Home/Contratar/Article

Mar 05, 2024 86 0 Susen Regnard
Contratar

Curación del TOC? ¡Es posible!

Le diagnosticaron un TOC crónico y la medicaron de por vida. Entonces, ocurrió algo inesperado

En los años noventa, me diagnosticaron un trastorno obsesivo compulsivo. El médico me prescribió medicamentos y me dijo que tendría que tomarlos el resto de mi vida. Algunas personas creen que los problemas de salud mental se deben a la falta de fe, pero mi fe no tenía nada de malo. Siempre había amado profundamente a Dios y confiaba en Él en todas las cosas, pero también sentía una culpa permanente que me incapacitaba. No había podido sacudirme la idea de que todo lo que estaba mal en el mundo era culpa mía.

Me había graduado en Derecho, pero mi corazón nunca estuvo allí. Estudié leyes para impresionar a mi madre, quien pensaba que mi idea de elegir la enseñanza como profesión, no era suficientemente buena. Pero me había casado y había dado a luz a mi primer hijo justo antes de terminar la carrera, y luego había tenido siete hijos preciosos. Así que había pasado más tiempo aprendiendo a ser madre que trabajando como abogada. Cuando nos mudamos a Australia, la ley era diferente, así que volví a la universidad para estudiar finalmente mi primer amor: Magisterio. Pero incluso cuando conseguí un trabajo haciendo lo que me gustaba, sentí que intentaba justificar mi existencia ganando dinero. De algún modo, no me parecía suficiente cuidar a mi familia y a las personas que me habían sido confiadas. De hecho, con mi agobiante sentimiento de culpa y de incapacidad, nada me parecía suficiente.

Totalmente inesperado

Debido al tamaño de nuestra familia, no siempre era fácil salir en los días festivos, así que nos entusiasmamos cuando oímos hablar del Carry Home de Pemberton, donde el pago era una donación de lo que uno podía permitirse. El lugar estaba en un entorno campestre hermoso, cerca del bosque. Planeamos visitar el lugar en un fin de semana de retiro familiar; los organizadores también tenían un grupo de oración y adoración en Perth. Cuando me uní, me hicieron sentir muy bienvenida.

Allí, en uno de los retiros, ocurrió algo totalmente inesperado y sobrecogedor. Acababan de orar por mí cuando de pronto caí al suelo. Mientras estaba en el suelo en posición fetal solo podía gritar y gritar. Me sacaron a una vieja y desvencijada terraza de madera y continuaron orando hasta que dejé de gritar.

Fue algo totalmente inesperado, no buscado; pero sabía que era una liberación.

Me sentía vacía, como si algo me hubiera abandonado. Después del retiro, mis amigos continuaron al pendiente y rezando por mí, pidiendo la intercesión de María para que los dones del Espíritu Santo se manifestaran en mi vida. Me sentí tan mejorada que al cabo de una o dos semanas, decidí reducir mi dosis de medicamentos. Al cabo de tres meses, había dejado de tomar las medicinas y me sentía mejor que nunca.

Derritiéndome

Ya no sentía la necesidad de probarme a mí misma, ni de fingir que era mejor de lo que era. No sentía que tuviera que sobresalir en todas las cosas. Me sentía agradecida por el don de la vida, mi familia, mi comunidad de oración y esta tremenda conexión con Dios. Liberada de la necesidad de justificar mi existencia, entendí que en realidad nadie puede justificar su existencia. Es un don: la vida, la familia, la oración, la conexión con Dios… son regalos que nunca te vas a ganar. Los aceptas y das gracias a Dios.

Me convertí en mejor persona. No tenía que presumir, competir o insistir arrogantemente en que mi manera de hacer las cosas era la mejor. Me di cuenta de que no tenía que ser mejor que la otra persona porque no importaba. Dios me ama, Dios se preocupa por mí.

Una vez fuera de las garras de mi culpa incapacitante, pude darme cuenta de que «si Dios no me quisiera, habría hecho a otra persona».

Mi relación con mi madre siempre fue ambivalente. Incluso después de ser madre, seguía luchando con esos sentimientos de ambivalencia. Pero esta experiencia había cambiado todo para mí. Así como Dios eligió a María para traer a Jesús al mundo, Él había elegido a María para ayudarme en mi camino. Mis problemas en la relación con mi madre, y posteriormente con la Santa Madre, se fueron desvaneciendo poco a poco.

Me sentí como Juan al pie de la cruz cuando Jesús le dijo: «He ahí a tu Madre». He llegado a conocer a María como la Madre perfecta. Ahora, cuando mi mente falla, ¡el Rosario entra en acción para rescatarme! Nunca me di cuenta de cuánto la necesitaba hasta que se convirtió para mí en una parte indispensable de mi vida. Ahora, no podría imaginar mi vida sin ella.

Share:

Susen Regnard

Susen Regnard

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Articles