` ¡PRESTA ATENCIÓN PARA QUE NO CAIGAS! - Shalom Tidings
Shalom Tidings
Download the free app and experience a new lifestyle today!
No Thanks Open

Home/Contratar/Article

Ago 06, 2019 446 0 Antony Kalapurackal,
Contratar

¡PRESTA ATENCIÓN PARA QUE NO CAIGAS!

Aquella soleada y agradable mañana salí nuevamente como cada día rumbo a la Universidad de San Miguel en la India,
renombrada universidad de mi ciudad natal donde estaba estudiando. Poco sabía que sería un día inolvidable.
Las clases se interrumpieron abruptamente no mucho después de haber comenzado; el sindicato universitario había
declarado una “protesta” en respuesta a una decisión que había tomado el gobierno estatal. El rector declaró día libre
para los estudiantes universitarios. Los estudiantes activistas políticos salieron en bola hacia la calle atravesando los
límites del campus universitario, y comenzaron a bloquear el servicio público de transporte.
Mis compañeros de clases decidieron disfrutar el día libre y comenzaron a jugar cricket dentro del área universitaria y
yo me uní a ellos. Fue un acto de desobediencia de mi parte, porque mi padre me había instruido estrictamente salir
de la universidad lo antes posible en caso de una protesta.
Mientras disfrutábamos del juego, las cosas comenzaron a ponerse peores por todos lados. La protesta se tornó
violenta. Los estudiantes comenzaron a lanzar piedras contra los policías y éstos respondían a “macanazos”. Los
estudiantes regresaron al campus y desde allí siguieron lanzando piedras; la policía tenía prohibida la entrada al área
universitaria.
Con el paso del tiempo la situación se fue saliendo de control. Un par de oficiales policiacos tenían heridas graves.
Finalmente, la policía irrumpió en el área universitaria y los aterrados estudiantes comenzaron a correr por todas
partes. ¡No teníamos otra opción más que correr! Nosotros nos dirigimos al Seminario del “Sagrado Corazón” cerca de
la universidad, en donde las autoridades intentaron ayudarnos encerrándonos en un corredor, pero no fue suficiente.
Nos detuvieron y nos llevaron a la estación de policía. Se presentaron cargos y nos llevaron a la corte, y la corte
dictaminó prisión preventiva. Nos tomó cuatro días presentar una fianza, y dos años para que nos absolvieran de
todos los cargos. Durante ese tiempo, tuve que presentarme en la estación de policía cada semana para pasar lista, y
en la corte para escuchar audiencias casi una vez al mes.
Más tarde, cuando comencé mi camino con el SEÑOR, pude fácilmente relacionar aquel incidente con la manera en
que escuchaba y seguía al Señor. Todas las ocasiones en que le había puesto atención, habían llovido bendiciones
sobre mi vida; y las veces que no lo hice, fui víctima de una gran cantidad de tentaciones en las que finalmente había
caído. He aquí algunas de las lecciones que aprendí:

 La desobediencia siempre trae una etiqueta con precio: Cuando desobedecemos a Dios pagamos un precio
por ello. Al principio quizás nos liberemos de serias consecuencias, pero si continuamos desobedeciendo,
invariablemente terminaremos pagándolo. En mi caso, no era la primera vez que desobedecía a mi padre,
pero como no tuve ningún problema grave, seguí desobedeciendo hasta que terminé pagando un alto precio.

 No se trata de un castigo, sino de consecuencias naturales: “…sino que cada uno es probado por su propia
concupiscencia que le arrastra y le seduce." (Santiago 1,14). Mi padre jamás me castigó por desobedecer, sino
que intentaba evitar que me metiera en problemas. Todos los sufrimientos que padecí, fueron consecuencias
naturales de mi desobediencia. Asimismo, cuando desobedezco a Dios, los problemas que enfrento son
consecuencias naturales de mis actos, y no un castigo del cielo.

 La desobediencia lastima a otros: Mi acto de desobediencia no sólo me causó sufrimiento a mí, sino a toda mi
familia. Desde el segundo día en la prisión, me recuperé de la batalla inicial y comencé a ajustarme a la vida de
la prisión. Las autoridades nos habían puesto en un solo corredor, y pasados dos días nos permitieron jugar
juegos de mesa. Comenzamos a disfrutar la vida de la cárcel, pero en casa mis padres y mis hermanos sufrían
profundamente hasta que regresé a casa. De igual manera, cuando nos alejamos de Dios por desobedecerle,
nos adaptamos rápidamente a nuestra dolorosa y penosa situación, pero el cielo estará inquieto hasta que
regresemos.
Oración:
“Abba, Padre, deseo obedecerte en todos y cada uno de los momentos de mi vida, pero muchas veces no escucho tus
palabras y fracaso. Estoy muy arrepentido, Señor, de haberte causado tanto dolor. Te pido que derrames abundantes
gracias sobre mí para que jamás vuelva a herirte. Amén.”

Share:

Antony Kalapurackal

Antony Kalapurackal serves in the Editorial Council of Shalom Tidings. Antony lives in Brisbane with his wife Vinita and children Abiel, Ashish, and Lucina.

Latest Articles