Home/Contratar/Article

Ene 25, 2023 313 0 Dina Mananquil Delfino, Australia
Contratar

Abrir La Cáscara No Destruirla

Cada uno de nosotros tenemos debilidades con las que luchamos. ¡Pero el Espíritu Santo es nuestro Ayudante!

Sed alegres en la esperanza, pacientes en la aflicción, fieles en la oración. (Romanos 12:12)

La paciencia no era mi punto fuerte antes de que me renovaran en mi fe.

Me avergüenzo cuando recuerdo momentos en los que perdí los estribos, como la vez que critiqué a alguien en la tienda por ser «racista» con mi madre;  el incidente en el trabajo en las Filipinas cuando irrumpí en la oficina del general exigiendo justicia para los empleados;  las muchas ocasiones en que hice una señal grosera con mi dedo a alguien que se me atravesó (¡Tal vez es por eso que el Señor no me permitió seguir manejando!); y todos los pequeños episodios patéticos de intolerancia, comportamientos groseros o mi mal humor cuando no me salí con la mía.

Era tan impaciente que, si alguien no llegaba en el momento en que acordamos reunirnos, partía de inmediato, justificando que no eran dignos de mi tiempo.  Cuando el Señor me hizo su llamado, la paciencia fue uno de los primeros frutos que obtuve del Espíritu Santo.  El Señor me insistió en que no podía ser una buena sierva si no tenía un corazón compasivo, paciente y comprensivo.

Aprendiendo a Esperar

Recientemente, mi esposo me llevó al Hospital de ojos y oídos Melbourne para un chequeo de emergencia. Me trajo recuerdos de los años en que viajaba diariamente al CBD, uniéndome a miles de trabajadores de la cuidad que parecían tan infelices pero que se sentían cómodos con la idea de que tenían el trabajo de su vida. Incluso trabajé muchas horas extras, pensando que me haría rica al hacerlo (no lo hice).

Trabajando en el sector corporativo, la única alegría que tenía era asistir a la misa que se celebraba a la hora del almuerzo en San Patricio o San Francisco. Si estaba realmente aburrida, deambulaba sin rumbo por el centro comercial Myer, haciendo compras sin sentido de cosas que me daban una felicidad temporal.

Todos los días, le preguntaba al Señor, cuándo me «liberaría» del tedioso viaje diario y de los trabajos insatisfactorios. Hubiera dicho que fue una pérdida de mi valioso tiempo de no haber sido por las misas diarias, los buenos amigos que conocí y la forma en que usé el tiempo en el tren: orando, leyendo buenos libros y bordando tapices.

Al mirar hacia atrás, tardó muchos años en responder a mi oración, para darme un trabajo significativo cerca de mi localidad, a solo quince minutos en automóvil de mi casa. Había persistido en mi oración, sin perder la esperanza y la confianza en que Él tendría misericordia de mí y atendería mi petición.

Cuando finalmente me despedí del trabajo de la cuidad, sentí que el peso se me levantaba de los hombros. Finalmente me liberé de la monotonía diaria.  Aunque estaba agradecida por la experiencia, me sentí renovada, esperando un ritmo de vida más pacífico. Con un cuerpo envejecido, mi mente se estaba desacelerando y mis mecanismos de defensa se estaban volviendo más limitados.

Cuando volví a caminar por esas calles familiares, parecía que nada había cambiado mucho: los mendigos de la calle todavía estaban allí; algunas esquinas todavía olían a orina y vómito; personas subían y bajaban, caminaban, corrían o perseguían el siguiente tren; la gente hacía fila para hacer pedidos en los restaurantes que habían proliferado; y las tiendas minoristas todavía se apresuraban a mostrar tentadoramente sus productos para aflojar las billeteras. El sonido de las sirenas abundaba. La presencia policial era fuerte, y oré por mi hija, preguntándome cómo estaba lidiando con su trabajo protegiendo la vida de la cuidad.

