Home/Encuentro/Article

Oct 31, 2023 105 0 Patrick Reynolds, Ireland
Encuentro

Un actor que se convirtió en evangelizador

Como actor y director, Patrick Reynolds pensaba que creer en Dios era solo para personas santas; no entendió el plan de Dios hasta el día en que tuvo una experiencia sobrenatural mientras rezaba el rosario. Aquí te contamos su increíble historia.

Nací y crecí en una familia católica; íbamos a misa todas las semanas, rezábamos nuestras oraciones diarias, asistíamos a la escuela católica y teníamos muchos objetos sagrados en la casa; pero de alguna manera la fe no penetró en mí. Cada vez que cruzábamos el umbral de la casa, mamá nos salpicaba con agua bendita; pero desafortunadamente no teníamos una relación personal con Jesús, ni siquiera sabía que eso podía ser posible. Solía pensar que Dios vivía en las nubes en alguna parte y que nos veía a todos, pero en mi propia mente y corazón Él era muy distante e inalcanzable. Aunque me enseñaron acerca de Él, no comprendía realmente quién era. Cuando tenía unos diez años, mi madre comenzó a ir a un grupo de oración carismático, y vi que su fe se volvía muy real y personal; ella fue curada de una depresión, así que sabía que el poder de Dios era real; pero pensé que Dios era solo para personas santas como mi madre. Anhelaba algo más profundo que lo que se me ofrecía. Cuando se trataba de los santos, no entendía su función y no creía que tuvieran nada que ofrecerme porque no creía que pudiera ser santo.

Vacío e insatisfecho

Cuando dejé la escuela quería ser rico y famoso para poder ser amado por todos; pensaba que eso me haría feliz. Decidí que convertirme en actor sería la forma más fácil de lograr mis objetivos. Entonces, estudié actuación y finalmente me convertí en un exitoso actor y director. Esto me abrió las puertas a una vida que nunca había experimentado y a más dinero del que podría manejar; así que lo usé tratando de impresionar a personas importantes en la industria. Toda mi vida fue un ciclo de comprar cosas para impresionar a la gente, con el fin de ganar más dinero para comprar cosas e impresionar a la gente. En lugar de sentirme realizado, me sentí vacío, me sentí como un fraude. Toda mi vida fue pretender ser lo que otras personas querían que fuera. Estaba buscando algo más, pero nunca entendí que Dios tenía un plan para mí. Mi vida se trataba de fiestas, bebidas y relaciones, pero estaba llena de descontento.

Un día, mi madre me invitó a una gran conferencia católica carismática en Escocia. Para ser honesto, no quería ir porque pensé que había dejado atrás todas esas cosas de Dios; pero las mamás son buenas para el chantaje emocional; pueden llevarte a hacer cosas que nadie más puede. Ella me dijo: «Pat, me iré a hacer trabajo misionero a África por dos años; si no vienes a este retiro, no podré pasar tiempo contigo antes de irme». Así que fui. Ahora me alegra haber ido; pero en ese momento, me sentí incómodo. Se sentía extraño ver a tanta gente cantando y alabando a Dios. Mientras miraba alrededor de la habitación haciendo juicios en mi cabeza, Dios de repente, irrumpió en mi vida. El sacerdote habló sobre la fe, Jesús en la Eucaristía, los santos y Nuestra Señora de una manera tan real y tangible, que finalmente entendí que Dios estaba muy cerca, no en algún lugar en las nubes, y que Él tenía un plan para mi vida.

Algo más

Entendí que Dios me había creado por una razón, y dije mi primera oración sincera ese día: «Dios, si estás allí, si tienes un plan para mí, necesito que me ayudes; muéstrame de una manera que pueda entender». Las personas comenzaron a rezar el rosario que no había rezado desde que era muy joven, así que me uní a cualquier oración que recordaba. Cuando comenzaron a cantar, algo en mi corazón se derritió, y por primera vez en mi vida experimenté el amor de Dios. Estaba tan abrumado por este amor que experimentaba, que comencé a llorar; fue a través de la intercesión de Nuestra Señora, que pude entrar en la presencia de Dios. Fui a misa ese día, pero sabía que no podía recibir la comunión porque no me había confesado en mucho tiempo. Mi corazón anhelaba estar más cerca de Dios, así que pasé las siguientes semanas preparándome para hacer una confesión honesta y completa. Cuando era niño, iba a confesarme regularmente, pero no creo que alguna vez haya sido realmente honesto; así que tomé mi lista de pecados y fui a confesarme; y esta vez, al experimentar la absolución, sentí un inmenso amor y una gran paz. Decidí que quería más de esto en mi vida.

