Home/Contratar/Article

Ago 22, 2023 359 0 Marisana Arambasic
Contratar

Tocando fondo

Semiparalizada después de una mordedura de araña venenosa, Marisana Arambasic sintió que su vida se desvanecía; aferrada al Rosario pedía por un milagro.

He estado viviendo en Perth, Australia durante mucho tiempo, pero soy originaria de Croacia. Cuando tenía 8 años fui testigo de un milagro: un hombre de 44 años con las piernas lisiadas fue sanado a través de la poderosa intercesión de la Virgen María; muchos de nosotros fuimos testigos de este milagro. Todavía recuerdo correr hacia él y tocar sus piernas con asombro después de que fue sanado. A pesar de esta experiencia, al ir creciendo me fui alejando de Dios; creía que el mundo era mío, todo lo que me importaba era disfrutar mi vida. Mi madre estaba preocupada porque yo disfrutaba de la vida de la manera equivocada; ella frecuentemente ofrecía misas por mí, y le pidió a Nuestra Madre María que intercediera por mí. Aunque mi madre oró fervientemente durante 15 años, yo no parecía estar mejor. Cuando mi madre mencionó mi caso a un sacerdote de la localidad, él le dijo: «Ella vive en este momento en pecado, una vez que deje de pecar, Dios la pondrá de rodillas, todas las gracias a través de la Santa Misa serán derramadas y los milagros sucederán».

La mordedura venenosa

Esta predicción se hizo realidad cuando cumplí 33 años. Como madre soltera había tocado fondo, pero poco a poco volví a Dios; sentí que la Virgen María me acompañaba y ayudaba en los momentos difíciles. Un día, una araña de cola blanca me mordió en la mano izquierda; la araña era nativa de Australia y muy venenosa. Aunque gozaba de buena salud, mi cuerpo no podía recuperarse de esa picadura; el dolor era horrible, el lado izquierdo de mi cuerpo estaba paralizado: no podía ver con mi ojo izquierdo y mi pecho, corazón y todos mis órganos se sentían como si estuvieran acalambrados. Busqué ayuda de especialistas y tomé los medicamentos que me recetaron, pero no podía recuperarme.

En un momento de desesperación, tomé mi Rosario y oré como nunca. Al principio rezaba el Rosario todos los días de rodillas, pero pronto mi condición empeoró y ya no podía ni arrodillarme; terminé postrada en cama, con ampollas en toda mi cara; las personas se mostraban reacias incluso a mirarme. Esto aumentó mi dolor; comencé a perder grandes cantidades de peso; lo único que podía comer eran manzanas, si comía cualquier otra cosa, mi cuerpo sufría espasmos. Solo podía dormir durante 15 a 20 minutos cada vez, antes de despertarme por calambres; el deterioro de mi salud fue muy difícil para mi hijo que tenía 15 años en ese momento; se distanció buscando un escape en los videojuegos. Y yo, aunque era muy allegada a mis padres y hermanos, todos vivían en el extranjero; cuando les conté sobre mi condición, mis padres fueron inmediatamente a Medjugorje, donde se reunieron con un sacerdote que oró por mí.

En ese momento exacto, estaba acostada en un colchón en el piso de mi cocina, porque moverme de una habitación a otra era demasiado difícil para mí; de repente pude levantarme y caminar, aunque todavía tenía algo de dolor; llamé a mi hermana y me contó que un sacerdote había orado por la intercesión de Nuestra Madre María para mi curación. En ese momento no me detuve a pensar, inmediatamente compré boletos para ir a Medjugorje; me fui, aún en contra del consejo de los especialistas médicos: mi inmunidad era baja y mi cuerpo estaba débil; sin embargo, me decidí a ir.

Subiendo la colina

Cuando llegué a Croacia, mi hermana me recogió en el aeropuerto y llegamos a Medjugorje esa noche; conocí al sacerdote que había orado con mis padres, él oró por mí y me pidió que subiera a la Colina de las apariciones al día siguiente. Durante ese tiempo, todavía no podía comer nada más que manzanas sin que mi garganta se cerrara, todavía tenía ampollas por todas partes; sin embargo, no podía esperar para subir la colina donde la Madre María había aparecido. Mi hermana quería venir conmigo, pero yo quería ir sola, no quería que nadie fuera testigo de mi dolor.

Cuando llegué a la cima, estaba nevando; no había mucha gente allí; tuve un momento especial con la Madre María, sentí que ella podía escuchar mis oraciones, pedí una segunda oportunidad en la vida y más tiempo con mi hijo; oré: «Jesús, ten piedad de mí».

Cuando bajé la colina iba rezando el Padre Nuestro; cuando llegué a “danos hoy nuestro pan de cada día”, me sentí triste, porque no podía comer pan; anhelaba profundamente recibir la Eucaristía, pero no podía. Oré para poder comer pan de nuevo; ese día decidí probar y comer un poco de pan… no tuve reacciones negativas. Luego, dormí durante dos horas seguidas, el dolor y mis otros síntomas habían disminuido; se sentía como el cielo en la tierra.

Al día siguiente volví y subí a la colina de Jesús que tiene una gran cruz en la cima; sentí una paz abrumadora. Le pedí a Dios que me mostrara mis pecados desde su perspectiva; a medida que subía, Dios gradualmente me revelaba pecados que había olvidado; estaba ansiosa por confesarme tan pronto volviera a bajar la colina; estaba llena de alegría. A pesar de que tomó un tiempo, ahora estoy completamente curada.

Mirando hacia atrás me doy cuenta de que todos mis sufrimientos me hicieron una mejor persona; ahora soy más compasiva y dispuesta a perdonar. El sufrimiento puede hacer que una persona se sienta sola y desesperada; todo puede desmoronarse, incluyendo la situación económica y el matrimonio. Durante ese tiempo, se necesita tener esperanza; la fe nos permite entrar en lo desconocido e ir por caminos inciertos, llevando la cruz hasta que pase la tormenta.

Share:

Marisana Arambasic

Marisana Arambasic

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Articles