` Una mártir coreana que no sabía nada - Shalom Tidings

Home/Encuentro/Article

Sep 02, 2021 167 0 Shalom Tidings
Encuentro

Una mártir coreana que no sabía nada

Kim A-gi Agatha y su esposo no tenían contacto con el cristianismo ni con la doctrina católica, pues estos practicaban el confucianismo. Un día la hermana mayor de Agatha, una católica devota, llego a visitarlos. Observando los adornos de su fe tradicional, incluido un gran cofre de arroz con tablillas ancestrales, le preguntó a su hermana menor: “¿Por qué te aferras a estas cosas? ¡No son más que superstición! »

Esta continuó y proclamó que el único gobernante verdadero del mundo es Jesucristo. «Despierta de tu oscuridad», le dijo a su hermana, «y acepta la luz de la verdad».

La insistencia de su hermana despertó un gran anhelo en Agatha. Sabiendo que sería difícil ir en contra de su esposo y la tradición de su familia, no obstante, decidió aceptar a Cristo y sufrir voluntariamente cualquier dificultad que pudiera surgir en su camino.

Agatha no era muy inteligente y, por mucho que lo intentara, no podía memorizar las oraciones de la mañana y de la tarde. Con el tiempo, se le conoció como la mujer que no sabía ni conocía más que a «Jesús y María». Debido a su incapacidad para aprender la doctrina y las oraciones, Kim A-gi Agatha no se bautizó inicialmente.

En septiembre de 1836, Agatha y otras dos mujeres fueron arrestadas por su fe católica. Cuando la interrogaron, Agatha permaneció firme y valientemente se paró ante sus torturadores diciendo: «No sé nada, solo conozco a Jesús y María. No los rechazaré». Su valiente testimonio la llevó a ser la primera en ser bautizada en prisión durante la persecución.

Junto con otros cristianos condenados, Agatha fue atada por los brazos y el cabello a una gran cruz erigida sobre una carroza de bueyes. En la cima de una colina empinada, los guardias obligaron a los bueyes a correr precipitadamente. El camino era brusco, con muchas piedras. Las carrozas tropezaron, causando gran agonía a los valientes prisioneros que colgaban de las cruces. Tras este calvario, al pie de la colina, los verdugos decapitaron violentamente a cada uno de los santos mártires.

Agatha y otros ocho mártires recibieron su corona de gloria a la misma hora en que Jesús exhaló su último suspiro: las tres de la tarde. Casi cien años después, Kim A-gi Agatha fue beatificada junto con los otros mártires el 5 de julio de 1925. Fueron canonizados en su Corea natal el 6 de mayo de 1984 por el Papa Juan Pablo II.

Share:

Shalom Tidings

Shalom Tidings

Latest Articles