Home/Contratar/Article

May 27, 2023 492 0 Teresa Ann Weider, USA
Contratar

Regalo inmerecido

Los cambios repentinos en la vida pueden ser angustiosos, ¡pero ánimo! No estás solo.

Pedirme que explique el momento en que tomé conciencia de mi relación con Dios es como pedirme que recuerde cuándo empecé a respirar; no puedo hacerlo. Siempre he sido consciente de Dios en mi vida. No hay un momento definitorio de «aquí fue», en el cual me haya hecho consciente de Dios. Pero hay innumerables momentos que me recuerdan que Él siempre está presente. El Salmo 139 lo dice hermosamente: “Porque tú formaste mis entrañas, me tejiste en el vientre de mi madre. Te alabo, porque estoy maravillosamente hecho” (Salmo 139, 13-14).

La única respuesta

Mientras que Dios ha sido siempre una presencia constante en mi vida, muchas veces otras cosas no han sido tan consistentes. Los amigos, hogares, salud, fe y los sentimientos, por ejemplo, pueden cambiar con el tiempo y las circunstancias.

A veces, el cambio se siente nuevo y emocionante; pero otras veces es aterrador y me deja sintiéndome débil y vulnerable. Las cosas van y vienen rápidamente, y siento que mis pies están plantados en el borde de una playa de arena ventosa donde la marea cambia constantemente mi base y me hace buscar el equilibrio una y otra vez. ¿Cómo manejamos los cambios diarios que alteran nuestro equilibrio? Para mí, solo ha habido una respuesta; y sospecho que la misma será verdad también para ti: La gracia. La propia vida de Dios que se mueve dentro de nosotros, el regalo inmerecido de Dios que no podemos ganar ni comprar, y que nos guía a través de esta vida, a la vida eterna.

Reubicación sin tregua

En promedio, me he mudado cerca de una vez cada 5 o 6 años. Algunas mudanzas fueron más locales y temporales; otras me llevaron mucho más lejos y por períodos más largos. Pero todas fueron mudanzas y cambios de la misma manera.

El primer gran cambio se produjo cuando el trabajo de mi padre nos obligó a mudarnos por todo el país. Nuestra familia tenía profundas raíces en un estado que era muy diferente geográfica y culturalmente del nuevo estado. La emoción de algo nuevo alivió temporalmente mi miedo a lo desconocido. Sin embargo, cuando llegábamos a nuestro nuevo hogar, la realidad de que habíamos dejado todo lo que conocía: mi hogar, nuestros familiares, amigos, la escuela, la iglesia y todo lo que me era familiar, me invadía una gran tristeza y vacío.

La reubicación cambiaba nuestra dinámica familiar. Mientras todos se adaptaban a los cambios, quedaban absortos en sus necesidades individuales. No nos sentíamos como la misma familia. Nada se sentía seguro o familiar; y la soledad comenzó a asentarse.

Lagrimas sanadoras

Durante las semanas posteriores a nuestra mudanza, desempacamos y clasificamos nuestras pertenencias. Un día, mientras estaba en la escuela, mi madre desempacó un crucifijo que había estado colgado en la pared sobre mi cama desde que yo nací. Lo desenvolvió y lo colgó en mi nuevo dormitorio.

Fue algo pequeño, pero marcó una gran diferencia. La cruz era algo familiar y amado. Me recordó cuánto amaba a Dios y cómo a menudo hablaba con Él en mi antiguo hogar. Él había sido mi amigo desde que yo era una niña, pero de alguna manera, pensé que lo había dejado atrás. Tomé el crucifijo de la pared, lo sostuve con fuerza en mis manos y lloré. Algo empezó a cambiar en mí. Mi mejor amigo estaba conmigo y pude hablar con Él una vez más. Le hablé sobre lo extraño que se sentía ese nuevo lugar y cuánto anhelaba volver a casa. Durante horas le conté lo sola que me sentía, los miedos que se apoderaban de mi corazón, y le pedí su ayuda.

Poco a poco, las lágrimas que corrían por mi mejilla lavaron los pedazos de oscuridad que se habían apoderado de mi corazón. La paz, que no había sentido en mucho tiempo, se instaló en mi corazón. Las lágrimas se secaron poco a poco, la esperanza entró en mi corazón y, sabiendo que Dios estaba conmigo, volví a ser feliz. La presencia de Dios en mi habitación ese día cambió mi disposición, mi corazón y mi perspectiva. Yo no podría haber hecho eso por mi cuenta. Fue un regalo de Dios para mí… Su gracia.

La única constante en la vida

En las Escrituras Dios nos dice que no temamos porque Él siempre está con nosotros. Uno de mis versos favoritos me ayuda a lidiar con mi miedo al cambio: “Sé fuerte y valiente. No teman ni tengan miedo de ellos, porque el Señor su Dios es quien va con ustedes. Él no te dejará ni te desamparará”. (Deuteronomio 31, 8)

Me he mudado y enfrentado cambios muchas veces desde que era una niña, pero me he dado cuenta de que soy yo quien se muda y cambia, no Dios. Él nunca cambia. Él siempre está ahí conmigo sin importar a dónde vaya y lo que esté cambiando en mi vida. Dios ha restaurado mi equilibrio después de cada mudanza, cada cambio y cada movimiento en la arena. Ha sido parte de mi vida desde que tengo memoria. A veces lo olvido, pero Él nunca se olvida de mí. ¿Cómo podría? Él me conoce tan íntimamente que “hasta los cabellos de (mi) cabeza están contados” (Mateo 10, 30-31). Eso también es gracia.

El día que quité esa cruz de la pared de mi habitación y la sostuve con fuerza, simbolizó la relación que tendría con Él por el resto de mi vida. Necesito su presencia constante para disipar las tinieblas, darme esperanza y mostrarme el camino. Él es “el camino, la verdad y la vida” (Juan 14, 6); así que me aferro a Él tan fuerte como puedo a través de la oración, leyendo las Escrituras, asistiendo a Misa, recibiendo los Sacramentos y compartiendo con otros las gracias que Él me da. Necesito que mi amigo esté conmigo siempre como lo prometió. Necesito todas sus gracias asombrosas y las pido diariamente. Estoy segura de que no merezco tales regalos, pero Él me los da de todos modos porque Él es Amor y quiere salvar a alguien que no lo merece, como yo.

Share:

Teresa Ann Weider

Teresa Ann Weider serves the Church remarkably through her active involvement in various ministries over the years. She lives with her family in Folsom, California, USA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Articles