` Cuando la Marcha se Pone Difícil… - Shalom Tidings
Shalom Tidings
Download the free app and experience a new lifestyle today!
No Thanks Open

Home/Evangelizar/Article

Feb 05, 2021 326 0 Emily Shaw, Australia
Evangelizar

Cuando la Marcha se Pone Difícil…

Aquí tienes 3 maneras de ayudarte a pelear en la buena batalla.

¿Por qué a menudo evitamos las cosas que queremos hacer y las que no queremos hacer si las hacemos? San Pablo tampoco pudo averiguarlo (véa Romanos 7:15). ¿Y por qué se necesita una pandemia para eliminar las distracciones no deseadas de nuestras vidas? Parece ser una parte desafortunada de nuestra naturaleza humana. Pero tal vez la pandemia actual que ha traído enfermedades graves y la muerte en todo el mundo pueda ayudarnos a superar algunos aspectos de nuestra naturaleza humana obstinada.

El distanciamiento social ha sido un desafío de varias maneras, pero irónicamente para algunos también ha demostrado ser útil y beneficioso. El mayor tiempo que muchos de nosotros hemos experimentado a solas ha proporcionado oportunidades inesperadas para enfocarnos en lo que es realmente importante y para acercarnos más a Dios. Cuando estas restricciones terminen será demasiado fácil volver a nuestros viejos hábitos. Así que, para mantener cualquier progreso que hayamos hecho, hagamos lo que hacen los buenos católicos: Ensuciemos nuestras las manos, sacudamos el polvo de las cuentas del Rosario, encendamos las velas en el altar de casa y elevemos nuestras mentes en el cielo mientras examinamos tres pasos simples que pueden impedir que perdamos terreno.

Oren sin cesar

Aunque es maravilloso que su vida de oración se haya vuelto más fervorosa durante este tiempo de crisis, recuerde que generalmente es más fácil orar cuando tenemos una intención decidida y apremiante en nuestra mente. Así que, cuando las cosas se alivien, tenga cuidado de no volverse perezoso y perder el fervor.

No cambie su tiempo de oración para que se ajuste a su rutina mientras restablece su nueva vida ‘normal’, cambie su rutina para que se ajuste a su tiempo de oración. Si ha conseguido dedicar más tiempo a la oración, la meditación y la contemplación durante la pandemia, procure mantener su rutina cuando las escuelas y los lugares de trabajo reanuden las operaciones.

Encuentre soluciones que se adapten a sus circunstancias: los podcasts o los CDs que puede tocar en el coche en su viaje diario, el Rosario familiar alrededor del comedor mientras los más pequeños todavía están atados a sus sillas para ninos, lectio Divina con la  familia o lectura bíblica por la noche.

Hacer que el domingo sea más que una obligación

Asistir a la Misa y recibir a nuestro Señor en la Eucaristía suena atractivo para muchos de nosotros en este momento. La falta de acceso a los Sacramentos nos hace anhelar esto. Como dicen, «no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes.»

Pero, ¿conservaremos nuestro anhelo por la Misa una vez que podamos volver a asistir libremente? Nos tomará esfuerzo para acercarnos a cada Misa con la misma intensidad que sentimos ahora. De lo contrario, en algún momento después de que nuestras iglesias sean reabiertas, podemos encontrarnos cada vez más complacientes y tratar nuestra fe como una obligación en lugar del don y privilegio que realmente es.

Reflexionando sobre esta misma idea, Josemaría Escrivá dijo: «Muchos cristianos toman su tiempo y tienen suficiente tiempo libre en su vida social (no hay prisa aquí). También están relajados en sus actividades profesionales (no hay prisa aquí tampoco). Pero, ¿no es extraño cómo esos mismos cristianos se encuentran en tal prisa y quieren apresurar al sacerdote en su ansiedad para acortar el tiempo dedicado al sacrificio más Santo del Altar?»

¿Cómo podemos dedicarle más tiempo a Dios?

Haga que el domingo —todo el día— sea dedicado al Señor. Sí, asista a la Misa, pero no se detenga allí. Construya una comunidad en su parroquia. ¿Qué tal un té por la mañana después de la Misa, o quizás invitar a otra familia católica a su casa para un té o un almuerzo? ¿Tal vez podrías intentar llegar temprano a la Misa, hacer uso del Sacramento de la Confesión, ofrecer un Rosario juntos como familia, o pasar tiempo en oración tranquila?

Reparte los extras

El encierro y el distanciamiento social han alterado drásticamente el número de cosas a las que les dedicamos tiempo.  Tal vez la pandemia nos haya invitado a pensar en las actividades de nuestras vidas. ¿Qué echamos de menos y qué no echamos de menos? ¿Qué necesitamos y qué no?

¿Estamos sobre programados? ¿Todo lo que hacemos nos causa estrés y crea pesadillas logísticas? ¿Nuestros hijos necesitan asistir a todas las actividades extracurriculares que hay? ¿Les estamos fallando si limitamos sus actividades extracurriculares o les estamos haciendo un mayor favor? Tal vez sea hora de reevaluar esas actividades extracurriculares para que pueda encontrar un equilibrio saludable para su familia.

Menos tiempo en actividades estructuradas significa más tiempo no estructurado juntos como familia. Y son las actividades no estructuradas las que nos traen un mejor tiempo de calidad. Juegos de mesa espontáneos, galletas para hornear y paseos en bicicleta no planificados forman los recuerdos que los niños atesoran.

La pandemia nos ha dado la oportunidad de evaluar nuestras vidas y prioridades de oración. Sin duda, el sufrimiento y los desafíos que enfrentamos durante este tiempo irán acompañados de gracia que nos ayudará a hacer cambios para mejor.

No hay tiempo como el presente para hacer un balance de nuestras vidas.

Share:

Emily Shaw

Emily Shaw is a former Australasian Catholic Press Association award-winning editor turned blogger for australiancatholicmums.com and is a contributor to Catholic-Link. A wife and mother of seven, she resides on a farm in rural Australia and enjoys the spiritual support of her local catholic community.

Latest Articles