Home/Contratar/Article

May 27, 2023 626 0 Ellen Hogarty, USA
Contratar

Cuando la oración no funciona

Sigue leyendo este artículo para descubrir un camino nuevo en la vida de oración.

Hace algunos años, la casa de mi hermana tuvo un gran problema de plomería; había una fuga de agua no detectada en algún lugar de la propiedad que causó que el recibo del agua aumentara de $70 dólares al mes a $400 dólares. Trataron de encontrar la raíz de la fuga, hasta pusieron a su hijo a excavar y excavar sin tener éxito.

Después de días de búsqueda infructuosa, a un amigo se le ocurrió una solución; su idea fue la de olvidarse de tratar de encontrar la fuga, en su lugar, ir a la tubería principal de agua, conectar una tubería nueva y evitar el área que sabían que era problemática debido a la acumulación de agua; colocar la nueva tubería a lo largo de un nuevo camino y abandonar la tubería vieja por completo.

Así que eso es lo que hicieron; después de un día de arduo trabajo y mucha excavación, lograron ejecutar el plan y, ¡voilà! El problema se solucionó y el recibo del agua de mi hermana volvió a la normalidad.

Al reflexionar sobre esto, mis pensamientos se volvieron hacia las oraciones sin respuesta; a veces estamos orando por personas o por situaciones y esas oraciones no parecen hacer ninguna diferencia; la tubería al oído de Dios parece «permeable». Tal vez oramos y oramos y oramos para que alguien tenga una conversión, para que regrese a la Iglesia; oramos para que alguien que haya estado desempleado por algún tiempo encuentre un trabajo; oramos por la sanación de alguien que lucha contra problemas de salud graves; cualquiera que sea la situación, no vemos ningún progreso y nuestras oraciones se sienten como si fueran desperdiciadas o inútiles.

Recuerdo orar por un conflicto de personal muy difícil en la organización misionera con la que trabajo, esta fue una situación muy estresante y agotadora para mí emocional y físicamente; nada de lo que intenté en un nivel natural parecía resolverlo, y mis oraciones por una solución parecían no tener ningún efecto; en mi oración de un día, clamé una vez más a Dios con desesperación y escuché una voz apacible y tranquila en mi corazón: «Suéltamelo a mí, yo me encargaré de eso».

Me di cuenta de que necesitaba un cambio en mi enfoque, un «desvío de plomería»; por así decirlo, mi actitud hasta este punto era tratar de resolver la situación con mis esfuerzos: mediar, hablar, intentar varios compromisos, aplacar a las partes involucradas; pero como nada había funcionado y las cosas solo empeoraron, sabía que necesitaba dejar que Dios se hiciera cargo, así que le di mi consentimiento: «Señor, te lo entrego todo, haz lo que necesites hacer y cooperaré».

Dentro de las 48 horas posteriores a esa oración, ¡la situación se resolvió por completo! Con una velocidad que me dejó sin aliento, una de las partes tomó una decisión que cambió absolutamente todo, y el estrés y el conflicto se eliminaron de esa manera. Estaba asombrada y no podía creer lo que acababa de suceder.

¿Qué aprendí? Si estoy orando de cierta manera por algo o alguien y he estado atorado, y no estoy viendo avances, tal vez necesito cambiar la forma en que estoy orando; detenerme y preguntarle al Espíritu Santo: «¿Hay otra manera en que debería orar por esta persona? ¿Hay algo más que debería estar pidiendo, como una gracia específica que necesitan en este momento?” Tal vez tengamos que probar un «desvío de plomería».

En lugar de tratar de encontrar la fuga o la fuente de la resistencia, podemos orar para que Dios la evite. Dios es muy creativo (la fuente de la creatividad, el creador original) y si seguimos cooperando con Él, Él encontrará otras formas de resolver problemas y traer la gracia en la que ni siquiera hemos pensado. Deja que Dios sea Dios y dale espacio para moverse y actuar.

En mi caso, necesitaba apartarme del camino, reconocer con humildad que lo que había estado haciendo no estaba funcionando, y entregarme más profundamente al Señor para que Él pudiera actuar. Pero cada situación es diferente, así que pregúntale a Dios qué quiere que hagas y escucha sus instrucciones; síguelas lo mejor que puedas y deja los resultados en sus manos. Y recuerda lo que Jesús dijo: «Lo que es imposible para el hombre, es posible para Dios». Lc. 18, 27

Share:

Ellen Hogarty

Ellen Hogarty is a spiritual director, writer and full-time missionary with the Lord’s Ranch Community in New Mexico. She blogs at cacklescorner.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Articles