Home/Encuentro/Article

Abr 12, 2023 517 0 Shalom Tidings
Encuentro

El niño de mamá

Nada lo hace sentirse tan orgulloso que el ser llamado el «niño de mamá». Rob O’ Hara nos narra su hermosa historia de vida viviendo cerca de la Madre de Dios.

¿Dónde empezó todo?

Hace muchos años, cuando era niño, crecí en Dublín como hijo único con padres fantásticos. Les encantaba rezar el rosario todos los días sin dudarlo. El lema del Padre Patrick Payton, «La Familia que ora unida, permanece unida» fue el lema de mi vida hogareña.

Recuerdo haber conocido a Nuestra Señora cuando era un niño pequeño. Mamá y papá invitaron a muchas personas a rezar el rosario en el mes de mayo, el mes de María. Esto al principio no significó mucho para mí, pero de repente, mientras me sentaba entre la multitud de personas rezando el rosario, sentí un fuerte deseo de orar. El aroma de las rosas llenó el aire y sentí la presencia de Nuestra Señora. Cuando terminó el rosario, sentí la necesidad de seguir orando e insté a la gente a quedarse por más tiempo, -recemos otro rosario, Nuestra Señora está aquí- dije. Entonces, rezamos otro rosario, pero eso no parecía ser suficiente. La gente comenzó a irse, pero yo me quedé allí y recé otros 10-15 rosarios en compañía de Nuestra Señora. No la vi, pero sabía que estaba allí.

Cuando tenía cuatro o cinco años, experimenté la gracia y el auxilio de Nuestra Señora por primera vez, de una manera tangible. En los años 80, el desempleo era alto; mi padre había perdido su trabajo y como tenía más de cuarenta años no le era fácil conseguir otro. Escuché esta historia muchas veces mientras crecía, así que los detalles están claros en mi mente. Mis padres se volvieron a Nuestra Señora con confianza. Comenzaron a rezar una novena del rosario y al final de la novena, mi papá consiguió el trabajo que quería.

Vacío persistente

Cuando llegué a la adolescencia, comencé a notar que la fe, la oración e incluso hablar de Nuestra Señora no era «genial». Así que dejé de rezar el rosario y encontré excusas para no estar allí cuando mis padres lo rezaban. Es triste decirlo, caí en el mundo secular y ahí me estacioné. Me olvidé de la paz, la alegría y la satisfacción que había encontrado en la oración cuando era niño y en mi adolescencia. Me volqué a los deportes, a socializar y, finalmente, a mi carrera. Era exitoso y popular, pero siempre tuve un vacío dentro de mí. Anhelaba algo, pero no sabía qué era. Llegaba a casa para ver a mi mamá y a mi papá rezando el rosario y me reía para mí mismo y pasaba de largo.

Cuando este vacío persistente continuó arruinando mi vida, me pregunté por qué este vacío no me dejaba, sin importar lo que hiciera. Aunque tenía un buen trabajo, estaba siendo intimidado tanto que estaba cayendo en depresión. Un día, después de otro día terrible, llegué a casa para ver a mis padres de rodillas, rezando el rosario como de costumbre, se volvieron hacia mí con deleite y me pidieron que me uniera a ellos en oración. No podía pensar en una excusa, así que dije: «Está bien», recogí las cuentas del rosario que una vez fueron tan familiares para mi tacto e incliné la cabeza en oración.

Bajo el manto de María

Fui a misa donde algunos viejos amigos me notaron sentado en la parte trasera de la iglesia, así que me invitaron a unirme a ellos en una reunión de oración. Cuando fui, me sorprendió encontrar a otros jóvenes rezando el rosario. Cuando me arrodillé para orar, todos estos recuerdos encantadores de mi infancia, de mí rezando esta hermosa oración, pasaron por mi mente. Desde que había roto esa relación con mi «Madre» no había hablado con ella durante mucho tiempo. Comencé a verter mi corazón a Nuestra Señora, rezando regularmente el rosario de camino al trabajo.

De vuelta en el abrazo maternal de la Madre María, todas las áreas oscuras de mi vida y la pesadez comenzaron a alejarse y comencé a pasar un buen rato en el trabajo. Cuando me di cuenta de cuánto me amaba Nuestra Señora, comencé a verter más y más mi corazón hacia ella. Me sentí envuelto en su manto azul rodeado de paz y calma.

La gente comenzó a notar lo feliz que estaba y me preguntó qué había cambiado. «Oh, estoy rezando el rosario otra vez», les decía. Estoy seguro de que mis amigos pensaron que esto era un poco extraño para un joven de unos 20 años, pero podían ver lo feliz que estaba. Cuanto más oraba, más me enamoraba de Jesús en el Santísimo Sacramento y la eucaristía. Mi relación con Jesús creció y me volví más y más a Él, comencé a involucrarme en movimientos juveniles católicos en Irlanda como Puros de Corazón Juventud 2000. Devoré libros como «Consagración total a Jesús por María» y «Verdadera devoción a María» de San Luis de Montfort. Su lema Totus Tuus, que el Santo Papa Juan Pablo II había adoptado, me impactó profundamente. También le dije a Nuestra Señora: «Me entrego totalmente a ti». Mi fe creció a medida que era alimentada por estas grandes organizaciones, y sentí una superabundancia de alegría. Pensé: «¡Esto es el cielo, esto es genial!»

