` El Artista Principal - Shalom Tidings

Home/Encuentro/Article

Mar 26, 2021 227 0 Rosanne Pappas,
Encuentro

El Artista Principal

Puede que te sientas perdido y solo. ¡Anímate, porque Dios sabe exactamente dónde estás!

Sola en la ducha, podía gritar sin ser escuchada. El agua caía sobre mi cabeza mientras que la angustia rompía mi corazón. Mi mente imaginaba lo peor, un pequeño ataúd y una pérdida demasiado grande para soportar. Mi corazón dolía, como si estuviera siendo atornillado. Era más que un dolor físico, pero me sentía torturada con un sentimiento opresivo, similar a un ahogo. Este sentimiento invadía mi ser. Nada podía aliviar el dolor y nadie podía consolarme.

El sufrimiento es parte de la condición humana, es inevitable. Una cruz particular ha sido creada para que cada uno de nosotros la cargue, pero yo no quería cargar ésta. Me quejaba con desesperación bajo su peso. “Por favor, Dios, dame una cruz distinta, no ésta. No puedo cargar ésta. Tomaré cualquier dolor, cualquier enfermedad, cualquier cosa, pero no esto, no a mi hijo. Esta cruz es demasiado grande. No puedo, por favor,” Rogué. Las náuseas me sobrecogieron. Vomité y luego caí al piso de la ducha, sollozando.

Mi ´no´ fue inútil. Rendirme era el único camino a seguir. Exhausta, oré, “Si no me cambias ésta cruz, Dios, por favor dame la fuerza para cargarla… (la imagen de un pequeño ataúd pasó por mi mente de nuevo)… sin importar dónde me lleve. Ayúdame. No puedo hacer esto sin Ti.”

Mi dulce y pequeño hijo había sido admitido al hospital en estado de gravedad. Por ocho años estuve junto a él en su cama de hospital. Su espíritu no había sido amedrentado por su enfermedad pero ya no era el mismo. Moretones morados y rosas coloreaban sus mejillas, pasaban por el puente de su nariz y sobre sus brazos y piernas. La medicina que le daba un respiro hacía que su cara y cuerpo se hincharan. Cuando él se dormía, que era muy poco, yo sollozaba hasta dormirme. Mis oraciones, mis esfuerzos para distraerlo, y el mecer su frágil cuerpo eran las únicas contribuciones que podía hacer en su batalla para sobrevivir. Le leía y dibujaba caricaturas en una libreta de dibujo que le habían regalado antes de ser hospitalizado. Era terapéutico para ambos. A pesar de que nunca había dibujado antes, en mis esfuerzos para darle un poco de alegría, descubrí que podía dibujar con facilidad.

Finalmente, mi hijo fue dado de alta del hospital con un plan de tratamiento, esperanza y oraciones para que alcanzara la remisión. Nuestra nueva normalidad se estableció. Mi mamá sugirió que yo explorara mi nueva capacidad de dibujo. Tomamos una clase de arte juntas en el estudio de bellas artes local. La maestra de arte nos pidió que lleváramos una foto que nos conmoviera. Yo elegí una tarjeta de Navidad que mostraba a Nuestra Madre Santísima sosteniendo al Niño Jesús. La profesora de arte pensó que como me faltaba experiencia y entrenamiento, debería dibujar algo más simple, como una flor. Me giré en mi banco para mirarla, declarando “Mi hijo debería está muerto, pero está vivo. Jesús y la Virgen Santísima son todo lo que me interesa. Ellos son los que me mueven.” Abrió sus ojos grandemente. “Oh, no tenía idea sobre su hijo. Lo siento mucho. Sólo tenga cuidado con sus valores.” Estaba confundida. “¿Qué tienen que ver mi moral con mi dibujo?” Pregunté. “Me refiero a los valores de color claro y oscuro.” Me contestó gentilmente. “Oh, está bien” dije, un poco avergonzada.

Retorné a mi caballete, cerré mis ojos y oré. “Ven Espíritu Santo, ayúdame a dibujar una pintura que ayude a otros a amar y a necesitar a Jesús y a María como yo lo hago en estos momentos.” Mientras dibujaba, me apoyé en la fortaleza, amor y sabiduría del Cielo para que me guiaran. Mi deseo encontró su expresión en el arte. Cada nueva obra de arte era una oración y un don de Dios.

Una mañana, mientras dejaba la Iglesia luego de la misa, un sacerdote visitante se me acercó, diciendo “Cuando estaba en casa de tu hermana, vi la pintura que hiciste de Cristo y el ángel en el Huerto de Getsemaní durante La Agonía. Me conmovió profundamente. Tu hermana me contó sobre tu hijo y cómo descubriste inesperadamente tu habilidad para dibujar en medio de tu angustia. Tu arte de veras es una bendición que nació del sufrimiento, es un don.”

“Gracias”, repliqué, “Lo es. Cuando miro atrás veo que este don artístico era un presagio.”

“¿Por qué? ¿A qué te refieres?” Preguntó.

“Dibujar me ha enseñado a ver todo de forma distinta. Descubrí que el contraste de claro y oscuro en una pintura crea profundidad, riqueza y belleza. Sin la claridad, la oscuridad en una pintura es un abismo vacío. La oscuridad del sufrimiento es como la oscuridad de una pintura. Sin la luz de Cristo, el sufrimiento amenaza con sumergirme en la profundidad de la desesperación. Cuando finalmente entregué mi dolor y mis circunstancias a Jesús, caí sobre sus brazos amorosos y me acogí a Su plan para mi vida. Entonces Cristo, el Artista Principal, usó la oscuridad de mi sufrimiento para enternecer mi corazón y hacer espacio para que la fe, la compasión, la esperanza y el amor crecieran dentro de mí. La luz de Cristo iluminó la oscuridad y nos trajo bendiciones inexplicables a través de los sufrimientos de mi hijo, mi matrimonio y nuestra familia.”

“Ahora entiendo. Verdaderamente es cierto. El arte imita la vida y el sufrimiento unido a Cristo trae grandes bendiciones. Gloria a Dios.” Exclamó el sacerdote.

Y yo contesté “Amén.”

Share:

Rosanne Pappas

Rosanne Pappas is an artist, author, and speaker. Pappas inspires others as she shares personal stories of God’s grace in her life. Married for over 35 years, she and her husband live in Florida, and they have four children.

Latest Articles