Home/Contratar/Article

Mar 26, 2021 740 0 Ellen Hogarty, USA
Contratar

¿Estás en el Lazo?

En tiempos de incertidumbre, no hay necesidad de infundir pánico. ¡Sólo asegúrese que está en el lazo!

Hace algunos años, hice una peregrinación, con un amigo mío, a lo largo del camino de Santiago en España. Un día nos encontramos con un grupo de peregrinos que incluía a un ciego. Parecía tener unos 25 años y estaba caminando con la ayuda de su madre. Inmediatamente noté que los lazos de una cuerda elástica les unía las muñecas; un lazo estaba alrededor de su muñeca, el otro lazo alrededor de la muñeca de su madre. Con su otra mano sostenía un bastón blanco utilizado por personas con discapacidades visuales.

Mi amigo y yo caminamos a una distancia leve detrás de este grupo por bastante tiempo, observándolos silenciosamente. Eran un grupo animado. Charlaban con entusiasmo unos con otros. El joven caminó con mucha confianza, unido a su madre solo por esa delgada cuerda elástica. Aunque estábamos caminando por una zona boscosa con caídas y giros en el sendero y pequeños arroyos para cruzar, ella parecía dirigirlo sin esfuerzo, sin preocupación indebida. Ella no se volteaba hacia él ni miraba ansiosamente dónde estaba colocando los pies, ni se movía vacilante o cautelosamente, sino que se mantuvo con facilidad con el grupo mientras que caminaban a un buen ritmo. Parecía tan natural que se podía decir que ella lo había estado guiando toda su vida, y él confiaba en ella.

Si realmente encontrábamos un terreno rocoso o desigual, entonces ella se paraba y tomaba su brazo para dirigirlo. Pero en su mayor parte, charlaba y se relacionaba con el grupo en una manera despreocupada, al igual que él. La madre y el hijo tomaron todo esto con calma.

He reflexionado mucho sobre la parábola de la vida real que presencié ese día. El Señor quiere guiarnos a lo largo del camino de la vida, como la madre que guiaba a su hijo ciego. Jesús es el Buen Pastor, y los buenos pastores guían y protegen a sus ovejas. Entonces, ¿cómo podemos permitir que el Señor nos guíe?

Para recibir Su orientación y permanecer seguro en el camino correcto, mantente conectado al Señor y confía en que Él sabe lo que hace. Como esta madre que suavemente dirigió a su hijo con la ayuda del lazo que los unía, Dios nos invita a estar unidos a Él. Ha prometido que nunca nos abandonará, como dice Hebreos 13:5, “Nunca los dejaré ni los abandonaré”, y podemos contar con esto. Pero tenemos que poner de nuestra parte.

¿Cuál es nuestra parte? Es permanecer conectado con él. Lo hacemos a través de una vida de oración sería. Pasar tiempo diariamente con el Señor – conocerlo; escuchar su voz pequeña y suave; aprender a sentir esos pequeños tirones e indicaciones de hacia dónde nos dirige ese día. Mientras permanezcamos firmemente unidos al Señor a través de la oración, sabremos cuando nos acercamos al peligro; creceremos en confianza que el Señor nos guiará a través de cualquier crisis, cualquier peligro, y cualquier dificultad. El Señor nos dará visión y sabiduría sobre cómo negociar cualquier situación. La oración es el «lazo» que nos une a nuestro Buen Pastor.

Una cosa que esta pandemia mundial debería habernos enseñado es que no estamos en control. Pero tenemos un Dios que lo esta. Él nos ama tanto que envió a su Hijo a morir por nosotros. No hay nada que Dios no haga para guiarnos en nuestro camino hacia la vida eterna. Incluso en medio de tanta

incertidumbre, podemos confiar en el Señor. Mantente unido a él, como este joven ciego que nunca perdió la conexión con su madre. Llegó a su destino seguro y sano, y disfrutó del viaje a lo largo del camino. Este también puede ser nuestro destino si vamos de la mano con nuestro Buen Pastor.

Share:

Ellen Hogarty

Ellen Hogarty is a spiritual director, writer and full-time missionary with the Lord’s Ranch Community in New Mexico. She blogs at cacklescorner.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Articles