Shalom Tidings
Download the free app and experience a new lifestyle today!
No Thanks Get App

Home/Encuentro/Article

Oct 21, 2022 140 0 Teresa Ann Weider, USA
Encuentro

ME HE CAÍDO PERO PUEDO LEVANTARME

Dios responde las oraciones y, a veces, va mucho más allá de lo que jamás creímos que podría suceder…

Hay un comercial de televisión popular que se transmitió durante muchos años y muestra a una persona herida que grita desesperadamente: «¡Ayuda, me he caído y no puedo levantarme!» Aunque solo son actores que venden un sistema de alerta médica que solicita ayuda en caso de emergencia, cada vez que veo ese comercial me pregunto cómo sería estar en una posición tan vulnerable y desesperada. Estar solo e incapaz de volver a levantarse después de una caída debe ser estresante y aterrador. Afortunadamente, existen empresas y dispositivos en los que podemos confiar para implementar medidas de seguridad para nosotros o nuestros seres queridos en peligro.

Dilema recurrente

Ese comercial me vino a la mente un día cuando estaba haciendo un exámen de conciencia en preparación para recibir el Sacramento de la Penitencia (también conocido como Reconciliación o Confesión). Después de reflexionar sobre las cosas que ofendían a Dios y que me alejaban de su presencia, era frustrante desviarme del camino de la santidad una y otra vez. Ocurrió que había cosas que necesitaba confesar que anteriormente había confesado a menudo. San Pablo habla de sus luchas con el mismo dilema. En el libro de Romanos (7:15-19) dijo: “No puedo entender mi propio comportamiento. Fallo en llevar a cabo las cosas que quiero hacer, y me encuentro haciendo las mismas cosas que odio… en lugar de hacer las cosas buenas que quiero hacer, llevo a cabo las cosas pecaminosas que no quiero.” Esta es una lucha que todos experimentamos. El Catecismo de la Iglesia Católica define esta inclinación indeseada al pecado como “concupiscencia”.

Fue fácil relacionarme con el actor en el comercial porque espiritualmente me había caído y sentía que no podía volver a levantarme. Alejarme de Dios me colocó en una posición desesperada y vulnerable, privada de muchas de las gracias que Él nos ofrece. Mi relación con Dios estaba dañada y la idea de permanecer en ese estado era estresante y aterradora. Sin embargo, Jesús me ama. Él es misericordioso y ha establecido medidas de seguridad para todos los que todavía sufrimos con la inclinación indeseada al pecado.

Oración incesante

La iglesia a la que asistía mi familia ofrecía el Sacramento de la Penitencia una hora antes de la Misa de Vigilia del sábado por la noche. Era importante para mí confesarme el sábado porque valoraba mi relación con Dios y quería restaurarla. Le pregunté a mi esposo si se uniría a mí cuando terminaran las confesiones, para que pudiéramos asistir a Misa juntos. Para mi deleite, accedió. Fue criado como metodista y durante más de 25 años había sido mi oración incesante que Dios pusiera en su corazón el deseo de llegar a la plenitud de su fe, convirtiéndose en miembro de la Iglesia Católica. Por ahora, estaba esperando el tiempo de Dios y estaba feliz de que estuviéramos juntos.

La iglesia no estaba abarrotada, así que al poco tiempo estaba arrodillada ante el sacerdote para confesar mis pecados. Confesar el pecado requiere humildad, pero el gozo de la absolución me dejó sintiéndome nueva y restaurada. Después de completar la penitencia del sacerdote, mi corazón ya no se sentía pesado por el pecado. Todo a mi alrededor y en mí estaba en silencio, mientras una sensación de paz invadía mi espíritu una vez más. Repetidamente, agradecí a Dios por Su misericordia. En un momento, suspiré con satisfacción: “Señor, no quiero estropear este momento pidiéndote nada. Solo quiero agradecerte una y otra vez. Quiero ser como el leproso que volvió para agradecerte después de que lo sanaste”.

Me arrodillé allí envuelta en su santa presencia y entendí lo que realmente se siente al estar en un estado de gracia. Jesús había restaurado nuestra relación y éramos uno de nuevo. Sin embargo, estar quieta y en silencio es una virtud que es una lucha constante para mí. No pasó mucho tiempo antes de que un fuerte impulso de pedirle a Dios una sola cosa apareciera en mi cabeza. “Señor, solo una cosa y no es para mí. Por favor, dale a mi esposo el deseo de convertirse en católico. Quiero que sepa cómo se siente esto”. El tiempo de oración en silencio pasó rápidamente y no pasó mucho tiempo antes de que mi esposo se sentara a mi lado.

