Home/Contratar/Article

Oct 21, 2022 491 0 Jessica Braun
Contratar

ENCONTRANDO PAZ

Conoce el poder más grande del universo que es capaz de transformarte… y la faz del mundo

En 2019, nuestra parroquia completó una renovación de la iglesia que agregó un espacio de reunión, bancas, ascensores y baños que hicieron que nuestra iglesia fuera más accesible y acogedora. Pero tres años después de la renovación, parece que pocos feligreses conocen la adición más transformadora de todas: la Capilla de Adoración Perpetua ubicada en el sótano de nuestra iglesia.

El mejor momento en la tierra

Escondido entre nuestra nueva sala de adolescentes/adultos y una escalera concurrida se encuentra un santuario hermoso e íntimo reservado para la Adoración Eucarística. Los católicos creen que Jesús está verdaderamente presente —Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad— en la Sagrada Eucaristía. La Adoración Eucarística es nuestra adoración de la Eucaristía fuera de la Misa. Las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana, cualquier persona puede ingresar a este espacio íntimo para pasar tiempo en adoración del Señor Eucarístico exhibido en una hermosa custodia en el altar.

Santa Teresa de Calcuta dijo una vez: “El tiempo que pasas con Jesús en el Santísimo Sacramento es el mejor tiempo que pasarás en la tierra. Cada momento que pases con Jesús profundizará tu unión con Él y hará que tu alma sea eternamente más gloriosa y hermosa en el cielo, y ayudará a traer una paz eterna en la tierra”. ¿Traer paz eterna en la tierra? ¿Quién no querría hacer eso? Y, sin embargo, la mayoría de los días solo trato de ser una mejor madre.

Una fuerte compañía

Durante el último año, la Adoración Eucarística se ha convertido en una parte esencial de mi relación con Jesús y de mi esfuerzo por ser padres más amorosos. Porque “si tengo una fe que puede mover montañas, pero no tengo amor, nada soy” (1 Corintios 13:1).

La Capilla de Adoración es a donde voy cuando me siento lejos de Jesús. Es donde afronto la lucha diaria de acompañar a mi familia en el camino de la santidad. Una vez vi un letrero afuera de una iglesia que decía: “Entra tal como eres; adentro puedes cambiar.”Así es como me siento de camino a la Adoración, sin necesidad de vestirme o hacer una preparación especial. Incluso si ha pasado un tiempo, entro en la capilla y retomo donde lo dejé. Mi tiempo de adoración es muy parecido al tiempo que paso cara a cara con las personas que más amo. Al igual que una “cita nocturna” con nuestro cónyuge, o tener una larga conversación con un buen amigo, fortalece esas relaciones, la Adoración genera confianza en Dios y desarrolla el tipo de compañerismo que se siente cómodo con el silencio y con la presencia.

¿Qué hace uno en la Adoración? Mi rutina varía. A veces rezo el Rosario, otras veces medito en un pasaje de las Escrituras o paso tiempo escribiendo un diario. Tendemos a esforzarnos tanto por encontrar a Dios que no le damos tiempo para que nos encuentre. Entonces, la mayoría de las veces, simplemente me pongo en la presencia del Señor y digo: “Señor, aquí estoy. Por favor guíame.» Entonces manifiesto las situaciones con las que necesito ayuda,  y oro por cualquiera por quien prometí oración esa semana.

Por lo general, salgo de la capilla sintiéndome fortalecida, en paz o incentivada en una nueva dirección. Pasar tiempo uno a uno con nuestro Señor hace que nuestra relación sea más íntima. Cuando escuchas a un miembro de la familia bajar las escaleras, sabes quién es por el sonido de sus pasos. Esa familiaridad resulta de la cantidad de tiempo que pasamos con los miembros de la familia y nos da una profunda sensación de conocerlos y apreciarlos. La adoración fomenta ese tipo de familiaridad con Dios.

Cualquiera que sea su situación, si no ha estado asistiendo a Misa con regularidad, si necesita dejar sus luchas a los pies del Señor, si quiere convertirse en un padre más amoroso, o si solo necesita alejarse del caos de su día y entrar en el silencio sagrado de la Adoración—no importa la necesidad, siempre es bienvenido a la presencia del Señor. El tiempo regular en adoración nos formará como discípulos cristianos y como padres. Como nos dice la Madre Teresa, incluso puede «traer la paz eterna en la tierra».

Share:

Jessica Braun

Jessica Braun Article is based on the Shalom World TV program “My Jesus My Savior” featuring Jessica Braun. To watch the episode visit: https://www.shalomworldtv.org/videos/index/1897

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Articles