Home/Evangelizar/Article

Nov 25, 2023 154 0 Jon Blanco
Evangelizar

Libertad en cautiverio

Las bendiciones fueron abundantes: amigos, familia, dinero, vacaciones… lo que sea, lo tuve todo. Entonces, ¿cómo salió todo tan mal?

Realmente no tuve una infancia maravillosa (díganme quién la ha tenido), pero no diría que fue terrible. Siempre había comida en la mesa, ropa sobre mi espalda y un techo sobre mi cabeza; pero teníamos nuestras luchas. No me refiero solo a las dificultades económicas que definitivamente tuvimos; me refiero a que luchamos por encontrar nuestro camino como familia. Mis padres se divorciaron cuando yo tenía seis años; lo que llevó a mi padre a beber más que nunca, mientras que mi madre convivía con hombres que consumían las mismas drogas y tenían los mismos hábitos que ella.

Aunque tuvimos un comienzo difícil, las cosas no quedaron así. Finalmente, contra todas las probabilidades estadísticas, mis padres y mi ahora padrastro, por la gracia de Dios alcanzaron la sobriedad y se han mantenido así. Las relaciones se reconstruyeron y el sol comenzó a salir nuevamente en nuestras vidas.

Pasaron algunos años y llegó un momento en el que me di cuenta de que tenía que hacer algo productivo y diferente en mi vida para poder dejar atrás todos los obstáculos de mi infancia. Me abroché el cinturón y regresé a la escuela. Obtuve mi licencia de barbero y comencé una buena carrera. Gané mucho dinero y conocí a la mujer de mis sueños. Finalmente surgió la oportunidad y comencé una segunda carrera en el ámbito policial, además de cortar cabello. Yo le agradaba a todo el mundo, tenía amigos en las altas esferas y parecía que el cielo era el límite.

Entonces, ¿cómo terminé en prisión?

Increíblemente cierto

Espera un momento, esta no es mi vida… esto no puede ser real… ¡¿CÓMO ME ESTÁ PASANDO ESTO A MÍ?! Verás, a pesar de todo lo que tenía, me faltaba algo. La peor parte es que todo el tiempo supe exactamente qué era ese algo, y lo ignoré. No es que nunca lo haya intentado; pero simplemente no pude darle “mi todo” a Dios. En cambio, lo perdí todo… ¿no fue así?

Así es como esto sucede: cualquier pecado al que te aferres eventualmente echará raíces en lo más profundo de tu alma y te ahogará hasta que no puedas respirar más. Incluso los pecados aparentemente insignificantes van exigiendo más de ti; esto sucede poco a poco, hasta que tu vida está patas arriba, y estás tan desorientado que ya no sabes hacia dónde vas.

Así empezó todo para mí. Comencé a ceder a mis pensamientos lujuriosos en algún momento durante la escuela secundaria. Cuando estaba en la universidad, me había convertido en un mujeriego en toda la regla. Cuando finalmente conocí a la mujer de mis sueños, ya no había forma de que pudiera hacer lo correcto. ¿Cómo podría alguien como yo ser fiel?

Pero eso no es todo.

Durante un tiempo intenté ir a misa y hacer todo lo correcto; me confesaba regularmente e incluso me uní a clubes y comités; pero siempre guardaba para mí un poco de mis viejos pecados. No necesariamente porque quisiera hacerlo, sino que estaba muy apegado a ellos y tenía miedo de dejarlos ir.

Pasó el tiempo y poco a poco dejé de ir a misa; mis viejos hábitos pecaminosos comenzaron a pudrirse y a volver a ocupar el primer plano de mi vida. El tiempo pasó rápido y los placeres se arremolinaban a mi alrededor mientras dejaba de lado la precaución. Estaba drogado con la vida; además, tuve mucho éxito y muchos me admiraron. Fue entonces cuando todo se vino abajo: Tomé algunas decisiones terribles que me dejaron cumpliendo una sentencia de 30 años de prisión. Más importante aún, dejé atrás a personas que me amaron y cuidaron, cargando toda una vida de dolor.

Verás, el pecado tiene una manera de convencerte de ir más lejos de lo que has llegado y hacerte más depravado de lo que alguna vez fuiste. Tu brújula moral se vuelve confusa. Las cosas peores parecen más emocionantes y los viejos pecados ya no son suficientes. Antes de que te des cuenta, te habrás convertido en alguien que ni siquiera reconoces.

Un avance rápido hasta el día de hoy

Vivo en una celda de 11×9 pies y paso veintidós horas al día encerrado dentro de ella. Hay caos a mi alrededor. No es así como imaginé que sería mi vida.

Pero encontré a Dios dentro de estos muros.

He pasado los últimos años aquí en prisión orando y buscando la ayuda que necesitaba. He estado estudiando las Escrituras y tomando muchas clases. También he estado compartiendo el mensaje de la misericordia y la paz de Dios con todos los reclusos que quieran escucharme.

Fue necesario un llamado de atención extremo antes de que finalmente me entregara a Dios; pero ahora que lo hice, mi vida ha sido totalmente diferente. Me despierto cada mañana agradecido de estar vivo. Agradezco cada día la lluvia de bendiciones que recibo a pesar de mi encarcelamiento. Por primera vez en mi vida sentí paz en mi alma. Fue necesario perder mi libertad física para encontrar mi libertad espiritual.

No es necesario ir a prisión para encontrar y aceptar la paz de Dios. Él te encontrará dondequiera que estés; pero déjame advertirte: si le ocultas algo, es muy probable que termines siendo mi vecino en prisión.

Si te reconociste a ti mismo en esta historia, por favor no esperes para buscar ayuda y orientación profesional. Puedes comenzar por tu párroco local, o alguna otra persona o profesional que te brinde ayuda. Nunca te avergüences de admitir que tienes un problema; no hay mejor momento que el AHORA para buscar ayuda.

Si estás en prisión y estás leyendo esto, quiero que sepas que aún no es demasiado tarde para ti. Dios te ama. Él puede perdonar cualquier cosa que hayas hecho. Jesucristo derramó su preciosa sangre para perdonarnos a todos los que acudimos a Él con nuestro dolor y nuestro quebrantamiento. Puedes comenzar ahora, en este mismo momento, reconociendo que eres impotente sin Él. Clama a Él con las palabras del publicano: «Oh Dios, ten misericordia de mí, pecador» (Lucas 18,13).

Los dejo con esto: «¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero si pierde su alma?» (Mateo 16,26).

Share:

Jon Blanco

Jon Blanco is an inmate in the Louisiana Department of Corrections. After working fourteen years as a barber, he now works as a professional artist and author from behind bars. His debut novel, Fleece as White As Snow, is expected to be released in late 2024.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Articles