Todo era tan familiar que se sentía como un déjà vu, pero el único refugio cómodo que encontré fue en la Catedral de San Patricio, donde había sido lectora en la misa a la hora del almuerzo, y en San Francisco, donde me había arrodillado ante la Madre María para encender una vela, en mi primera llegada a Australia.  Mi oración ferviente por un buen esposo fue respondida en tres semanas. Dios sabe cuándo las cosas son urgentes.

Virtud Muy Necesaria

El sitio web de IBelieve comparte esta maravillosa enseñanza.  El dicho popular «la paciencia es una virtud» proviene de un poema alrededor de 1360. Sin embargo, incluso antes de eso, la Biblia a menudo menciona la paciencia como una cualidad valiosa. La paciencia se define comúnmente como la capacidad de aceptar o tolerar el retraso, los problemas o el sufrimiento sin enojarse o molestarse. En otras palabras, la paciencia es esencialmente «esperar con gracia». Parte de ser cristiano es la capacidad de aceptar circunstancias desafortunadas con gracia mientras tenemos fe en que finalmente encontraremos una resolución en Dios.

En Gálatas 5:22, la paciencia aparece como uno de los frutos del Espíritu. Si la paciencia es una virtud, entonces esperar es el mejor (y a menudo el más desagradable) medio por el cual el Espíritu Santo hace crecer la paciencia en nosotros. Pero nuestra cultura no valora la paciencia de la misma manera que Dios. ¿Por qué ser paciente? ¡La gratificación instantánea es mucho más divertida! Nuestra creciente capacidad para satisfacer instantáneamente nuestros deseos puede estar quitando la bendición de aprender a esperar bien.

¿Entonces cómo esperamos “bien»?  Te recomiendo que leas el artículo completo.  La paciencia está esperando en silencio; está esperando ansiosamente. La paciencia espera hasta el final; está esperando expectante. La paciencia espera con alegría; está esperando con gracia. Pero lo único que no debemos esperar y no posponer por otro segundo es reconocer a Jesús como Señor y Salvador de nuestras vidas.  En un abrir y cerrar de ojos, podríamos ser llamados a entregar nuestra vida.

Persiguiendo la paciencia

Desde la fiesta de Pentecostés hace 20 años, he sido renovada en mi fe. Estoy profundamente agradecida al Espíritu Santo por darme la virtud de la paciencia, cambiándome de una pecadora miserable y enojada a alguien que tiene la capacidad de esperar por Su guía y ayuda.  Este es el misterio de este don.  No puedes hacerlo solo, necesitas la Gracia Divina. No me convertí en una persona gentil y paciente de la noche a la mañana, y cada día es un campo de prueba para mí. Se dice que la paciencia es el «plátano» de los frutos del Espíritu Santo, ya que puede pudrirse rápidamente. Sigo siendo probada, pero el Espíritu Santo no me ha defraudado. Mientras escribía este artículo, ¡logré esperar en el teléfono durante 4 horas para resolver un problema!

El mundo nunca deja de llamarme para que me apresure.  El diablo siempre está tratando de atraerme a otra trampa molestándome hasta que pierda el control. Mi ser egocéntrico siempre está exigiendo que yo sea primero, por lo que necesito mucho del Espíritu Santo para que me ayude a mantener mi paciencia y autocontrol. Sin embargo, para ejercitar verdaderamente la paciencia con todos los que nos rodean, San Francisco de Sales nos dice que primero debemos ser pacientes con nosotros mismos.

Una palabra de precaución. La paciencia no se trata de permitirnos ser víctimas de abuso o permitir un comportamiento pecaminoso. Pero ese es un tema para otro momento, así que les pido paciencia.

«La clave de todo es la paciencia. Obtienes el pollo incubando el huevo, no rompiéndolo». – Arnold Glasow

 

 

Share:

Dina Mananquil Delfino

Dina Mananquil Delfino works at an Aged Care Residence in Berwick. She is also a Counsellor, Pre-marriage facilitator, event organizer, community and church volunteer, and a regular columnist for the Philippine Times newspaper magazine. She resides with her husband in Pakenham, Victoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Articles