` Mi Shalom: Jornada del Dolor a la Gracia - Shalom Tidings
Shalom Tidings
Download the free app and experience a new lifestyle today!
No Thanks Open

Home/Evangelizar/Article

Abr 18, 2020 456 0 Susan Uthup,
Evangelizar

Mi Shalom: Jornada del Dolor a la Gracia

Ancla de la Esperanza

Cuando nos enfrentamos a momentos difíciles, Dios con frecuencia presenta personas excepcionales en nuestras vidas, quienes traen esperanza y paz. Cuando yo estaba lamentando la perdida de mi vista, Chev. Benny Punnathara entró a mi vida, trayendome la luz de Cristo en mis momentos más obscuros. Dios usó a este hombre para revelarme cuanto me ama y me valora el Padre celestial. A Través de él, aprendí acerca de las grandiosas obras que Dios ha logrado a través del ministerio Shalom. Desde entonces, este ministerio ha formado una gran parte de mi jornada espiritual.

A Través de los retiros de reavivamiento espiritual del ministerio Shalom, Dios ha derramado Su gracia dándome la bienvenida a una relación más íntima con mi salvador. En cada evento de Shalom, me he convencido más del valor de cada alma. El reconocer la importancia del valor de cada alma me abrió los ojos, nos olo mi alma ni el alma de mis seres queridos, sino la salvación de cada persona en el mundo.

Ofreciendolo

Obtener la salvación de una sola alma es más grande que que cualquier bendición material. Esa es la razón por la cual nuestro Salvador estuvo dispuesto a dar Su vida por nuestra Salvación. Mientras descubrí los santos y sus historias fascinantes, me inspiró la manera en que ellos ofrecieron sus sufrimientos para la salvación de las almas. ¿Cuántas almas podría yo ganar para mi Señor si alegremente ofrecía mis pequeños sufrimientos en unión con Jesús? En el Diario de Santa Faustina, Jesús le dijo: “Hay solo un precio con el cual se compran las almas, y es el sufrimiento unido con Mi Sufrimiento en la Cruz”

Como una persona ciega, enfrento muchos obstáculos en mi vida personal y laboral, pero cuando enfrento un reto o una situación difícil, en vez de frustrarme o decepcionarme con el incidente, le pido a Dios que me de la gracia para ofrecerlo por la salvación de las almas. No siempre lo logro. Han habido muchas veces en las que he faltado a entregar mis sufrimientos  por la salvación de las almas, especialmente después de haber perdido a mi sobrina. Entonces recuerdo que Jesús lloró por la muerte de Su amigo Lázaro y en Su agonía en la cruz. Así que, yo le ofrezco mi estado emocional y le pido que lo una a Su dolor. Dios conoce nuestra naturaleza fragil y debil. Él está con nosotros en la adversidad. Eel puede tomar nuestra ofrenda imperfecta y hacerla perfecta.

Como Shalom juega un papel muy importante en esparcir la buena nueva a millones de personas a través del mundo, también ofrezco mis aflicciones por su éxito en llegar a los que más lo necesitan. Rezo por esos que aún tienen el don de la vista para que lo usen sabiamente para disfrutar programas inspiradores, artículos y retiros que produce Shalom, para que de esa manera puedan recibir en amor de su salvador. 

¡No desperdicies tus oportunidades! 

Nada en nuestras vidas pasa sin que Nuestro Padre celestial lo sepa o lo permita. Si Dios ha permitido alguna dificultad en nuestras vidas, puede traernos algo bueno al final si lo compartimos con Él. Tal Vez no entendemos cómo esto puede ser cuando estamos en el momento, o hasta que llegamos a la eternidad, pero si ponemos nuestra confianza en Él, Él logrará lo que nosotros no podemos lograr.

En este mundo caído, vamos a enfrentar muchas situaciones difíciles y dolorosas. Cuando cosas incómodas e inesperadas suceden en nuestras vidas, nosotros podemos escoger cómo respondemos. Podemos desperdiciar nuestro sufrimiento quejándonos, y hasta culpando a Dios, o podemos ofrecerlo en unión con el sufrimiento de Cristo en la cruz por la salvación de las almas.

En su diario, Santa Faustina escribió: “Vi al Señor Jesús clavado a la cruz en medio de grandes tormentos. Un suave gemido salió de Su Corazón. Después de algún tiempo, dijo, ‘Tengo sed. Tengo sed por salvación de las almas. Ayudame, hija mia, a salvar almas. Une tu sufrimiento a Mi pasión y ofrecelos al Padre celestial por los pecadores’” Unirnos a Cristo de esta manera es una de las mejores maneras en las que podemos ayudar a aliviar el dolor de Nuestro Señor. Hagamos el mejor uso de estas oportunidades preciosas para ayudar a más almas a tengan una relación con Nuestro Señor quien los ama mucho.

Share:

Susan Uthup

Susan Uthup works as a rehabilitation instructor at a rehabilitation center for the blind in Chicago, Illinois. She lost her eyesight in a car accident over fifteen years ago. Uthup shared her inspiring story in the SHALOM WORLD original series "Triumph" (www.ShalomWorld.org/triumph).

Latest Articles