¿Actuar o no?

Como actor fue muy difícil vivir mi fe; cada parte que me ofrecían contradecía mis creencias como católico; pero no tenía suficiente formación en la fe, sabía que necesitaba más ayuda. Así que comencé a asistir a una iglesia pentecostal, donde conocí a personas que me enseñaron sobre la Biblia y cómo alabar y adorar. Me ofrecieron tutoría, amistad y comunidad; pero no podía dejar atrás a Jesús en la Eucaristía, así que permanecí en la Iglesia Católica. Cada semana los pentecostales desafiaban mis creencias católicas; esto me llevó a estudiar mi catecismo, para regresar con respuestas para ellos. Me ayudaron a convertirme en un mejor católico al comprender por qué creo en lo que creo.

En un momento dado tuve un bloqueo mental y emocional sobre por qué los católicos tenían tanta devoción a María: «¿Por qué rezas a María?», me preguntaron, «¿por qué no vas directamente a Jesús?» Esto ya estaba en mi mente, así que luché para encontrar una respuesta que tuviera sentido. El Santo Padre Pío fue un hacedor de milagros cuya vida me inspiró a convertirme en una mejor persona; al leer acerca de cómo su devoción a Nuestra Señora lo llevó profundamente al corazón de Cristo, al de la Iglesia, y al Papa Juan Pablo II, el testimonio de estos dos grandes hombres me inspiró a confiar y seguir su ejemplo. Por lo tanto, recé todos los días por las intenciones del Papa a través del Inmaculado Corazón de María.

Fui a un retiro mariano para saber más; escuché sobre la gran devoción de San Luis de Montfort a María y sobre cómo el hecho de hablar con ella en oración, es la forma más rápida y sencilla de llegar a ser como Jesús. El santo explicó que hay dos formas de hacer una estatua: esculpirla arduamente a partir de una pieza dura de material con un martillo y un cincel, o llenar un molde con resina y dejar que se endurezca; cada estatua formada en el molde sigue su forma perfectamente (siempre y cuando esté llena). María es el molde en el que se formó el cuerpo de Cristo. Dios la hizo perfecta para ese propósito; si eres moldeado por María, ella te formará perfectamente, si te entregas plenamente.

Al escuchar esto, entendí que era verdad. Cuando rezamos el rosario, en lugar de simplemente decir las palabras, traté de rezarlas con todo mi corazón, meditando en los misterios. Algo inesperado sucedió: experimenté el amor de nuestra Santísima Madre; era como el amor de Dios, y sabía que venía del amor de Dios… pero era diferente. Ella me ayudó a amar a Dios de una manera que nunca había podido por mí mismo; estaba tan abrumado por este amor que me conmoví hasta las lágrimas de alegría. Encontrar este regalo tan maravilloso fue como el tesoro en el campo de la parábola; estarías dispuesto a vender todo para comprar el campo y poder quedarte con este tesoro. Desde ese momento, supe que no podía seguir actuando; no podía vivir en ese mundo secular y ser un buen católico; también sabía que la gente necesitaba saber acerca del amor de Dios, así que dejé mi carrera de lado para poder evangelizar.

Profundizando

Vine a Knock en Irlanda para preguntar a Dios qué quería de mí; Nuestra Señora apareció allí en 1879 junto con San José, San Juan y Jesús como el Cordero de Dios en el altar, rodeado de ángeles. María vino a guiar a la gente a Jesús; su papel es llevar a las personas al Cordero de Dios. En Knock, conocí a la mujer con la que me casaría y a las personas que me ofrecieron un trabajo siendo misionero. Vine por un fin de semana y 20 años después, todavía vivo en Irlanda.

