de De Wit flotando sobre ti. Confía en mí, tú y todos los que te rodean serán mucho más felices.

'

By: Obispo Robert Barron

More
May 27, 2023
Encuentro May 27, 2023

¡Decir “Sí” a Dios es la mejor decisión que puedes tomar!

“Por favor, ayuda”, suplicó una señora en la Iglesia, mientras hacía los anuncios después de la misa: “necesitamos desesperadamente maestros para el programa de educación religiosa de secundaria”. Fingí no escuchar. Acabábamos de regresar a Arizona desde Illinois, y el mayor de nuestros cinco hijos estaba ingresando a la escuela secundaria. Cada domingo, la misma súplica sencilla. Dios debe haber estado trabajando en mí semana tras semana. Sabía que estaba agregando cinco niños a la lista; después de todo, tal vez debería ayudar. Mi negación se desvaneció y me inscribí.

Siempre he dicho que no nací con un “gen no», y las organizaciones pueden verme llegar a una milla de distancia. Este nuevo “sí” es un punto en el caso. “Soy católica de cuna, ¿qué tan difícil puede ser enseñar a los niños?”

Durante los siguientes dos años, los ministros de jóvenes aparecieron por todas partes. Al terminar las actividades, nuestro pastor se me acercó y me dijo que mis compañeros maestros voluntarios me habían recomendado que asumiera el cargo de ministro de jóvenes. ¿A mí? ¿Estás dispuesta a intentarlo? Una vez más, ese “gen no” faltante, no pudo salvarme. Dios obra de maneras misteriosas y, en unas pocas semanas, yo era la nueva dama de la Iglesia de secundaria. Anteriormente supuse que solo los sacerdotes y las monjas podían trabajar para la Iglesia Católica. Recuerdo haber pensado en lo asombroso que sería trabajar en un ambiente tan sagrado con compañeros de trabajo de ideas afines en la viña del Señor. No pasó mucho tiempo para que esa fantasía fuera cumplida.

Poco después de iniciar mi nuevo trabajo, me di cuenta de que alguien que trabajara para la Iglesia debería tener respuestas a las preguntas difíciles y poseer inteligencia teológica. Ese pensamiento me aterrorizó. Yo no tenía experiencia laboral ni educación en nada de la rama eclesiástica. La realidad de que yo me sentía tonta e ignorante cuando se trataba del conocimiento de la fe, me invadió cada momento de vigilia. Más de cuarenta años de ser católica y lo único que sabía era ponerme de rodillas. No estaba al tanto de esa conocida frase que a menudo citan, de que Dios equipa a los que llama. Sin embargo, fue el mismo miedo el que me impulsó a la acción. Asistir a la universidad no era una opción. Esto significaba que necesitaba ser creativa. Encontré un casete de la Hermana Gloria cuando un hijo estaba en su clase de jardín de infantes. Durante ocho años, nunca tuve tiempo de escucharlo. Algo me llevó a hacerlo después de tanto tiempo. Se llamaba “La historia de conversión del Dr. Scott Hahn”. No tenía idea de quién era el Dr. Hahn, pero en un momento de tranquilidad, presioné reproducir. El viaje en la búsqueda de la verdad de este ministro presbiteriano fue fascinante; un viaje que lo llevó a la Iglesia Católica.

Necesitaba más.

En ese momento, nos enteramos de una conferencia de familias católicas en California que se llevaría a cabo ese verano. Nunca había oído hablar de la mayoría de los oradores, pero el Dr. Hahn estaría allí. Mi esposo también estaba intrigado y trajimos a toda la familia. Oradores como Tim Staples, Jesse Romero, Steve Ray y tantos otros conversos nos inspiraron, avivando las brasas de nuestros corazones. Compramos libros y casetes sobre muchos temas, incluida la apologética y el arte de defender la fe. Los niños estaban emocionados, y nosotros también. Una pasión que simplemente no teníamos antes, comenzaba a arder en nosotros. Año tras año, invitábamos a otras familias a unirse a nosotros en la conferencia familiar, y ellas también ardían en llamas.

Necesitaba ser certificada como ministro de jóvenes. Una vez más, Dios proveyó y asistí a la conferencia de verano de San Juan Bosco en la Universidad Franciscana. Todo esto fue una nueva aventura para mí. Nunca había experimentado a Dios a través de la oración, el culto, la adoración, la catequesis y oradores increíbles. Tenía más hambre que nunca, con una voracidad antes no experimentada. Con cada precioso bocado que consumía, deseaba más. ¿Cómo podía ser tan vieja y tan ignorante de Dios y de mi fe?

Al contrario de lo que la gente imagina, expandir tu conocimiento y amor por Dios no es aburrido. Fue estimulante e inspirador. Mi relación con Dios finalmente estaba siendo alimentada. La Misa cobró vida para nosotros; el gozo y el aumento en la fe fueron evidentes para todos los que encontré. Mi pasión entusiasta invadió todos los aspectos de mi vida, especialmente el trabajo ministerial. Dios me bendijo generosamente; sí, y el fruto fue abundante. Todo el tiempo, Dios me había estado acercando a Él, poniendo las migajas de pan que me acercaban paso a paso.

