Home/Contratar/Article

Abr 12, 2023 309 0 Diácono Jim McFadden
Contratar

¡Toma tu mejor decisión hoy!

Tomar la decisión correcta es fundamental; ¿cuál es tu elección?

Hace cuarenta años, Bob Dylan se sumergió en la exploración del cristianismo, lo que fue evidente en su álbum “Slow Train Coming” (1979). En la siguiente letra, Dylan hace la pregunta «¿A quién le das tu lealtad final?»

«Sí, vas a tener que servir a alguien. Bueno, puede ser el diablo o puede ser el Señor,
Pero vas a tener que servir a alguien».

No podemos evitar esta pregunta porque, de hecho, estamos constituidos «para servir a alguien». ¿Por qué? ¿Por qué no podemos simplemente ir de una experiencia a otra sin dar nuestra lealtad a nada ni a nadie? La respuesta viene de nuestra naturaleza humana: tenemos una mente (conciencia reflexiva) y una voluntad (aquello que desea el bien). Nuestra mente tiene la capacidad inherente de buscar significado a nuestra existencia humana. A diferencia de otras criaturas, no solo existimos ni vivimos por instinto; más bien, reflexionamos e interpretamos, damos sentido a lo que nos sucede. En nuestro proceso de dar sentido a nuestras experiencias, debemos enfrentar la pregunta de Dylan: ¿A quién serviré?

¿Rumbo a un callejón sin salida?

Jesús, como era su costumbre, simplificó la elección cuando dijo: «Nadie puede servir a dos amos. Odiará a uno y amará al otro, o se dedicará a uno y despreciará al otro. No puedes servir a Dios y al dinero» (Mateo 6, 24).

Jesús sabe que, o buscamos la realización al estar en relación con Dios, la fuente de nuestro ser, o buscamos la felicidad aparte de Dios. No podemos tener las dos cosas: «… puede ser el diablo o puede ser el Señor, pero vas a tener que servir a alguien». La elección que hacemos determina nuestro destino.

Cuando damos nuestra lealtad al “dinero” rechazamos nuestro verdadero ser, que está destinado a estar en relación genuina con Dios y el prójimo. Al elegir al “dinero” cambiamos a un yo consumidor, que encuentra su identidad en la propiedad, el prestigio, el poder y el placer. Cuando hacemos esto, nos cosificamos a nosotros mismos. En términos contemporáneos, llamamos a esto la «mercantilización del ser». En otras palabras, somos lo que poseemos.

El camino de la propiedad, el prestigio, el poder y el placer conduce a un callejón sin salida. ¿Por qué? Porque poseen los siguientes aspectos:
– Son escasos: No todos tienen acceso a la riqueza, la aclamación, el placer y el poder. Si tener los bienes del mundo es la puerta de entrada a la felicidad, entonces la mayoría de los seres humanos no tienen ninguna posibilidad de ser felices.

– Son exclusivos: Esto es consecuencia de su escasez. La vida se convierte en un juego de suma cero con la sociedad dividida en «ricos» y «pobres». Como Bruce Springsteen canta en su canción “Atlantic City”: «Aquí abajo son solo ganadores y perdedores; no te quedes atrapado en el lado equivocado de esa línea».

– Son transitorios: Lo que significa que nuestras necesidades y deseos cambian; nunca llegamos a un punto final porque siempre hay algo más que desear.

– Son efímeros: Su principal inconveniente es la superficialidad. Si bien el materialismo, la aclamación, el estatus y el control pueden satisfacernos por un tiempo, no abordan nuestro anhelo más profundo. Al final, mueren: «¡Vanidad de vanidades! Todas las cosas son vanidad» (Eclesiastés 1, 2b).

Verdadera identidad

Buscar las riquezas y los placeres de este mundo puede tener implicaciones psicológicas y espirituales devastadoras. Si mi autoestima depende de mis posesiones y logros, entonces carecer de los últimos dispositivos o experimentar algún fracaso significa que no solo tengo menos que otros o que he fallado en algún esfuerzo, sino que he fallado como persona. Compararnos con los demás y esperar la perfección de nosotros mismos explica la ansiedad experimentada por tantos jóvenes hoy en día. Y a medida que envejecemos y nos volvemos menos productivos, podemos perder nuestro sentido de utilidad y autoestima.

Jesús nos dice que nuestra otra alternativa es «servir al Señor» que es la vida misma y que quiere compartir su vida con nosotros para que podamos llegar a ser como él y reflejar la maravilla de su ser. El falso yo, el viejo ser, el ser mercantilizado conduce al ensimismamiento y a la muerte espiritual. Pero al «servir al Señor» entramos en su mismo ser. El nuevo ser, el verdadero ser es Cristo viviendo en nosotros; es el yo el que está ordenado a amar porque, como nos recuerda San Juan: «Dios es amor» (1 Juan 4, 7b). San Pablo agrega que cuando tenemos ese verdadero ser, estamos siendo renovados a imagen de nuestro creador (Colosenses 3, 1-4).

Saber quiénes somos hace que sea mucho más fácil saber qué hacer. Quiénes somos importa infinitamente más que lo que tenemos, porque saber quiénes somos nos dicta qué hacer. Somos hijos amados de Dios creados para descansar en su amor. Si nos enfocamos en esa verdad, saber a quién servir ya no es una decisión difícil. Haciéndonos eco de Josué, podemos decir con confianza: «En cuanto a mí y a mi casa, serviremos al Señor» (Josué 24, 15).

Share:

Diácono Jim McFadden

Diácono Jim McFadden ministers at the Saint John the Baptist Catholic Church in Folsom, California. He serves in adult faith formation, baptismal preparation, spiritual direction, and prison ministry.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Articles