Encontrar «la indicada»

Sabía en mi corazón que tenía la vocación de casarme, pero en ese momento simplemente no encontraba a la dama adecuada. Así que acudí a Nuestra Señora y le pedí: «Ayúdame a encontrar la esposa perfecta para mí, para que podamos orar para ti y amar a tu hijo juntos más profundamente». Oré esta oración todos los días y comencé a agradecer a Jesús y María por mi futura esposa y por los hijos con los que esperaba que fuéramos bendecidos. Tres meses después, conocí a mi futura esposa, Bernie. En la primera cita le dije: «Vayamos a la iglesia y recemos el rosario a Nuestra Señora».

Bernie podría haber dicho que no, pero ella dijo: «Sí, hagamos eso» y nos arrodillamos ante la estatua de Nuestra Señora y rezamos el rosario juntos. ¡Esa fue la mejor primera cita que he tenido y la última primera cita que he tenido! A lo largo de nuestro noviazgo rezamos el Rosario todos los días a Nuestra Señora y a San José para ayudarnos a prepararnos para el sacramento y para que estuviera con nosotros en nuestro matrimonio. Nos casamos en Roma y fue el mejor día de nuestras vidas. Poco después, Bernie concibió. Cuando nació nuestra niña, Lucía, la consagramos a Nuestra Señora el día de su Bautismo.

Días tormentosos

En los primeros años de nuestro matrimonio, dejé mi trabajo en el mundo de la banca corporativa. No era el lugar para mí por muchas razones. Mientras estaba desempleado, tratando de pagar el alquiler y criar a una niña pequeña, rezamos el rosario para que llegara el trabajo correcto. Eventualmente, nuestras oraciones fueron respondidas con un trabajo maravilloso para una organización de caridad llamada Vida Humana Internacional. ¡Gloria a Dios y gracias a Nuestra Señora!

Estábamos aún más encantados cuando Bernie concibió gemelos, sin embargo, dieciséis semanas después del embarazo, Bernie tenía mucho dolor así que corrimos al hospital. Los escaneos revelaron que los gemelos no sobrevivirían, pero en lugar de desesperarnos, nos volvimos a Nuestra Señora. Ella estaba con nosotros, animándonos a encomendarnos a ella. Oramos para que ella intercediera por una curación milagrosa. La semana que pasamos en el hospital, estábamos alegres, bromeando y riendo, estábamos tan llenos de esperanza que nunca sentimos desesperación.

El personal del hospital se sorprendió de que esta joven pareja que pasaba por un momento tan difícil de alguna manera mantuviera su alegría y esperanza. Me arrodillaba en la cama y rezábamos el rosario, rogando a Nuestra Señora que estuviera con nosotros. Confiamos a los gemelos al cuidado de Jesús y María, pero el día 6 tuvimos un aborto y confiamos a nuestros hijos a su amoroso cuidado. Fue un día difícil, tuvimos que sostenerlos y enterrarlos. Pero Nuestra Señora estaba con nosotros en nuestro dolor. Cuando me sentí débil, como si me estuviera desmoronando en el suelo, Nuestra Señora me sostuvo. Cuando vi llorar a mi esposa y supe que tenía que mantenerme fuerte, fue Nuestra Señora quien me ayudó.

Señal de gracia

Mientras todavía estábamos afligidos, fuimos en peregrinación a Medjugorje. El primer día, inesperadamente descubrimos que el celebrante de la misa era nuestro muy buen amigo, el Padre Rory. Aunque no sabía que estábamos allí, su homilía parecía estar dirigida a nosotros. Describió cómo una celebridad enfrentó la perdida trágica de un joven amigo, recurriendo a su rosario. El rosario lo llevó a través de ese lugar oscuro. Para nosotros, eso fue una confirmación, un mensaje de Jesús y María; podríamos superar este momento difícil volviéndonos a ellos y rezando el rosario.

Dos años más tarde, fuimos bendecidos con otra niña encantadora, Gemma. Después, mi padre enfermó, y mientras estaba en su lecho de muerte, mi esposa me animó a preguntarle quién era su santo favorito. Cuando le pregunté, una hermosa sonrisa iluminó su rostro mientras respondía con ternura: «María… porque ella es mi madre». Nunca olvidaré eso. Estaba muy cerca del final de su vida, su cara irradiaba una gran alegría al saber lo que lo esperaba.

Share:

Shalom Tidings

Shalom Tidings

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Articles