Shalom Tidings
Download the free app and experience a new lifestyle today!
No Thanks Get App

Home/Encuentro/Article

Oct 21, 2022 111 0 Leah Darrow
Encuentro

Entrevista especial: De Top Modelo a Modelo a Seguir

Una entrevista especial con Leah Darrow, ex concursante de America’s Next Top Model, quien tuvo una experiencia radical de conversión que inesperadamente cambió su vida.

¿Cuéntanos sobre tu educación?

Crecí simplemente, trabajando con mi familia en una hermosa granja. No teníamos vecinos; pero no estaba sola porque mis hermanos y hermanas eran mis mejores amigos. Mis padres compartieron su fuerte fe católica y devoción a la Santísima Madre, llevándonos a la Misa dominical y rezando el Rosario con la familia todas las noches. Pero no quiero dar a la gente la impresión de que éramos como los niños de Fátima. Mis padres siempre pusieron el esfuerzo en mantener la fe en el hogar.

Fue una educación realmente hermosa. Mis buenos y fieles padres amaban a Jesús de todo corazón y oraban juntos todos los días. Su ejemplo sentó una base firme que me ayudó más adelante en la vida. Desafortunadamente, esto no me impidió alejarme de mi fe. En la escuela secundaria, tomé algunas decisiones realmente malas que culminaron en que perdí mi virginidad a los 15 años. No era lo que pensábamos que sería. El tiempo sí importa. Si el acto a través del cual compartimos nuestros cuerpos entre nosotros está separado de su propósito, nos deja con una sensación de vergüenza abrumadora. Eso interfirió con mi visión de mí misma como mujer y me irritó tanto que traté de alejar todo lo que me recordaba que era una pecadora. En lugar de arrepentirme y buscar la misericordia de Dios para poder comenzar de nuevo dándole a Él todas esas partes desafortunadas de mis elecciones, escuché la voz de la vergüenza y le permití que dictara cómo navegar mi vida.

A partir de ese momento, me alejé de mi fe y de la práctica de la misma, aunque todavía creía que era verdad. Simplemente ya no creía que hubiera un lugar para mí en la Iglesia porque pensaba que había decepcionado a todos, especialmente a mis padres fieles que me habían dado todo lo que era bueno.

Permití que la vergüenza quitara totalmente la brújula de Dios de mi vida y miré al mundo en busca de dirección. Las mujeres en nuestra cultura en este momento tenemos muchas voces que nos dicen exactamente qué debemos hacer, quiénes debemos ser e incluso cómo debemos ser. Escuché y tomé mi dirección espiritual respecto a la cultura, en lugar de Cristo y eso me llevó a elecciones que definitivamente estaban lejos de Dios y lejos de la fe.

¿Cómo te afectó el modelaje?

Vivimos en una cultura que irónicamente está obsesionada con la belleza, pero no es la belleza lo que dura. Es filtrada, artificial y falsa. Dios es el autor de la belleza, pero rara vez miramos a Él para encontrarla. Nos hemos enamorado de una versión fabricada y vacía. Cuando era joven, recuerdo la emoción de hojear las páginas de las revistas que mostraban a mujeres de películas y programas de televisión que llevaban estilos de vida glamorosos. No solo venden belleza. Están vendiendo un estilo de vida, una ideología o una forma de vida, especialmente para las mujeres, que dicen que la familia, el matrimonio y los hijos son definitivamente obsoletos, un obstáculo para sus aspiraciones a la felicidad. Limitan tu felicidad a depender únicamente de las cualidades exteriores: tu apariencia, tu ropa, tu trabajo, tu estatus… Lamentablemente, caí en ese gancho, línea y sumidero. Comencé a modelar a una edad temprana, lo que me llevó a audicionar para la tercera temporada del programa de televisión, America’s Next Top Model. Estaba muy emocionada de ser elegida, pero no estaba lista para la experiencia traumática de estar en un reality show de televisión que fabrica drama manipulando a los participantes y transmitiendo las imágenes fuera de contexto. Después de que finalmente fui eliminada del programa, decidí que merecía usar mi alto perfil duramente ganado para quedarme en Nueva York y avanzar en mi carrera.