He oído decir que cuando oras en estado de gracia, tus oraciones son escuchadas claramente por Dios. Estás tan cerca de Él que puede escuchar los susurros de tu corazón. No estoy seguro de si esa es una doctrina católica sólida, pero demuestra cuán importante es permanecer cerca de Dios. Cuando comenzó la Misa esa noche, el sacerdote dio la bienvenida a todos y nos pidió que tomáramos un momento para ofrecer nuestra Misa por cualquier intención personal que pudiéramos tener esa noche. Su incitación fue maravillosa, pero no de la forma en que solía abrir la Misa. No queriendo desperdiciar el momento, inmediatamente repetí la oración para que mi esposo entrara en la fe católica. Nunca había escuchado a ese sacerdote comenzar la misa así antes o después de esa noche. En retrospectiva, fue una buena indicación de que la respuesta de Dios a mi oración era inminente. La intención permaneció en mi corazón por el resto de la Misa y me sentí muy conectada tanto con Dios como con mi esposo.

Noticias alarmantes

De camino a casa, mi esposo me dijo inesperadamente que tenía algo que decirme. Fue muy bueno que él condujera, porque las siguientes palabras podrían haberme sobresaltado y haberme desviado de la carretera. “He decidido que quiero inscribirme en el programa RICA (Rito de Iniciación Cristiana de Adultos) en nuestra iglesia y ver si quiero convertirme en católico”. Aturdida, no dije nada. Pensamientos y emociones se arremolinaban en mi mente y cuerpo. Recuerdo haberle preguntado a Dios: “¿Qué estaba pasando aquí? ¿El Sacramento de la Reconciliación había aclarado la conexión para que escucharas mi oración? ¿Había sido escuchada mi intención personal de Misa? ¿Estabas realmente respondiendo mis oraciones después de todos estos años?” Después de recuperar la compostura, mi esposo y yo hablamos sobre su decisión.

Habíamos asistido a Misa juntos durante todo nuestro matrimonio y para él era importante que nuestra familia fuera a una iglesia. A través de los años, había tenido muchas preguntas, pero había llegado a amar y confiar en la Iglesia Católica como su familia. El Espíritu Santo lo guió a comprender que era el momento adecuado para comprometerse plenamente a formar parte de esa familia y poder participar de todos los sacramentos y sus gracias. La siguiente Vigilia Pascual, después de haber completado el programa RICA, mi esposo finalmente fue confirmado como miembro de la Iglesia Católica, lo que nos llenó a ambos de gran alegría. Mi corazón sigue danzando de alegría, agradeciendo incesantemente a Dios por esta esperada respuesta a mi oración.

¡Más sorpresas guardadas!

Pero espera hay mas! Dios sabía que le había preguntado si realmente había escuchado y respondido mis oraciones. Quería asegurarse de que yo supiera con certeza que lo había hecho, porque me esperaban más sorpresas. Dos de nuestros hijos estaban en relaciones sólidas. Ambas eran jóvenes maravillosas que habían crecido caminando con el Señor en su fe protestante. Ellas también habían sido incluidos regularmente en mis oraciones por la conversión a la fe católica, aunque no había orado específicamente por ellas esa noche. Una semana después de esa misa especial, independientemente la una de la otra, ambas jóvenes me dijeron que tenían la intención de convertirse en católicas. Sé con certeza que la decisión de mi esposo de convertirse al catolicismo no fue una mera coincidencia y como un bono adicional: esas maravillosas jóvenes ahora son mis nueras. ¡Alabado sea el Señor!

No pretendo conocer la mente de Dios, ni como los 3, independientes el uno del otro, decidieron hacerse católicos. Es un milagro para mí y estoy feliz de dejarlo así. Bueno, no exactamente… una cosa más. Creo que cuando hacemos algo que daña nuestra relación con Dios, debemos ir a Él en confesión y decir que lo sentimos. Creo que cuando realmente queremos enderezar nuestra relación con Dios, Él quiere bendecirnos. Creo que la oración realmente funciona y Él quiere respondernos. Creo que Dios me ama y me bendijo no una, ni dos, sino tres veces ese sábado, pero también quería que yo supiera que Él escucha TODAS mis oraciones en TODO momento sin importar en qué estado me encuentre.

Sabía que había caído y, por la concupiscencia, es probable que vuelva a caer. ¡Aleluya, hay buenas noticias! Incluso cuando no puedo entender mi propio comportamiento; incluso cuando no puedo llevar a cabo las cosas que quiero hacer, y me encuentro haciendo las cosas que odio… incluso cuando no hago las cosas buenas que quiero hacer, y llevo a cabo las cosas pecaminosas que no deseo; con la gracia de Dios y a través de Su perdón, sé que no estoy solo, no tengo que estar estresado, asustado o caído. PUEDO volver a levantarme.

San Pablo, ruega por nosotros. Amén.

Share:

Teresa Ann Weider

Teresa Ann Weider serves the Church remarkably through her active involvement in various ministries over the years. She lives with her family in Folsom, California, USA.

Latest Articles