Home/Encuentro/Article

Jun 05, 2024 61 0 Barbara Lishko, EUA
Encuentro

La solución de la rendición

¿Has estado soñando con una paz duradera que parece evadirte de alguna manera sin importar cuánto la busques?

Es natural que nos sintamos constantemente desprevenidos en un mundo impredecible y en constante cambio. En esta experiencia aterradora y agotadora, es fácil asustarse, como un animal atrapado sin ningún lugar a donde huir. Y pensamos… si tan solo trabajáramos más duro, por más tiempo, o tuviéramos más control, tal vez podríamos ponernos al día y finalmente ser libres para relajarnos y encontrar la paz.

He vivido así durante décadas, confiando en mí misma y en mis esfuerzos, y nunca me “puse al día”. Poco a poco me di cuenta de que era una ilusión vivir de esa manera.

Finalmente, encontré una solución que ha sido revolucionaria para mí. Puede parecer lo contrario de lo que se requiere, pero créanme cuando digo esto: rendirse es la respuesta a esta laboriosa búsqueda de la paz.

La jugada perfecta

Como católico sé que se supone que debo entregar mis pesadas cargas al Señor. También sé que se supone que debo “dejar que Jesús tome el volante” para que mi carga se vuelva más ligera.

Mi problema era que no sabía cómo «entregar mis cargas al Señor». Oraba, rogaba, hacía tratos de cuando en cuando, e incluso en una ocasión le di a Dios una fecha límite (esa fue la última vez luego de que fui instruida en un retiro por san Padre Pío, quien dijo: «No le des a Dios una fecha límite»… ¡mensaje recibido!).

Entonces, ¿qué vamos a hacer?

Como seres humanos basamos todo en un píxel de información que tenemos a nuestra disposición y en una comprensión insoportablemente minuciosa de todos los factores, naturales y sobrenaturales. Si bien puedo tener en mi mente las mejores soluciones, hay algo que escucho más alto y claro en mi cabeza: «Mis caminos no son tus caminos, Barb, ni mis pensamientos, tus pensamientos»… me dice el Señor.

Este es el trato. Dios es Dios, y nosotros no lo somos. Él lo sabe todo: pasado, presente y futuro. De alguna manera sabemos lo que este gran poder implica. Por supuesto, Dios, en su sabiduría que todo lo abarca, entiende las cosas mejor que nosotros, así como el movimiento perfecto para hacer en el tiempo y en la historia.

Cómo rendirse

Si nada en tu vida está funcionando con todos tus esfuerzos humanos, es esencial rendirse. Pero rendirse no significa mirar a Dios como una máquina expendedora en la que ponemos nuestras oraciones y seleccionamos cómo queremos que Él responda.

Si como yo estás luchando por rendirte, me encantaría compartir el antídoto que encontré: la Novena de Rendición.

La conocí hace unos años y estoy agradecida más allá de las palabras. El siervo de Dios, Padre Don Dolindo Ruotolo, director espiritual del Padre Pío, recibió esta novena de Cristo Jesús.

Cada día de la novena habla brillantemente a cada individuo de maneras que solo el Señor sabría cómo abordar. En lugar de decir las mismas palabras repetitivas todos los días, Cristo, que nos conoce muy bien, nos recuerda todas las formas en que tendemos a interponernos en el camino de la entrega auténtica, que impide al Maestro hacer la obra a su manera y en su propio tiempo. La frase final: «Oh Jesús, me entrego a ti, cuida de todo», se repite diez veces. ¿Por qué? Porque necesitamos creer y confiar plenamente en Cristo Jesús para que se encargue perfectamente de todo.

Share:

Barbara Lishko

Barbara Lishko has served the Catholic Church for over twenty years. As wife of Deacon Mark for over forty-two years, she is a mother of five, grandmother of nine and counting. They live in Tempe, Arizona, USA. She frequently blogs at pouredmyselfoutingift.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Articles