Shalom Tidings
Download the free app and experience a new lifestyle today!
No Thanks Get App

Home/Disfrutar/Article

Feb 05, 2021 499 0 Kevin and Johanna Caldwell
Disfrutar

Dile Sí a los Milagros

Años de Dolor de Corazón

Cuando mi esposa y yo nos casamos, estábamos ansiosos por comenzar a formar una familia, pero mes tras mes, estábamos afligidos al ver que Johanna no quedaba embarazada. Después de un año, visitamos a un médico que ordenó algunos exámenes médicos. Johanna tuvo un chequeo y confirmó que tenía problemas médicos que harían muy difícil que quedara embarazada. También me diagnosticaron subfertilidad.

Aunque vivimos en Darwin, Australia, cruzamos el continente al menos una o dos veces al año para visitar a mi oftalmólogo en Melbourne. Ya que su clínica estaba justo al otro lado de la calle de la Catedral de San Patricio, siempre íbamos allí a orar. Cuando nos arrodillamos delante de una estatua de nuestra Santisima Madre, oramos para que se hiciera la voluntad de Dios, pero oramos con la esperanza de que su voluntad fuera que tuviéramos un hijo.

Después de muchos años de intentar diferentes tratamientos, Johanna finalmente quedó embarazada de Gabriela. Nos alegramos y le dimos gracias al Señor por responder a nuestras oraciones después de ocho años de dolor de corazón. En nuestra próxima visita a Melbourne, encendimos una vela delante de la estatua de nuestra Santisima Madre y oramos con agradecimiento sincero por su intercesión.

Cuando Gabriela nació en perfecta salud, nos alegramos de las bendiciones generosas de Dios. Luego, a los cuatro meses, nos sorprendió cuando tuvo una convulsión durante una clase de natación. Aunque los médicos al principio pensaron que era solo una convulsión febril, Gabriela siguió teniendo convulsiones siempre que tenía el más mínimo resfriado. Finalmente, se le diagnosticó el síndrome de Dravet, un tipo de epilepsia con convulsiones que son difíciles de controlar. Deberíamos habernos sentido destrozados cuando recibimos el diagnóstico, porque la posibilidad de recibir una lesión cerebral grave era bastante alta, pero sentíamos que la mano de Dios nunca estaba lejos de nosotros incluso en este momento. Cuando creció, empezó a correr, bailar, cantar y jugar, acurrucánándonos para decir, «Te quiero.» En mis oídos aún resuena su risa cuando me dijo «papá eres gracioso».

Bebe Milagrosa

Esperábamos que Gabriela no fuera una hija única, pero no habíamos podido concebir de forma natural. Así que volvimos al médico para buscar el mismo tratamiento de fertilidad que nos ayudó a concebir a Gabriela. Para nuestra sorpresa, descubrimos que Dios ya nos había bendecido. ¡no tuvimos que empezar el tratamiento ya que Johanna ya estaba embarazada de Sofía! Llamamos a Sofía nuestra ‘bebé milagrosa’.

En medio de nuestras pruebas, nos sentimos tan bendecidos al haberla concebido sin ninguna intervención. Después de leer la hermosa explicación del Papa Juan Pablo II sobre los propósitos unitivos y procreativos del matrimonio en su Teología del Cuerpo, habíamos tomado en serio nuestros votos matrimoniales y estado abiertos a la vida que Dios deseaba para nuestro matrimonio. Sin embargo, Gabriela y Sofía fueron las únicas hijas que Dios nos dio.

Como Gabriela seguía rebotando de sus convulsiones, teníamos esperanza. Pero cuando tenía 3 años, mientras estábamos todavía en medio de la emoción y el duro trabajo de apreciar a nuestra nueva bebé, Gabriela fue diagnosticada con gastroenteritis. Estábamos acostumbrados a que sufriera convulsiones cada vez que se enfermaba, pero esta vez las convulsiones continuaron durante cuatro días. Cuando fue puesta en un coma inducido y llevada a cuidados intensivos, no estábamos seguros de si lo lograría. Estábamos en shock, pero el amor de Dios nos sostuvo a través de las largas horas en el hospital y la tristeza al ver a nuestra brillante y hermosa niña deteriorándose. Vimos cada momento, cada día como una bendición.

