Home/Encuentro/Article

Jun 05, 2024 37 0 Mishael Devassy
Encuentro

El cielo no está lejos

¿Eres rápido para juzgar a los demás? ¿Dudas en ayudar a alguien que lo necesita? Entonces, ¡es hora de reflexionar!

Para mí fue solo un día más. Regresando del mercado, cansado del trabajo del día, recogiendo a Roofus de la escuela de la Sinagoga…

Sin embargo, algo se sintió diferente ese día. El viento susurraba en mi oído e incluso el cielo era más expresivo de lo habitual. La conmoción de una multitud en las calles me confirmó que ese día algo iba a cambiar.

Entonces lo vi: Su cuerpo estaba tan desfigurado que aparté a Roofus de esta terrible visión. El pobre muchacho me agarró del brazo con todas sus fuerzas; estaba aterrorizado.

La forma en que se estaba manejando a este hombre… bueno, lo que quedaba de Él, significaba que había hecho algo terrible.

No podía soportar quedarme de pie y mirar, pero cuando comenzaba a retirarme, un soldado romano me retuvo. Para mi horror, me ordenaron que ayudara a este hombre a soportar su pesada carga. Sabía que esto significaba problemas; pero a pesar de resistirme, me pidieron que lo ayudara.

¡Que desastre! No quería asociarme con un pecador. ¡Qué humillante! ¿Cargar una cruz mientras todos miraban?

Sin embargo, sabía que no había escapatoria; así que pedí a mi vecina Vanessa que llevara a Roofus a casa, porque ese juicio llevaría un tiempo.

Caminé hacia Él, sucio, ensangrentado y desfigurado. Me preguntaba qué había hecho para merecer esto. Sea lo que sea, este castigo fue demasiado cruel.

Los transeúntes gritaban: «¡blasfemo!», «¡mentiroso!» y «¡rey de los judíos!», mientras otros le escupían e insultaban.

Nunca antes me habían humillado y torturado mentalmente de esta manera. Después de dar sólo entre diez y quince pasos con él, cayó al suelo, de cara. Para que esta prueba terminara, Él necesitaba levantarse, así que me incliné para ayudarlo.

Entonces, en sus ojos vi algo que me cambió… ¿Vi compasión y amor? ¿Cómo podría ser esto?

Sin miedo, sin ira, sin odio: sólo amor y compasión. Me quedé desconcertado mientras Él me miraba con esos ojos y me tomaba la mano para volver a levantarme. Ya no podía oír ni ver a las personas que me rodeaban. Mientras sostenía la cruz en un hombro y Él en el otro, sólo podía seguir mirándolo. Vi la sangre, las heridas, los esputos, la suciedad, todo lo que ya no podía ocultar la divinidad de su rostro. Ahora sólo escuchaba los latidos de su corazón y su respiración entrecortada… Él estaba luchando, pero era muy, muy fuerte.

En medio de todo el ruido de la gente gritando, abusando y corriendo, sentí como si Él me estuviera hablando. Todo lo demás que había hecho hasta ese momento, bueno o malo, parecía inútil.

Cuando los soldados romanos lo alejaron de mí para arrastrarlo al lugar de la crucifixión, me empujaron a un lado y caí al suelo. Tuvo que continuar por su cuenta. Me quedé tirado en el suelo mientras la gente me pisoteaba. No sabía qué hacer a continuación; solo entendía que la vida nunca volvería a ser la misma.

Ya no podía oír a la multitud, sólo el silencio y el sonido de los latidos de mi corazón. Me acordé del sonido de su tierno corazón.

Unas horas más tarde, cuando estaba a punto de levantarme para irme, el cielo expresivo de antes empezó a hablar. ¡El suelo debajo de mí tembló! Miré hacia la cima del Calvario y lo vi con los brazos extendidos y la cabeza inclinada, por mí.

Ahora sé que la sangre que salpicó mi manto ese día, pertenecía al Cordero de Dios que quita los pecados del mundo. Él me limpió con su sangre.
*** *** ***

Así imagino a Simón de Cirene recordando su experiencia del día en que le pidieron que ayudara a Jesús a llevar la Cruz al Calvario. Probablemente había oído muy poco de Jesús hasta ese día, pero estoy muy seguro de que ya no pudo ser la misma persona después de ayudar al Salvador a cargar esa Cruz.

En este tiempo de Cuaresma, Simón nos pide que miremos dentro de nosotros mismos:

¿Hemos sido demasiado rápidos para juzgar a las personas?

A veces, nos apresuramos a creer lo que nos dicen nuestros instintos sobre alguien. Al igual que Simón, podemos dejar que nuestros juicios interfieran en ayudar a los demás. Simón vio a Jesús siendo azotado y supuso que Él había hecho algo malo. Es posible que haya habido ocasiones en las que permitimos que nuestras presunciones sobre una persona se interpusieran en nuestro camino para amarla como Cristo nos llamó a hacerlo.

¿Dudamos en ayudar a algunas personas?

¿No deberíamos ver a Jesús en los demás y tender la mano para ayudarlos?
Jesús nos pide que amemos no sólo a nuestros amigos sino también a los extraños y enemigos. La Madre Teresa, siendo el ejemplo perfecto de alguien que ama a los extraños, nos mostró cómo ver el rostro de Jesús en todos. ¿Quién mejor que el mismo Jesús podría darnos el ejemplo de cómo amar a los enemigos? Amaba a quienes lo odiaban y oraba por quienes lo perseguían. Como Simón, podemos sentirnos reacios a acercarnos a extraños o enemigos; pero Cristo nos llama a amar a nuestros hermanos y hermanas tal como Él lo hizo. Él murió por sus pecados tanto como murió por los tuyos.

“Señor Jesús, gracias por darnos el ejemplo de Simón de Cirene, quien se convirtió en un gran testigo de cómo hacer las cosas a tu manera. Padre celestial, concédenos la gracia de convertirnos en tus testigos, acercándonos a los necesitados.”

Share:

Mishael Devassy

Mishael Devassy is a secondary school teacher and an active youth leader in the Diocese of Perth in Western Australia. She actively ministers to young people and is passionate about faith formation in teens.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Articles