Home/Encuentro/Article

May 27, 2023 295 0 Barbara Lishko, USA
Encuentro

Caminata de Fe: Hecha para Más

¡Decir “Sí” a Dios es la mejor decisión que puedes tomar!

“Por favor, ayuda”, suplicó una señora en la Iglesia, mientras hacía los anuncios después de la misa: “necesitamos desesperadamente maestros para el programa de educación religiosa de secundaria”. Fingí no escuchar. Acabábamos de regresar a Arizona desde Illinois, y el mayor de nuestros cinco hijos estaba ingresando a la escuela secundaria. Cada domingo, la misma súplica sencilla. Dios debe haber estado trabajando en mí semana tras semana. Sabía que estaba agregando cinco niños a la lista; después de todo, tal vez debería ayudar. Mi negación se desvaneció y me inscribí.

Siempre he dicho que no nací con un “gen no», y las organizaciones pueden verme llegar a una milla de distancia. Este nuevo “sí” es un punto en el caso. “Soy católica de cuna, ¿qué tan difícil puede ser enseñar a los niños?”

Durante los siguientes dos años, los ministros de jóvenes aparecieron por todas partes. Al terminar las actividades, nuestro pastor se me acercó y me dijo que mis compañeros maestros voluntarios me habían recomendado que asumiera el cargo de ministro de jóvenes. ¿A mí? ¿Estás dispuesta a intentarlo? Una vez más, ese “gen no” faltante, no pudo salvarme. Dios obra de maneras misteriosas y, en unas pocas semanas, yo era la nueva dama de la Iglesia de secundaria. Anteriormente supuse que solo los sacerdotes y las monjas podían trabajar para la Iglesia Católica. Recuerdo haber pensado en lo asombroso que sería trabajar en un ambiente tan sagrado con compañeros de trabajo de ideas afines en la viña del Señor. No pasó mucho tiempo para que esa fantasía fuera cumplida.

Poco después de iniciar mi nuevo trabajo, me di cuenta de que alguien que trabajara para la Iglesia debería tener respuestas a las preguntas difíciles y poseer inteligencia teológica. Ese pensamiento me aterrorizó. Yo no tenía experiencia laboral ni educación en nada de la rama eclesiástica. La realidad de que yo me sentía tonta e ignorante cuando se trataba del conocimiento de la fe, me invadió cada momento de vigilia. Más de cuarenta años de ser católica y lo único que sabía era ponerme de rodillas. No estaba al tanto de esa conocida frase que a menudo citan, de que Dios equipa a los que llama. Sin embargo, fue el mismo miedo el que me impulsó a la acción. Asistir a la universidad no era una opción. Esto significaba que necesitaba ser creativa. Encontré un casete de la Hermana Gloria cuando un hijo estaba en su clase de jardín de infantes. Durante ocho años, nunca tuve tiempo de escucharlo. Algo me llevó a hacerlo después de tanto tiempo. Se llamaba “La historia de conversión del Dr. Scott Hahn”. No tenía idea de quién era el Dr. Hahn, pero en un momento de tranquilidad, presioné reproducir. El viaje en la búsqueda de la verdad de este ministro presbiteriano fue fascinante; un viaje que lo llevó a la Iglesia Católica.

Necesitaba más.

En ese momento, nos enteramos de una conferencia de familias católicas en California que se llevaría a cabo ese verano. Nunca había oído hablar de la mayoría de los oradores, pero el Dr. Hahn estaría allí. Mi esposo también estaba intrigado y trajimos a toda la familia. Oradores como Tim Staples, Jesse Romero, Steve Ray y tantos otros conversos nos inspiraron, avivando las brasas de nuestros corazones. Compramos libros y casetes sobre muchos temas, incluida la apologética y el arte de defender la fe. Los niños estaban emocionados, y nosotros también. Una pasión que simplemente no teníamos antes, comenzaba a arder en nosotros. Año tras año, invitábamos a otras familias a unirse a nosotros en la conferencia familiar, y ellas también ardían en llamas.

Necesitaba ser certificada como ministro de jóvenes. Una vez más, Dios proveyó y asistí a la conferencia de verano de San Juan Bosco en la Universidad Franciscana. Todo esto fue una nueva aventura para mí. Nunca había experimentado a Dios a través de la oración, el culto, la adoración, la catequesis y oradores increíbles. Tenía más hambre que nunca, con una voracidad antes no experimentada. Con cada precioso bocado que consumía, deseaba más. ¿Cómo podía ser tan vieja y tan ignorante de Dios y de mi fe?

Al contrario de lo que la gente imagina, expandir tu conocimiento y amor por Dios no es aburrido. Fue estimulante e inspirador. Mi relación con Dios finalmente estaba siendo alimentada. La Misa cobró vida para nosotros; el gozo y el aumento en la fe fueron evidentes para todos los que encontré. Mi pasión entusiasta invadió todos los aspectos de mi vida, especialmente el trabajo ministerial. Dios me bendijo generosamente; sí, y el fruto fue abundante. Todo el tiempo, Dios me había estado acercando a Él, poniendo las migajas de pan que me acercaban paso a paso.

Veintiún años después, todavía trabajo para la Iglesia Católica, pero ahora estoy en preparación para el matrimonio. Todavía busco muchas vías para seguir avivando ese fuego que se encendió hace tantos años. Mi infinita gratitud va para aquellos conversos que, a toda costa, buscaron la verdad y estuvieron abiertos a donde Dios los guiaba. Nunca sabrán cuántas vidas impactó Dios con su “sí”; y por extensión, la mía.

Y esos cinco niños pequeños se casaron por la Iglesia y están criando a sus hijos para que conozcan a Dios y amen su fe católica. Mi esposo también ha sido diácono durante diez años. Toda la gloria a ti, oh Señor. Eres tan generoso y bueno con nosotros; sabías la mejor ruta para prender fuego a mi corazón. No puedo agradecerte lo suficiente. “Además, Dios puede hacer que toda gracia sea abundante para ustedes, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo necesario, abunden para toda buena obra” (2 Corintios 9, 8).

A través del sufrimiento y la oración, todo lo que me has dado me ha llevado cada vez más cerca de ti y de todos los que has puesto en mi camino. ¡Gracias Señor!

Share:

Barbara Lishko

Barbara Lishko has served the Catholic Church for over twenty years. As wife of Deacon Mark for over forty-two years, she is a mother of five, grandmother of nine and counting. They live in Tempe, Arizona, USA. She frequently blogs at pouredmyselfoutingift.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Articles