Si solo pudiéramos tenerla con nosotros por otro año o dos, entonces este momento sería lo suficientemente bueno y la rodearíamos con nuestro amor. Apoyada por la oración, sorprendió a sus médicos por sus ganas de sobrevivir, pero las convulsiones recurrentes le habían causado una lesión cerebral grave que eliminaría su capacidad para caminar, hablar o comer, así que tuvo que pasar 3 meses en el hospital.

Alti-Bajos

El siguiente desafío fue llevarla a casa en silla de ruedas, totalmente dependiente de nosotros para todo, mientras también teníamos que cuidar a la bebé. Gabriela lloraba todo el tiempo, día y noche, pero cuando recibía medicamento para aliviar su llanto constante, dormía todo el tiempo. No estábamos seguros de qué hacer con la niña que estaba llorando o durmiendo todo el tiempo. Es difícil ver a una niña inocente sufriendo tanto cuando no le había hecho nada malo a nadie.

¿Cómo era posible? ¿por qué ella? ¿y por qué nosotros? Estábamos en un altibajo emocional, viéndola tan mal y sin poder ayudarla. Así que, la encomendamos a Dios que respondió a nuestras oraciones con amor. Lo sentimos diciendo: «Yo soy tu Padre. Yo soy el Señor que guía tu vida». Aunque estaba fuera de nuestras manos, él nos dio la fuerza para caminar esta jornada con ella.

Nos sentimos seguros de que si Dios quería esto para nosotros, él permanecería y lucharía junto a nosotros. Era difícil, pero tener a esta niña con una discapacidad nos permitió confiar unos en otros y cambiar nuestro enfoque de nuestros propios problemas y debilidades, así que podríamos poner toda nuestra energía en esta niña que nos necesita tanto. Nunca podríamos haber hecho esto sin el apoyo de nuestra comunidad. Cuando nos mudamos a Brisbane para tener acceso a las terapias que han ayudado a Gabriela, fuimos apoyados por nuestra comunidad Neo-Catecumenal.

Su ayuda y el apoyo con la recaudación de fondos de la comunidad católica en general fueron críticos para los desafíos que nos esperaban. Gabriela tiene un depende en otras personas para poder completar tareas y no puede ser dejada sola. No puede cepillarse el pelo o los dientes, alimentarse o ir al baño. No habla y no puede caminar. Johanna y yo estamos agradecidos por haber obtenido ayuda para sus cuidados y terapias a través del Plan Nacional de Seguro de discapacidad (NDIS). Además de las terapias, Gabriela necesitaba operaciones para realinear sus caderas. Cuando tenía siete años, la insuficiencia cardíaca después de una operación la dejó luchando por su vida otra vez. Los médicos nos dijeron que lleváramos a nuestra familia para despedirse de ella.

Sentimos dolor en el corazón. Una vez más, no estábamos listos para abandonar a nuestra hija anhelada. Pedí la intercesión de San Juan Pablo II, Santa María de la Cruz (MacKillop) y Nuestra Señora. Fue un momento de intensa e incesante oración, pidiendo la voluntad de Dios, pero también orando por un milagro. Por su gracia, Dios nos había enviado mensajeros en forma de nuestros hermanos y hermanas en nuestra comunidad neo-catecúmena. Era como Isaías 50:4 «El Señor Dios me ha dado lengua de discípulo, para que Yo sepa sostener con una palabra al fatigado”. Nuestros hermanos y hermanas en Cristo oraron con nosotros la Liturgia de las horas y el Rosario. Cuando la encomendamos a Dios, también rezamos con confianza y esperanza.

Nos habían dicho al comienzo de ese día que la vida de Gabriela era «hora por hora». La oración vespertina de esa noche estuvo acompañada conmovedoramente por la breve lectura de Job 1:21 «el Señor da y el Señor quita». Me llamó la atención el significado de esas palabras en ese momento. Le pedimos a Dios que tuviera misericordia de nosotros y que preparara nuestros corazones. Nuestro sacerdote se unió a nosotros en el hospital para ungirla y orar con nosotros junto a su cama.

