Home/Evangelizar/Article

Mar 05, 2024 67 0 Nisha Peters
Evangelizar

¡Conviértete en un superhéroe hoy!

Cuando era niña quería convertirme en superheroína, pero finalmente acepté que era el sueño tonto de una infante, hasta que…

Cuando era niña, me levantaba temprano los sábados por la mañana para ver los Super-amigos, una caricatura sobre un grupo de superhéroes que salvaban al mundo; y como resultado, soñaba ser una superheroína cuando creciera; imaginaba recibir una señal de alguien que necesitaba ayuda y volaba rápidamente a su auxilio. Todos los superhéroes que veía en la televisión tenían una identidad secreta. Para el mundo, parecían personas normales con vidas aburridas; sin embargo, en tiempos difíciles se movilizaban rápidamente y trabajaban juntos para salvar a la humanidad de los malos.

Al ir creciendo, reconocí que los superhéroes de los dibujos animados eran personajes imaginarios, asi que renuncié a mis tontas aspiraciones; hasta que un día conocí a un verdadero superhéroe que me abrió los ojos. De vez en cuando pasaba a rezar a la capilla de adoración perpetua en una iglesia local; dado que alguien tiene que estar presente en todo momento durante la adoración eucarística, los voluntarios se inscriben por intervalos cortos (de una hora). En muchas de mis visitas, noté a un hombre mayor en una silla de ruedas que se sentó y oró durante horas en la capilla, parecía tener unos 90 años; de vez en cuando, él sacaba diferentes artículos de una bolsa: una Biblia, un rosario o un pedazo de papel que supongo, era una lista de oración. Me preguntaba qué tipo de trabajo hacía cuando era más joven y físicamente sano; lo que sea que hiciera antes, probablemente no era tan significativo como lo que estaba haciendo ahora. Me di cuenta de que este caballero en silla de ruedas estaba haciendo algo mucho más importante que la mayoría de nosotros que parecíamos estar siempre corriendo y ocupados.

Recordé que los superhéroes con su identidad secreta pasaban desapercibidos a los ojos de los demás. Esto quería decir que yo también podía ser un superhéroe de oración.

Respondiendo a los SOS

Decidí unirme a la cadena de oración de la iglesia; este es un grupo de personas comprometidas a interceder por otros en privado. Muchos de estos guerreros de oración son ancianos, algunos son personas con discapacidades, otros se encuentran temporalmente confinados en casa por diversas razones. Recibimos notificaciones por correo electrónico de los nombres de las personas que solicitan oraciones. Al igual que los superhéroes de los dibujos animados que vi hace mucho tiempo, nuestro grupo recibe una señal cuando alguien necesita ayuda.

Las peticiones de oración llegan a todas horas del día: el Sr. “X” se cayó de una escalera y está siendo llevado al hospital; la Sra. “Y” ha sido diagnosticada con cáncer; un nieto ha estado involucrado en un accidente automovilístico; el hermano de un hombre ha sido secuestrado en Nigeria; una familia ha perdido su casa en un tornado… Las necesidades son muchas.

Nos tomamos muy en serio nuestra responsabilidad como intercesores; dejamos de hacer lo que estamos haciendo y nos ponemos a orar. Somos un ejército de guerreros de oración, luchamos contra las fuerzas invisibles de la oscuridad; por lo tanto, nos ponemos toda la armadura de Dios y luchamos con armas espirituales; oramos en nombre de otros que están en necesidad. Con perseverancia y dedicación ofrecemos continuamente nuestras peticiones a Dios.

El efecto héroe

¿Puede la oración hacer una diferencia? De vez en cuando, recibimos comentarios de las personas que han solicitado oración: Nos dijeron que el hombre secuestrado en Nigeria fue liberado en una semana; muchos experimentan curaciones milagrosas; pero sobre todo, las personas son fortalecidas y consoladas en tiempos de sufrimiento. ¡Jesús oró y revolucionó el mundo! La oración era parte de su ministerio de sanación, liberación y provisión para los necesitados. Jesús estaba en constante comunicación con el Padre, incluso enseñó a sus discípulos a orar.

La oración nos permite entender la perspectiva de Dios y alinear nuestra voluntad con su naturaleza divina. Cuando intercedemos por los demás nos convertimos en socios de Cristo en su ministerio de amor; cuando compartimos nuestras preocupaciones con Dios omnipotente, omnisciente y omnipresente, hay un cambio en la atmósfera; nuestra oración fiel, unida a la voluntad de Dios, puede mover montañas.

«Te suplicamos Señor que nos ayudes y nos defiendas: libera a los oprimidos, compadécete de los insignificantes, levanta a los caídos, muéstrate a los necesitados, sana a los enfermos, trae de vuelta a los de tu pueblo que se han extraviado, alimenta a los hambrientos, levanta a los débiles, quita las cadenas de los prisioneros; que todas las naciones lleguen a saber que solo tú eres Dios, que Jesús es tu Hijo y que nosotros somos tu pueblo, tu rebaño, amén» (San Clemente).

Share:

Nisha Peters

Nisha Peters serves in the Shalom Tidings’ Editorial Council and also writes her daily devotional, Spiritual Fitness, at susannapeters.substack.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Articles