Home/Disfrutar/Article

Mar 05, 2024 87 0 Dr. Hima Pius, EUA
Disfrutar

Nuestra única esperanza

Extasiada por la buena noticia de un embarazo tan esperado, su mundo se puso patas arriba durante la ecografía de rutina de la semana 12

Nuestra primogénita Mary Grace estaba creciendo hasta convertirse en una hermosa niña. Nuestra familia y amigos habían estado orando activamente para que tuviéramos otro bebé, así que nos alegró muchísimo saber sobre el embarazo. Las pruebas genéticas arrojaron resultados normales y decidimos mantener el sexo del bebé como una encantadora sorpresa.

Cuando fui a la ecografía de rutina de la semana 12, la doctora me mostró el perfil lateral del bebé y luego, rápidamente apartó la pantalla de mí. Sacaron a mi hija e inmediatamente supe que algo andaba mal. Pensé: “tal vez el bebé tenga algún problema o defecto cardíaco, pero está bien. Dios puede arreglar cualquier cosa y nosotros podemos recurrir a la cirugía”. Pero siendo médico, oré: “Por favor Dios, que no sea anencefalia”. Desde que vi la ecografía, me sentí segura de que sería otra cosa.

Cuando la doctora entró en la habitación, le pregunté: «Por favor, dígame que el bebé está vivo». Con cara solemne, dijo: “Sí, el bebé sí tiene latidos, pero no se ve bien”. Empecé a llorar y llamé a mi marido por Facetime. Era lo que más temía: nuestro bebé tenía anencefalia, uno de los defectos graves que puede tener un bebé en el útero, en el cual el cráneo no se desarrolla adecuadamente; así que la doctora me dijo que el feto no viviría mucho.

Fue desgarrador. Este precioso niño que llevábamos tantos años esperando ¡no iba a vivir! Pensé en lo emocionada que estaba mi hija mayor. En nuestra oración familiar diaria, ella solía decir: “Jesús, por favor déjame tener un hermanito o una hermanita”. Seguía diciendo en mi mente: “Señor, tú puedes sanar, tú puedes sanar al bebé”.

Mi marido bajó inmediatamente. Esforzándome por no llorar, le dije a mi hija que estaba derramando lágrimas de alegría. ¿Qué más podría decir?

La doctora dijo que podíamos interrumpir el embarazo. Le dije: “De ninguna manera; voy a cargar al bebé mientras esté vivo. Si van a ser 40 semanas, serán 40 semanas”. Ella me advirtió que probablemente no sobreviviría tanto tiempo y que, en caso de que el bebé muriera en el útero, existía la posibilidad de que contrajera una infección sanguínea grave. También necesitaba controles frecuentes ya que la acumulación de líquido en mi útero podía ser muy peligrosa. Le dije que estaba dispuesta a afrontar cualquier cosa. Afortunadamente, no me presionaron más, ni siquiera en las siguientes visitas. ¡Sabían que había tomado mi decisión!

Destinados a la esperanza

Regresamos a casa y pasamos tiempo orando y llorando juntos. Llamé a mi hermana que era residente de obstetricia y ginecología. Llamó a muchos amigos, especialmente de su grupo “Jóvenes de Jesús”, y comenzó una novena por zoom esa misma noche. Simplemente le dijimos a nuestra hija: “el bebé está pasando un mal momento, pero está bien”. No se lo dijimos a nuestros padres ni a nuestros suegros; mi hermana se casaría al mes siguiente y no queríamos que la boda se viera afectada. También teníamos el sentimiento de que no podrían manejarlo con la misma fuerza que con que nosotros lo estábamos enfrentando.

Los primeros días mucha gente habló conmigo, ayudándome a confiar en la providencia de Dios y a creer que Él no hace nada que no sea bueno para nosotros. Sentí una paz inmensa. Pensé en la Madre María: la alegría de recibir las buenas nuevas en la Anunciación y el dolor posterior de saber que iba a morir. Decidimos, ese día, abrir la tarjeta de los análisis de sangre que revelaban el sexo porque para entonces queríamos orar por el bebé con nombre.