Veintiún años después, todavía trabajo para la Iglesia Católica, pero ahora estoy en preparación para el matrimonio. Todavía busco muchas vías para seguir avivando ese fuego que se encendió hace tantos años. Mi infinita gratitud va para aquellos conversos que, a toda costa, buscaron la verdad y estuvieron abiertos a donde Dios los guiaba. Nunca sabrán cuántas vidas impactó Dios con su “sí”; y por extensión, la mía.

Y esos cinco niños pequeños se casaron por la Iglesia y están criando a sus hijos para que conozcan a Dios y amen su fe católica. Mi esposo también ha sido diácono durante diez años. Toda la gloria a ti, oh Señor. Eres tan generoso y bueno con nosotros; sabías la mejor ruta para prender fuego a mi corazón. No puedo agradecerte lo suficiente. “Además, Dios puede hacer que toda gracia sea abundante para ustedes, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo necesario, abunden para toda buena obra” (2 Corintios 9, 8).

A través del sufrimiento y la oración, todo lo que me has dado me ha llevado cada vez más cerca de ti y de todos los que has puesto en mi camino. ¡Gracias Señor!

'

By: Barbara Lishko

More
May 27, 2023
Encuentro May 27, 2023

Holly Rodríguez había sido atea toda su vida, nunca pensó en Dios ni jamás hubiera imaginado unirse a ninguna religión, o asistir a alguna iglesia, hasta que un día…

Era diciembre de 2016, me había despertado una mañana de invierno sin querer nada más que mi taza de café habitual. Yo había sido atea toda mi vida, nunca había pensado en Dios y ciertamente nunca había considerado unirme a una religión; sin embargo, ese día, sin ninguna razón en absoluto, sentí un deseo repentino de ir a la iglesia. No había nada inusual en mi vida para provocar este repentino cambio de corazón, había estado viviendo una vida bastante normal y tranquila como artista independiente en una pequeña ciudad costera en Kent, Inglaterra.

Busqué el templo más cercano que estuviera abierto ese día y encontré una iglesia católica romana a poca distancia; esto fue una sorpresa para mí porque, aunque había pasado por esa área muchas veces, nunca la había visto. Es asombroso lo ciegos que estamos ante la presencia de Dios y lo cerca que está Él de nosotros, cuando vamos por los caminos de la vida con un corazón cerrado.

Regresando la llamada

Marqué a la iglesia y una señora muy amable contestó el teléfono, se presentó como la secretaria de la parroquia, y le hice algunas preguntas las cuáles ella estaba feliz de responder; me dijo que la iglesia era católica y que le haría saber al sacerdote que había llamado por teléfono, y nos despedimos. Yo era tímida y no sabía qué esperar; siempre he sido una de esas personas a las que les gusta saber todo sobre una situación antes de tomar una decisión; no sabía lo que era una iglesia católica, y nunca había conocido a un sacerdote. Decidí tomarme el día libre del trabajo y aprender sobre la fe católica; leí mucho en Wikipedia durante varias horas.

De pronto sonó mi teléfono, en la otra línea había una voz amable: un sacerdote que se presentó como padre Mark; fue muy amable y entusiasta, lo que fue un “shock” para mí. Nunca en mi vida había conocido a alguien tan ansioso por conocerme y darme la bienvenida. Programamos una hora para visitar la iglesia al día siguiente; cuando llegué, padre Mark estaba allí revestido en su sotana para saludarme, era la primera vez que veía a un sacerdote en persona y recuerdo estar realmente fascinada por su vestimenta. Supongo que nunca había reparado en pensar cómo es un sacerdote en realidad; solo había visto al Papa brevemente en las noticias en televisión, pero nunca nada más allá de eso.

Padre Mark se sentó conmigo y hablamos durante un par de horas, luego me invitó a unirme a las clases de «RCIA» (Catecismo para adultos en Estados Unidos); también sugirió que era una buena idea comenzar a asistir a misa de inmediato, así que eso hice. Aún puedo recordar la primera misa a la que fui; era el Domingo de Gaudete (tercer domingo de Adviento). Me senté en el banco delantero, absolutamente ajena al protocolo; todos a mi alrededor estaban de pie y luego sentados y luego de pie de nuevo y a veces arrodillados, y recitando el credo y otras oraciones; yo era nueva y encontré esto un poco intimidante, pero también fascinante e intrigante. Seguí lo que todos los demás estaban haciendo lo mejor que pude; el sacerdote llevaba una hermosa vestimenta rosa que parecía muy ornamentada y delicada, él cantaba en el altar y yo observaba y escuchaba atentamente mientras el incienso llenaba la capilla; fue una misa en inglés muy hermosa y desde entonces supe que volvería.

Directo al corazón

Me gustó tanto la misa que seguí volviendo cada fin de semana e incluso comencé a asistir diariamente; mi amor por Jesús creció en cada encuentro. Durante mi primera misa de Noche Buena, el sacerdote llevaba tiernamente en procesión la figura del niño Jesús envuelta en su humeral (de la misma manera en la que se sostiene la custodia) alrededor de la capilla; al ver esta escena me conmoví hasta las lágrimas, todo esto era tan encantador, nunca en mi vida había visto nada parecido.