A este punto, había abandonado mi fe por unos 10 años: no ir a la iglesia, no recibir los sacramentos y no orar en absoluto. extrañaba desesperadamente la profunda conexión espiritual. Mi alma lo anhelaba, pero los pensamientos vergonzosos me detuvieron: «Metiste la pata cuando eras más joven y has seguido metiendo la pata, así que no hay esperanza para ti. Solo apóyate en esta nueva vida y aprovecha al máximo». Entonces, eso es lo que hice, ignorando el dolor en mi corazón que podría ser sanado por Jesús y tratando de ocultar lo muerta que me sentía por dentro.

Estabas viviendo la vida con la que la mayoría de la gente sueña: ser una hermosa modelo, ganar mucho dinero con tu imagen iluminada en Times Square pero sin embargo, ¿no eras feliz?

Por dentro, era desesperadamente infeliz, pero era increíblemente buena fingiendo ser feliz mientras modelaba. En realidad, mi vida en Nueva York se estaba deteriorando rápidamente a medida que me sumergía en un estilo de vida que es tan aislado. Todo en él era falso, apuntalado por cosas que están destinadas a hacerte feliz, pero solo simula lo que es la verdadera alegría. No tenía ni verdadera felicidad ni paz y me sentía abrumada por una profunda depresión y pensamientos suicidas.

Se necesita mucho coraje para dejar atrás algo por lo que claramente habías trabajado mucho durante años. ¿Qué te impulsó exactamente a alejarte de tu carrera como modelo?

La primera respuesta es la gracia de Dios que me fortaleció para tomar esa valiente decisión de alejarme realmente de todo. Sucedió justo en medio de una sesión de fotos. Literalmente escuché las palabras en mi corazón: «Te hice para más …» y no podía ignorarlo. De repente, algo profundo en mi conciencia se encendió, algo que había olvidado totalmente en lo profundo de mi alma. Sabía que era una voz de la verdad. Fue el peor momento en el planeta para que ocurriera algún tipo de momento espiritual, pero no podía ignorarlo. Miré al fotógrafo y solo dije: «Tengo que irme …» Todos a mi alrededor en el set estaban atónitos. Estoy segura de que estaban pensando: «Estás loca o simplemente estás teniendo un momento extraño». Me animaron a beber un poco de agua y volver, pero me negué. Agarré todas mis cosas, salí de la sesión de fotos y salí de ese estilo de vida y tomé el camino a casa.

Lo primero que hice fue llamar a mi papá para que viniera a buscarme antes de que perdiera mi alma. Fue un verdadero despertar espiritual, mental y físico. Dios me dio la gracia de ver la forma de lo que mi vida era realmente, y se estaba desmoronando. Me había estado mintiendo constantemente que todo estaba bien y que mi vida estaba bien, pero no fue así. Entonces, fue una gracia de Dios lo que me ayudó a tomar esa valiente decisión. ¡Todo crédito va a Él!

Papá dejó todo y vino de inmediato. Lo primero que quiso hacer fue llevarme a la Confesión. Recuerdo haber pensado: «La Iglesia no quiere a una chica como yo. Es solo para las personas santas que siempre han sido fieles». Pero papá me miró con ternura y me dijo: «Leah, llamaste y querías volver a casa. Estoy aquí para llevarte a casa. Jesús y la Iglesia Católica están en casa». En ese momento, me di cuenta de que tenía razón. Era cierto, había llegado a casa y el Padre me estaba esperando para darme la bienvenida. Antes de irme de Nueva York, le entregue a Dios todo lo que yo era y le pedí que me llevara de regreso. Eso no fue fácil, y no voy a fingir que lo fue, pero eso es lo que Él nos pide. Lo quiere todo, incluyendo todo el desorden. Entrar en ese confesionario fue mi primer paso en mi camino a casa a la fe católica.