La llamamos Evangeline Hope, que significa “portadora de buenas nuevas”, porque para nosotros, ella todavía irradiaba la esperanza del amor y la misericordia de Cristo. Ni una sola vez consideramos abortarla porque era una buena noticia, no sólo para nosotros sino para todos nuestros amigos y familiares: una niña que evangelizaría al mundo de muchas maneras.

Me uní a un grupo de apoyo para anencefalia, que me ayudó enormemente en esta etapa de mi vida. Conocí a muchas personas, incluso ateas, que lamentaban profundamente su decisión de abortar a sus bebés. Me puse en contacto con mujeres que cosían vestidos de ángeles a partir de vestidos de novia donados, así como con fotógrafos profesionales que se ofrecieron como voluntarios para documentar el nacimiento a través de hermosas fotografías.

Hicimos una revelación del sexo del bebé en la boda de nuestra hermana, pero aún así no le dijimos a nadie que el bebé estaba enfermo. Sólo queríamos honrar y celebrar su pequeña vida. Mi hermana y mis amigas también organizaron un hermoso baby shower (más bien una celebración de la vida) y, en lugar de regalos, todos le escribieron cartas para que las leyéramos después del parto.

Adoradora perpetua

La cargué hasta la semana 37.

Incluso después de un parto complicado, que incluyó una ruptura de la pared uterina, Evangeline no nació viva. Pero de alguna manera, recuerdo haber sentido una profunda sensación de paz celestial. Fue recibida con mucho amor, dignidad y honor. Un sacerdote y sus padrinos estaban esperando para conocer a Evangeline. Allí, en la habitación del hospital, pasamos un hermoso momento de oración, alabanza y adoración.

Teníamos hermosos vestidos para ella; leímos las cartas que todos le escribieron; queríamos tratarla con más dignidad y honor que a una niña «normal». Lloramos porque extrañamos su presencia y también por la alegría de saber que ella estaba ahora con Jesús. En esa habitación del hospital pensábamos: “Vaya, no podemos esperar a llegar al cielo; hagamos lo mejor que podamos para estar allí con todos los santos”.

Dos días después tuvimos una «celebración de la vida» para ella y todos vistieron de blanco. La misa fue celebrada por cuatro sacerdotes y tuvimos tres seminaristas y un hermoso coro en honor a nuestra preciosa bebé. Evangeline fue enterrada en la sección Ángeles, destinada a los bebés del cementerio que aún visitamos con frecuencia. Aunque ella no está aquí en la tierra, ocupa una gran parte de nuestras vidas. Me siento más cerca de Jesús porque veo cuánto me ama Dios y cómo me eligió para tenerla.

Me siento honrada; en nuestra familia, ella es una adoradora perpetua para llevarnos a la santidad de una forma que no podría lograrse de otra manera. Fue la pura gracia de Dios y la plena aceptación de su voluntad lo que nos dio la fuerza para superar esto. Cuando aceptamos la voluntad de Dios, Él derrama las gracias que necesitamos para atravesar cualquier tribulación. Todo lo que tenemos que hacer es abandonarnos a su providencia.

Levantando santos

Cada niño no nacido es precioso; sanos o enfermos siguen siendo regalos de Dios. Deberíamos abrir nuestro corazón para amar a estos niños hechos a imagen de Cristo, que en mi opinión, son más preciosos que un niño “normal”. Cuidarlos es como cuidar a Cristo herido. Es un honor tener un hijo con discapacidad o necesidades especiales porque cuidarlo nos ayudará a alcanzar un estado de santidad más profundo que cualquier otra cosa en la vida. Si podemos ver a estos niños enfermos por nacer como regalos (almas puras), ni siquiera los sentiremos como una carga. Estaremos levantando dentro de nosotros mismos un santo que se sentará junto a todos los ángeles y santos.

Actualmente estamos esperando un bebé (Gabriel), y confío en Dios que aunque le diagnostiquen algo, igual lo recibiremos con el corazón y los brazos abiertos. Toda vida es un regalo precioso y no somos los autores de la vida. Siempre debemos recordar que Dios da y Dios quita. ¡Bendito sea el nombre del Señor!

Share:

Dr. Hima Pius

Dr. Hima Pius lives in Florida with her husband Felix and their 8-year-old daughter. She works as a pediatrician, and is actively involved in the Jesus Youth movement.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Articles