Nos aconsejó que oraramos, cada hora, una palabra que los israelitas habían orado en el desierto—»Dayenu». Esta palabra, vinculada con la Pascua y la Historia de la Salvación, dice «Dios, debes ser alabado por todo lo que hagas… si solo nos hubieras sacado de Egipto, habría sido lo suficientemente bueno… si solo nos hubieras traído a través del mar, habría sido lo suficientemente bueno». Esta fue una palabra poderosa para nosotros en ese momento más difícil de nuestras vidas. Alrededor de las 3 de la mañana, de repente comenzó a mejorar y continuó su recuperación hasta que estuvo lo suficientemente bien para salir del hospital. Creo que fue un milagro que Gabriela sobreviviera. Ninguno de los médicos de la unidad de cuidados intensivos esperaba que sobreviviera.

Cosas favoritas

A pesar de sus discapacidades, a Gabriela le encanta la vida. Ella se deleita en unirse a sus amigos en una Escuela Especial con un gran sentido de comunidad, donde disfruta de actividades como la pintura y el interruptor – ella levanta su mano derecha para pulsar un interruptor y cambiar las páginas en un libro digital en el iPad. Ella se comunica con un parpadeo y un ligero movimiento de la cabeza para decir ‘si’ y desviando la mirada para un ‘no’. Las preguntas especialmente estructuradas ayudan a este proceso.

Gabriela se deleita con su hermana, primos y amigos. Sus cosas favoritas incluyen música, películas, obras musicales, luces brillantes, colores y comida. Puede comer sopas espesas, helados, salsas y chocolate. Le gusta mucho salir al sol y visitar el jardín de hierbas en los Jardines Botánicos donde puede oler diferentes plantas olorosas. A Gabriela le encanta bailar y ha sido parte de Superstars, un grupo de danza, por más de seis años. La ayudan a participar moviendo sus brazos y moviéndola. Las otras chicas bailan a su alrededor para incluirla en las rutinas de baile.

Un Gigante de Oración

Gabriela sabe que Dios la ama y la ayuda con los muchas cruces y dificultades que enfrenta. Uno de los momentos más destacados de su semana es ir a la Misa. Ella adora recibir la Santa Comunión y participar en la música en la liturgia infantil y en nuestra oración en casa, con su hermana ayudándole a tocar instrumentos de percusión, como los tambores o el xilófono.

La oración es una parte importante de la vida de Gabriela. Tiene una foto del Papa San Juan Pablo II junto a su cama, junto a iconos y una colorida cruz tradicional de El Salvador. Gabriela conoce muchas oraciones, como el Padre Nuestro y el Shema (Deuteronomio 6:4-10) que recitamos con ella antes de que ella duerma y cuando se despierta. A pesar de que no habla, sus ojos se iluminan con el reconocimiento.

Si una familia está luchando con la discapacidad, aún así pueden alabar a Dios, y seguir caminando hacia él. Debido a todo lo que hemos pasado, hemos sido capaces de aconsejar y guiar a las parejas que tienen problemas en su matrimonio. A pesar de nuestras luchas, no abandonamos a Dios. La oración diaria en casa y con nuestra comunidad eclesiástica nos ha ayudado a enfocarnos en Dios y a confiar en que hay un propósito para todo en nuestras vidas.

A lo largo de nuestras vidas, ha habido muchas cruces, pero Jesús dijo, «toma tu Cruz y Sígueme» (Mateo 16:24). Ha sido posible para mí ver las dificultades en nuestra vida, como las frustraciones de Gabriela cuando su lesión cerebral le impide hacer cosas que solía hacer, como oportunidades para llevar la Cruz.

No sabemos lo que Dios ha planeado para nuestro futuro, para ella o para nosotros, pero podemos ver cada día como una bendición. Veo el propósito de Gabriela en su conexión con Dios. Ella es muy consciente de Dios en su vida y de su papel como mensajera para ser testigo del amor de Dios. La gente se siente atraída por ella y quieren saber más acerca de su historia y Dios continúa respondiendo a sus oraciones de maneras profundas.

Share:

Kevin and Johanna Caldwell

Kevin and Johanna Caldwell live in Brisbane with their daughters, Gabriela and Sofia. Article is based on Shalom World TV program “Triumph” featuring Gabriela and their personal testimony. To watch the episode visit: shalomworld.org/episode/gabriela-elizabeth-caldwell-triumph

Latest Articles