Mi amor por la Santísima Virgen continuó creciendo una vez que aprendí a rezar el rosario correctamente. Siempre me había resultado muy difícil rezarlo por mi cuenta hasta que fui al Santuario Nacional en Walsingham, Inglaterra; en la pequeña capilla frente a la estatua de Nuestra Señora de Walsingham, le pedí a la Santísima Madre la gracia de rezar y entender el rosario: ¡Algo increíble sucedió! Cuando comencé a rezar los misterios gozosos, en cada misterio, entendí que Nuestra Señora no era solo la madre de Jesús: Ella era mi madre, y me sentí creciendo junto a Jesús a través de su infancia.

Así que cuando María dijo “Sí” en la Anunciación, a ser la Madre de Dios, también me estaba diciendo «Sí», dándome la bienvenida a su vientre con Jesús. Mientras María viajaba para visitar a su prima, me sentí llevado en su vientre con Jesús, y Juan el Bautista saltó de alegría de que yo estuviera allí en el cuerpo de Cristo. En la natividad de Cristo, sentí como si María me diera nueva vida, diciendo “Sí» a resucitarme. Cuando ella y San José presentaron a Jesús en el Templo, también me ofrecieron al Padre, aceptándome como su hijo. Cuando encontraron a Jesús en el Templo, sentí que María también me estaba encontrando a mí; yo estaba perdido, pero María me había estado buscando; me di cuenta de que María había estado orando con mi madre todos esos años para que mi fe regresara.

Ayudé a fundar Holy Family Mission (Misión de la Sagrada Familia), una casa donde los jóvenes podían venir a aprender sobre su fe y obtener la formación que pudieron haber perdido cuando eran niños. Elegimos a la Sagrada Familia como nuestros patrones, sabiendo que entramos en el corazón de Jesús a través de María; ella es nuestra Madre y en su seno somos formados como Cristo bajo el cuidado de San José.

Gracia sobre gracia

Nuestra Santísima Madre fue fundamental para ayudarme a encontrar a mi esposa en Knock y conocerla mientras trabajábamos juntos en un movimiento llamado Juventud 2000, que se centra en Nuestra Señora y la Eucaristía. El día de nuestra boda, nos consagramos a nosotros mismos, a nuestro matrimonio y a cualquier futuro hijo a Nuestra Señora de Guadalupe; ahora tenemos nueve hermosos hijos, cada uno de los cuales tiene su fe y devoción únicas a Nuestra Señora, por lo que estamos muy agradecidos.

El Rosario se ha convertido en una parte muy importante de mi fe y en un canal para muchas gracias en mi vida. Cada vez que tengo un problema, lo primero que hago es recoger mis cuentas de rosario y dirigirme a Nuestra Señora. San Juan Pablo II dijo que es como tomar su mano para dejarnos guiar a través de cualquier momento oscuro; una guía segura a través de los problemas.

Una vez, tuve una pelea con un amigo cercano, y me resultaba muy difícil reconciliarme; sabía que me había hecho daño, y me resultó difícil perdonar. Esta persona no podía ver el daño que me había causado a mí y a otros; una parte de mí quería hacer algo al respecto, otra parte de mí quería venganza. Pero puse mi mano en mi bolsillo y recogí mis cuentas de rosario; solo había rezado una decena del rosario, antes de que este amigo se diera la vuelta con un semblante cambiado y dijera: «Pat, me acabo de dar cuenta de lo que te hice y cuánto te he lastimado; me disculpo». Al abrazarnos y reconciliarnos, reconocí el poder que Nuestra Señora tiene para cambiar los corazones.

María es el medio que Dios eligió para entrar en este mundo, y Él todavía elige venir a través de ella; ahora entiendo que no vamos a María en lugar de ir a Jesús; vamos a María porque Jesús está dentro de ella. En el Antiguo Testamento, el Arca de la Alianza contenía todo lo que era santo: María es el Arca de la Nueva Alianza, el tabernáculo vivo de la fuente de toda santidad; Dios mismo. Por eso, cuando quiero estar cerca de Cristo, siempre me dirijo a María; a ella que compartió la relación más íntima con Él dentro de su propio cuerpo. Al acercarme a ella, me acerco a Él.

Share:

Patrick Reynolds

Patrick Reynolds is the director of formation at the Holy Family Mission in Ireland.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Articles