Home/Evangelizar/Article

Jun 05, 2024 90 0 Obispo Robert Barron, EUA
Evangelizar

San Ireneo y el Dios que no nos Necesita

Hace varios años participé en la reunión anual de la Academia de Teología Católica; se trata de un grupo de unos cincuenta teólogos dedicados a pensar según la mente de la Iglesia. Nuestro tema general era la Trinidad y me habían invitado a dar una de las ponencias. Elegí centrarme en la obra de San Ireneo, uno de los primeros y más importantes padres de la Iglesia.

Ireneo nació alrededor del año 125 en la ciudad de Esmirna en Asia Menor. Cuando era joven, se convirtió en discípulo de Policarpo quien, a su vez, había sido alumno de Juan Evangelista. Más adelante en su vida, Ireneo viajó a Roma y finalmente a Lyon, donde se convirtió en obispo tras el martirio del líder anterior. Ireneo murió alrededor del año 200, probablemente como mártir, aunque los detalles exactos de su muerte se pierden en la historia.

Su obra maestra teológica se llama Adversus Haereses (Contra las Herejías), pero es mucho más que una refutación de las principales objeciones a la fe cristiana de su época. Es una de las expresiones más impresionantes de la doctrina cristiana en la historia de la Iglesia, fácilmente comparable con el De Trinitate (La Trinidad) de San Agustín y la Summa Theologiae (Suma Teológica) de Santo Tomás de Aquino. En mi artículo de Washington, sostuve que la idea principal de la teología de Ireneo es que Dios no necesita nada fuera de Él mismo. Me doy cuenta de que esto parece, a primera vista, bastante desalentador; pero si seguimos el ejemplo de Ireneo, vemos cómo, espiritualmente hablando, se abre a un mundo completamente nuevo. Ireneo sabía todo acerca de los dioses y diosas paganos que necesitaban desesperadamente la alabanza y el sacrificio humanos, y vio que una consecuencia principal de esta teología es que la gente vivía con miedo. Como los dioses nos necesitaban, solían manipularnos para satisfacer sus deseos, y si no eran suficientemente honrados, podían (y lo harían) atacar. Pero el Dios de la Biblia, que es absolutamente perfecto en sí mismo, no necesita nada en absoluto. Incluso en su gran acto de crear el universo, Él no requirió ningún material preexistente con el cual trabajar; más bien (e Ireneo fue el primer teólogo cristiano importante en ver esto), Él crea el universo ex nihilo (de la nada). Y precisamente porque Él no necesita el mundo, Él hace el mundo en un acto de amor puramente generoso. El amor, como no me canso de repetir, no es meramente un sentimiento o una emoción, sino un acto de la voluntad. Es querer el bien del otro, como otro. En fin, el Dios que no tiene ningún interés en sí mismo, sólo puede amar.

De esta intuición surge toda la teología de Ireneo. Dios crea el cosmos en una explosión de generosidad, dando lugar a innumerables plantas, animales, planetas, estrellas, ángeles y seres humanos; todos diseñados para reflejar algún aspecto de su propio esplendor. A Ireneo le encanta resaltar los cambios en la metáfora de Dios como artista. Cada elemento de la creación es como un color aplicado al lienzo o una piedra en el mosaico, o una nota en una armonía general. Si no podemos apreciar la consonancia de las muchas características del universo de Dios, es sólo porque nuestras mentes son demasiado pequeñas para asimilar el diseño del Maestro. Y todo su propósito al crear este orden sinfónico es permitir que otras realidades participen en su perfección. En la cima de la creación física de Dios se encuentra el ser humano, traído a la existencia por amor como lo han sido todas las cosas, pero invitado a participar aún más plenamente en la perfección de Dios amando a cambio a su Creador. Las palabras de Ireneo más citadas pertenecen al cuarto libro de Adversus Haereses y dicen lo siguiente: «La gloria de Dios es un ser humano plenamente vivo». ¿Ves cómo esto es precisamente correlativo a la afirmación de que Dios no necesita nada? La gloria de los dioses y diosas paganos no era un ser humano completamente vivo, sino más bien un ser humano en sumisión, un ser humano que hacía lo que se le había ordenado hacer. Pero el Dios verdadero no participa en juegos tan manipuladores. Él encuentra su alegría en desear, en la máxima medida, nuestro bien.

Una de las ideas más hermosas e intrigantes de Ireneo es que Dios funciona como una especie de maestro benevolente, educando gradualmente a la raza humana en los caminos del amor. Él imaginó a Adán y Eva, no tanto como adultos dotados de toda perfección espiritual e intelectual, sino más bien como niños o adolescentes, inevitablemente torpes en su expresión de libertad. La larga historia de la salvación es, por tanto, el paciente intento de Dios de educar a sus criaturas humanas para que sean sus amigos. Todos los pactos, leyes, mandamientos y rituales tanto del antiguo Israel como de la Iglesia, deben verse bajo esta luz: no son imposiciones arbitrarias, sino la estructura que Dios Padre da para guiar a sus hijos hacia el pleno florecimiento.

Hay mucho que podemos aprender de este antiguo maestro de la fe cristiana, especialmente en lo que respecta a las buenas nuevas del Dios que no nos necesita.

Share:

Obispo Robert Barron

Obispo Robert Barron is the founder of Word on Fire Catholic Ministries and is the bishop of the Diocese of Winona–Rochester. Bishop Barron is a #1 Amazon bestselling author and has published numerous books, essays, and articles on theology and the spiritual life. ARTICLE originally published at wordonfire.org. Reprinted with permission.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latest Articles