Después de esa Confesión, literalmente sentí que había regresado a casa, de regreso a la Iglesia Católica. Me reconcilié diciendo: «Está bien, Dios. Tienes razón. Me equivoque. Por favor, ayúdame». Renové mi confianza y mi sensación de que «quiero hacer esto». Ya no tenía miedo de decir: «Soy cristiana… Soy católica». Quería parecer cristiana, actuar como cristiana y hablar como cristiana. Así que cuando regresé, me concentré en rehabilitar y reforzar las virtudes a las que me había opuesto con mis acciones pecaminosas anteriores. Tuve que rehabilitar la castidad en mi vida: tener coraje, decir lo correcto y ser honesta. Tenía que ser prudente en mis decisiones y desarrollar el autocontrol y la moderación para que mis pasiones no pudieran controlarme, y para que pudiera tener el control. A eso es lo que estamos llamados a hacer como cristianos.

En los años siguientes, Dios me presentó oportunidades para hablar sobre la moda modesta, la virtud y la castidad. No estaba segura de si debía hacer eso al principio, pero luego recibí un empujón del Espíritu Santo. En ese momento estaba trabajando tiempo completo en un trabajo que usaba mi título universitario, y no estaba haciendo ningún trabajo apostólico. Poco a poco, mis compromisos de hablar aumentaron cada vez más hasta que quedó claro que Dios me estaba llamando a trabajar tiempo completo. Y le dije a Dios: «Me trajiste hasta aquí y me vas a seguir llevando más lejos». Y lo ha hecho. He viajado por el mundo para hablar sobre el amor y la misericordia de Dios, y cómo podemos tomar la decisión radical de vivir en castidad y fe.

¿Podrías contarnos sobre tu podcast, la iniciativa Lux y todos los proyectos en los que estás trabajando actualmente?

Se trata de llevar a Cristo a las mujeres donde ellas están. Comencemos con el podcast llamado «Haz algo hermoso». Puedes tomarlo desde cualquiera de las plataformas de podcast. Entrevisto a una variedad de personas que pueden alentar a las mujeres a hacer algo hermoso con sus vidas al discutir lo que podemos hacer en el mundo por Cristo y los demás. La Verdadera Belleza es un reflejo de la Belleza de Dios y tiene dos atributos: plenitud y santidad: ser completos como Cristo nos ha hecho y querido que seamos, y también esforzarse por la santidad a través de la práctica de las virtudes.

Una nueva iniciativa es la aplicación Lux Catholic, una aplicación gratuita para mujeres católicas donde cada noche rezamos el Rosario en vivo con mujeres de todo el mundo. Miles de mujeres se han unido a nosotras para orar por las intenciones de las demás, haciendo una conexión profunda dentro del cuerpo de Cristo.

Estoy igualmente emocionada de compartir sobre nuestro nuevo programa llamado «POWER MADE PERFECT», ¡el primer Programa Católico de Desarrollo Personal! Tomando lo mejor del desarrollo personal y conectando todo con las Sagradas Escrituras, estamos a punto de lanzar esta nueva empresa confiando en el Poder de Cristo para ayudar a cambiar vidas.

Si están leyendo mi testimonio, sepan que hoy también estamos orando por ustedes. No estás solo. Si te sientes desesperado, quiero decirte que Cristo siempre está ahí para ti. Él siempre está extendiendo Sus manos hacia ti. Todo lo que necesitas hacer es acercarte a Él, y Él te acercará cerca de Su Sagrado Corazón.

Share:

Leah Darrow

Leah Darrow is a Catholic speaker, author, and entrepreneur dedicated to creating a beautiful sisterhood of incredible women through her speaking engagements, books, the Lux app and Lux university. She lives with her husband and 6 wonderful kids in Missouri. This article is based on the special interview she gave on the Shalom World program “Found.”

Latest Articles