Al prepararme para ser recibida en la Iglesia católica, tuve que pasar mucho tiempo leyendo en casa, especialmente del catecismo que me dieron los sacerdotes de la parroquia. Una semana antes de mi bautismo me dijeron que tendría que elegir un santo para mi confirmación; pero, había miles de santos y no sabía cómo elegiría a uno entre tantos, no sabía nada de ellos, solo había escuchado sobre santa Filomena ya que el sacerdote había hablado sobre ella en una homilía un domingo por la mañana. Por providencia divina me encontré con un libro fascinante mientras era voluntaria en el café de la parroquia: “Castillos Interiores”; éste fue escrito por una mujer española de la que nunca había escuchado hablar: la monja carmelita, santa Teresa de Ávila; como mi familia es de ascendencia española, la elegí como mi santa patrona, aunque no sabía mucho sobre ella.

Finalmente, durante la misa de la Vigilia Pascual el 15 de abril de 2017, fui bautizada y confirmada en la Iglesia católica; me emocionaba también el poder recibir el santísimo sacramento de la Eucaristía en lugar de recibir la bendición que hace el sacerdote cuando todavía no podía comulgar; y el Domingo de Pascua estaba muy puntual para cantar con el coro en la misa principal. Al tiempo me uní a la legión de María, empecé a rezar el rosario y a elaborarlos; también comencé a hacer trabajo misionero en la ciudad para atraer a misa a los católicos alejados y a rezar el rosario con las personas en sus casas.

Santa Teresa siguió siendo una influencia y guía en mi vida, enseñándome a amar a Jesús cada vez más; pero no tenía idea de quiénes eran los carmelitas hasta que me uní a una de sus parroquias en una peregrinación al santuario de santo Simón Stock en “Aylesford Priory”, uno de los hogares de los frailes carmelitas.

Un cambio radical

Años más tarde, me toparía con otro español: San Josemaría Escrivá, que también tenía un gran amor por santa Teresa de Ávila y los carmelitas; fue el fundador del Opus Dei, una prelatura dentro de la Iglesia católica a la que me uní como cooperadora, con la misión de rezar por sus miembros y sacerdotes. Sentí que Dios me llamaba a un compromiso más profundo, pero no sabía si eso era con el Opus Dei, o en la vida religiosa como monja; un amigo sacerdote me dijo que tenía que decidirme y elegir qué camino tomar, que no podía quedarme suspendida en la incertidumbre para siempre. Él tenía razón, así que comencé a orar y ayunar tratando de escuchar la llamada de Dios; mi vida había pasado por muchos cambios en un período de tiempo muy corto y ahí experimenté una “noche oscura” del alma.

Mi cruz se sentía muy pesada, pero sabía que si seguía perseverando en mi fe, todo estaría bien; tuve que dejar de lado la necesidad de tener el control total, permitir que Dios liderara el camino y dejé de luchar contra su voluntad. Había estado tan envuelta en mi propio ego y mis deseos, que no podía escucharlo; al hacerme consiente de esto decidí soltar el control, vivir cada día como un regalo de Dios y dejar que Él liderara el camino; adopté la filosofía de que Dios nos coloca donde estamos en la vida porque ahí es donde Él nos necesita en ese momento específico; me hice un instrumento para su divina voluntad. Cuando me abandoné a Dios, Él me mostró que todo había sucedido porque Él me estaba llamando desde el principio.

Conduce mi vida, amable luz

Seguí recibiendo regalos de los santos que me llevaban al Carmelo; un día, me llamó la atención que una rosa de color brillante crecía desde el cemento, después descubrí que era el cumpleaños de santa Teresa de Lisieux quien dijo que enviaría rosas a las personas como señal del cielo. Ese mismo día, estaba en una tienda de incienso secular cuando me encontré con una caja de bonitas varitas de incienso con aroma a rosas con una imagen de santa Teresa de Lisieux en la caja; estos pequeños signos ayudaron a plantar semillas de vocación y semillas de fe en mi vida.

Mientras escribo esto, estoy a punto de celebrar mi 6º aniversario como católica y preparándome para entrar en el jardín sagrado de Nuestra Señora del Monte Carmelo, aceptando esta vocación de ser monja de clausura, si Dios quiere que así sea, pasaré mi vida rezando por la Iglesia, por el mundo y por los sacerdotes. Ha sido un largo viaje, y he conocido a muchas personas maravillosas por el camino.

Santa Teresa de Lisieux se refirió al Carmelo como su desierto, donde nuestro Señor pasó cuarenta días en contemplación y oración; pero para mí es el jardín de Getsemaní donde nuestro Señor se sentó entre los olivos en agonía. Me uno a Él en su agonía con amor desenfrenado, y camino con Él por la vía dolorosa; juntos sufrimos por las almas y ofrecemos al mundo nuestro amor.

'

By: Holly Rodriguez

More