` DAME TU CORAZÓN - Shalom Tidings

Home/Encuentro/Article

Sep 02, 2021 205 0 Marie Paolini
Encuentro

DAME TU CORAZÓN

En ese momento sentí como que la Madre Santísima me había envuelto en su

En 1947, nací en un pequeño pueblo de Italia, cerca de Casalbordino, el sitio de la aparición de «Nuestra Señora de los Milagros». El día que nací cae entre el día de la fiesta de «Nuestra Señora de los Milagros» y la fiesta de San Antonio, entonces por esa razón mis padres me nombraron María Antonia.

Emigramos a Canadá cuando tenía 7 años. Mis padres no eran ávidos asistentes a la iglesia, pero se aseguraron de que nosotros siguiéramos la fe católica, además yo no presté mucha atención a la importancia y el significado de Nuestra Señora hasta que mis padres visitaron Medjugorje en 1983. Mi mamá estaba muy afectada por la experiencia, así que vino a casa y nos contó lo que estaba pasando allí. Entre los rosarios, las medallas, los anillos y las baratijas que trajo de vuelta había una pequeña tarjeta postal con una foto de la Virgen rodeada de los seis visionarios.  Cada vez que yo entraba en su dormitorio, veía esta imagen en un pequeño estante en la esquina de su cocina, y me toco sinceramente. Podía sentir a la Virgen mirándome al corazón.

En 1995, mientras veía un video sobre los acontecimientos en Medjugorje, sentí que la Virgen me preguntaba: «¿Cuándo vienes? Soy tu madre y te estoy esperando.» Al año siguiente, oímos hablar de un peregrinaje desde Calgary hasta Medjugorje y me sentí obligada a inscribirme. Debido a la guerra en Bosnia, muchas personas se retiraron del peregrinaje por temor a lo que pudiera pasar, pero yo estaba determinada a ir.

En Medjugorje, sentí una profunda confirmación de que la Virgen me estaba llamando. Un día, conocí al Padre Slavko Barbaric, quien me miró y me dijo: «Cuando te vayas a casa, me gustaría que inicies un grupo de oración y las oraciones tienen que estar dirigidas a ayudar a la familia porque la familia está en crisis hoy». Después de regresar, comenzamos la Hora de oración en San Buenaventura. Cada año, llegan más personas que se unen a nosotros para orar.

Visité Medjugorje seriamente comprometida a hacer cambios drásticos. Sabía que necesitaba una profunda conversión de corazón, así que busqué la ayuda de Nuestra Señora para entender mejor la Escritura, para crecer en mi vida de oración y para una experiencia con alegría y amor en mi corazón mientras rezaba el Rosario. Todas estas bendiciones, y más, fueron otorgadas.

Durante ese tiempo, pensé que era solo «mi» peregrinación porque no me di cuenta de que nuestra Señora me estaba invitando a traer más personas a ella. En 1998 el padre Slavko había insistido que yo trajera a mi marido, así que fuimos juntos. Me sentía llamada a traer más personas a nuestra Señora, pero le pedí a nuestra Señora una señal para confirmarlo. Poco después, dos señoras se me acercaron, buscando mi ayuda para ir a Medjugorje. Cada año desde entonces, tengo una conversación íntima con nuestra Señora sobre si debo ir de nuevo. Cada vez recibo la respuesta de que hay más personas que necesitan recibir gracia y bendiciones del Señor con la ayuda de Nuestra Santísima Madre, que está llena de gracia…

Nuestras vidas no han sido perfectas y también hemos tenido momentos que ponen a prueba nuestra fe. Hace ocho años, recibimos noticias que nos impactaron. Mi hija fue diagnosticada con leucemia. Inmediatamente nos dirigimos al Señor, pero estando en tal pánico, fue difícil enfocarnos en Dios y en lo que Él puede hacer por nosotros. Un día en particular, pasamos por un momento muy difícil. Se había desarrollado un coágulo en el puerto, entonces no se podía administrar medicamentos y los médicos tenían que averiguar cómo tratarla.

Como de costumbre, llevamos nuestras preocupaciones a la presencia del Señor en la Capilla de la Adoración para recibir su consuelo. Miré hacia arriba al Señor y le pregunté por qué le estaba pasando esto a nuestra hija y “¿por qué nosotros?” Muy claramente, le escuché responder «¿por qué no tu?» Me di cuenta de que Él pasó por un sufrimiento tan terrible y Él nos acompañaba en nuestro sufrimiento, para que pudiéramos crecer en Su amor. En ese momento, sentí que la Madre Bendita me envolvió en su manto, manteniéndome cerca igual como ella había sostenido a su Hijo después de Su nacimiento y después de Su muerte.

Cuando regresamos al hospital, nuestra hija estaba rodeada por un equipo de personas que resolvían los problemas que impedían su tratamiento. Me sentí segura de que nuestras oraciones habían sido escuchadas. Nuestro Señor y Nuestra Señora estaban allí. Todo lo que teníamos que hacer era confiar. Todo iba a estar bien. Siempre estarían en nuestra vida, cuidando de nosotros. El año pasado, nuestra hija celebró su 25 aniversario de bodas. Dios ha sido tan bueno con nosotros.

Nuestra Señora en Medjugorje nos dio 5 piedras para construir el fundamento de nuestra fe:

1. Rezar todos los días, especialmente el Rosario.

2. Leer las Escrituras todos los días, para recibir la Palabra de Dios.

3. Participar en la Santa Misa con la mayor frecuencia posible, si no todos los días, al menos los domingos.

4. Recibir la sanación y el perdón del Señor en el Sacramento de la Penitencia, al menos una vez al mes sin falta.

5. Ayunar con pan y agua los miércoles y viernes.

Esto no es fácil, especialmente si eres nuevo en ello. Toma mucho tiempo construir estos hábitos y el aguante para seguirlos, pero Nuestra Señora siguió animándonos. Lo que más me sorprendió fue que cuando fuimos más consistentes en rezar el Rosario, pudimos practicar las otras piedras más fácilmente. El Rosario nos ayudó a tener la confianza de ponerlos en nuestra vida cotidiana y desarrollarlos en una rutina de la que hemos crecido para amar y depender. Se ha convertido en una presencia diaria en nuestras vidas.

Muchos de sus mensajes nos dicen, no puedo lograr el plan de Dios sin ti. Te necesito. Dame tus problemas y reza por mis intenciones que son las de todas las personas que están rezando el Rosario. Así que cuando rezamos el Rosario por las intenciones de María nos sentimos conectados con todos. Hemos visto muchos cambios asombrosos a medida que las personas que vienen en las peregrinaciones regresan y se involucran en tantos ministerios vitales. Medjugorje ha sido una escuela de amor para mí. Ella es tan «llena de gracia» que cuando nos unimos a ella en oración, nos abrimos a todas las gracias y bendiciones que Nuestro Señor tiene que ofrecer.

Share:

Marie Paolini

Marie Paolini

Latest Articles