Home/Disfrutar/Article

Jun 05, 2024 62 0 Josh Blakesley
Disfrutar

Cuando la fe se encuentra con la música

Cuando una terrible pérdida llevó a Josh Blakesley a la luz, la música de su alma se convirtió en un bálsamo para muchos corazones desangrados.

Mientras crecía en el pequeño pueblo de Alejandría, Josh era un niño despreocupado; creció escuchando la música de su papá. Y dos hermanas mayores con una gran colección de música fueron un bono que nutrió su gusto musical. Sin formación profesional ni conocimientos teóricos, en una época sin internet ni YouTube, Josh tuvo lo que luego él mismo llamaría «una entrada lateral al mundo de la música». Comenzando con la batería y aprendiendo a cantar al mismo tiempo, estaba enamorado de artistas como Don Henley y Phil Collins, siguiendo sus obras legendarias a través de revistas y libros.

Sin embargo, con su madre, la Iglesia era un asunto no negociable. Gracias a su insistencia, asistió a misa todos los domingos. Pero dejaba a Dios allí y vivía el resto de su vida en un plano totalmente diferente.

Profundizando

Josh y Jenny se conocieron en la clase de español cuando él tenía 15 años, y a diferencia de cualquier otro joven de esa edad, ella lo llevó a una reunión de oración. Esto era nuevo y diferente a todo lo que había experimentado antes. Los adolescentes de su edad se estaban uniendo para adorar al Señor. Esta experiencia de adoración era moderna y atractiva… ¡con música, charlas y sketches de personas de su edad! Estaba intrigado, pero no habría regresado cada semana si Jenny no se lo hubiera pedido.

Varios meses después, Jenny fue atropellada por un conductor ebrio y murió en el accidente. Su pérdida fue un gran golpe para toda la comunidad. Mientras luchaba con el dolor de perderla, se dio cuenta de que la vida aquí es finita, y que debe haber un propósito en ella, una razón por la que estamos viviendo.

A partir de ese mismo momento comenzó un viaje para buscar respuestas a las preguntas que lo fascinaban: «¿Cuál es mi razón de ser? ¿Cuál es el propósito de lo que ahora mismo estoy haciendo? ¿Por qué Dios me ha puesto en este planeta? ¿Cuál es mi papel mientras estoy aquí?»
Comenzó a sumergirse más en el por qué de nuestra existencia en este planeta. Al darse cuenta de que sus dones eran de Dios, y al buscar un propósito en el uso de estos dones, se dio cuenta de que quería retribuir a Dios y devolver el amor.

Un rayo de realización

Comenzó a tocar música para la misa y a involucrarse en la liturgia. Como él lo pone: «Ha habido una parte de fe en mi música y una parte de música en mi fe también. Esas todavía están arraigadas. Oro mucho a través de la música». Y es esta experiencia de oración la que intenta transmiIr a sus hermanos a través de escribir y tocar música. La experiencia «impresionante y abrumadora» de liderar a la gente en la adoración y escucharlos cantar junto a él lo hace susurrar muy a menudo: «El Señor se está moviendo ahora mismo, y no tengo que esforzarme».

Cerrando la brecha

Josh es ahora un cantante, compositor, productor, director musical, esposo y papá de tiempo completo.

Incluso mientras dirige la música en la misa cada domingo, Josh sabe que la misa puede suceder sin música; lo que un músico hace en la misa no hace que Jesús esté más presente en la sala; Él está ahí independientemente. Lo que un músico puede hacer es «elevar la adoración de los fieles trayendo un poco de belleza extra a través de la música». De hecho, este es uno de sus objetivos de vida: tratar de cerrar esa brecha y traer música de calidad a la liturgia.

Pero no se detiene ahí; además de agregar belleza a la experiencia sacramental, va una milla más allá para llevar a Dios a la gente.

Directamente de su corazón

Como músico católico, Josh escribe canciones para la misa y escribe desde el corazón. A veces, cuando sale, podría no ser material directamente para la misa, pero lo que sale sigue siendo un tributo a Dios por el don de la música.

Relata que su canción “Even in this” (“Incluso en esto”) fue una experiencia así, directamente de su corazón.

La comunidad de la iglesia de la que formaba parte acababa de perder a un adolescente, y verlos pasar por el dolor, la tragedia y la devastación lo llevó de vuelta a su propia experiencia de perder a una querida amiga en su adolescencia. Sumergiéndose en el dolor, escribió que incluso en las noches más oscuras, Dios está con nosotros. En los “valles del dolor”, en las “cosas rotas y destrozadas”, en el “dolor que no puedes esconder” y en el “miedo que no puedes combatir,” él asegura a sus oyentes que aunque no puedan ver a Dios, «No están solos».

Este es un mensaje que Josh quiere repetir al mundo: «Dios se está moviendo contigo».

Share:

Josh Blakesley

Josh Blakesley is the Music Director at St. Faustina Catholic Church outside Houston, Texas, where he lives with his wife and their two children. Article is based on the interview given by Josh on the Shalom World program “Beats”. To watch the episode, visit: shalomworld.org/episode/when-faith-meets-music-josh-blakesley

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Articles