` ¿Cómo puedo amar de verdad? - Shalom Tidings

Home/Encuentro/Article

Mar 26, 2021 208 0 Shalom Tidings
Encuentro

¿Cómo puedo amar de verdad?

¿Es la ira o el resentimiento la única forma de afrontar la infidelidad en tu vida? Sarah Juszczak descubre el camino menos transitado, a través de su historia de dolor y triunfo.

El encuentro de los dos

Vengo de una familia italiana encantadora. Me crié y crecí como católica, pero durante mi adolescencia, aunque iba a misa los domingos, no vivía realmente la fe.

Cuando tenía dieciséis años, me uní a un grupo de jóvenes y allí conocí a Tomasz. Nos pidieron a Tom y a mí que dirigiéramos un fin de semana para jóvenes, así que acabamos pasando mucho tiempo juntos tratando de organizarlo. Poco después, comenzamos a “salir”. Ninguno de los dos quería ponerle una etiqueta a nuestra relación, no había ninguna intención.

Yo era bastante rebelde en mis años de juventud, cosa que Tom odiaba.  Al ser polaco, su fe católica era importante para él y tenía muchos valores tradicionales. Ninguno de los dos conocía realmente su fe ni la vivía, y como él no entendía realmente las razones de sus valores, no me resultó difícil convencerle de lo contrario. No estaba claro hacia dónde se dirigía esta relación y no era la más sana, pero nos preocupábamos el uno por el otro.

Niebla en el cristal

Después de casi tres años juntos, Tom y yo empezamos a pensar en el matrimonio. Tom estaba terminando la universidad y siempre había soñado con pasar unos meses viajando por Europa antes de conseguir un trabajo a tiempo completo. Yo estaba muy insegura al respecto, pero algo en mi corazón me decía que era importante. Este tiempo de separación nos haría más fuertes o nos separaría.

Justo antes de que Tom se fuera a Europa, nos unimos a nuestro grupo de jóvenes en la Jornada Mundial de la Juventud 2008 en Sidney. En ese momento de mi vida, me estaba dando cuenta de que mi vida de fe tenía que cambiar. No podía seguir flotando en lo que era realmente un «ateísmo práctico». Fui a la Jornada Mundial de la Juventud con esta pregunta en mi corazón: «Dios, si existes, muéstrate ante mí. Quiero conocerte».

Un par de charlas y experiencias realmente me impresionaron mucho esa semana. Una noche, en el tren de vuelta a casa, mientras reflexionaba sobre lo que había escuchado, abrí el manual del peregrino con una cita de San Agustín: «Nos has hecho para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que repose en ti». En ese momento, tuve una conciencia repentina y abrumadora de la presencia de Dios. Mi centro de gravedad cambió. Supe que Dios era real, y que nada volvería a ser igual.

Poco después, Tomasz se fue a Europa y de repente tuve mucho tiempo libre. Escuché charlas sobre la Teología del Cuerpo, leí más sobre la vida de los santos y visité semanalmente al Santísimo. Los seis meses que Tom estuvo fuera fueron un tiempo de conversión para mí, que culminó con un curso de formación de líderes juveniles de un mes de duración. Durante ese tiempo, me di cuenta de que, si quería continuar en este camino con Dios, tenía que dejar de lado las cosas que me alejaban de Él para poder seguirle con todo mi corazón.

¿La peor parte?

Con Tomasz lejos, en Europa, me preguntaba si las cosas funcionarían para nosotros cuando él volviera a casa. Él seguía atrapado en un mundo que yo había decidido dejar atrás, y nuestros valores y prioridades estaban ahora muy alejados.  Seguí presentando esto en la oración y rezando por Tom. Intenté plantar algunas semillas, y cuando algunos de sus planes de viaje se desbarataron, conseguí convencerle de que hiciera un desvío a Lourdes, la cual fue una experiencia poderosa para él, pero todavía no estaba preparado para hacer cambios.

Cuando volvió de Europa, supe que debíamos tener una conversación sincera. Salimos a cenar y traté de contarle algunas de las cosas que habían pasado en mi vida. Le dije que había cosas que necesitábamos cambiar en nuestra relación. En su mayor parte parecía estar de acuerdo, hasta que le dije que quería que dejara de ver pornografía. Apenas dudó antes de responder con un rotundo «No». Esto me sorprendió bastante. Pensé que al menos estaría abierto a ello. Más tarde me dijo que estaba luchando con una adicción a la pornografía, aunque no era realmente consciente de ello en ese momento.

Mientras la niebla se desvanece

A medida que íbamos contando nuestras experiencias durante el tiempo que estuvimos separados, le fue quedando claro que yo era diferente, y se sintió algo incómodo. Cuando le revelé que realmente quería rezar el Rosario con mi familia todos los días cuando estuviera casada, reaccionó muy fuertemente en contra. Yo intentaba desafiarle y animarle. Cuando le describía mi imagen de la vida familiar y cómo esperaba vivir mi vida, él se oponía. Él ya no era lo más importante en mi vida, y eso no le gustaba nada.

Empecé a sentir que no debía estar en esta relación, así que le pedí al Señor una respuesta. Sabía que Él quería que terminara con Tom, pero era difícil porque estábamos muy comprometidos. Intenté terminar con él varias veces, pero para Tom era todo o nada. Lo amaba y no lo quería fuera de mi vida por completo. Le dije al Señor que no tenía suficiente fuerza para terminar la relación yo misma. La única manera de que sucediera era si Tom hacia algo grave, pero yo estaba segura de que eso no era posible.

Completamente ingenua

Poco después, Tom vino a verme. Claramente estaba muy nervioso, pero finalmente se armó de valor para confesar. Me había estado engañando. Yo estaba destrozada. ¿Cómo pudo haberme traicionado, cuando yo confiaba en él por completo? ¿Cómo pudo mentir tan convincentemente, sin pestañear? ¿Cómo pude ser tan ingenua?

Esta revelación me hizo cuestionar muchas cosas que creía saber. Nunca pensé que Tom fuera capaz de engañarme cuando yo me consideraba una buena juez de caracteres. Descubrí que él tenía el hábito de mentir y que lo había hecho durante algún tiempo. Era terriblemente bueno en ello.

Naturalmente, me dejé de Tom de inmediato. Siempre he tenido un don para el drama, así que esa noche empaqué una caja con sus cosas y le llamé para que las recogiera. Cuando me encontré con él fuera de mi casa, perdí completamente la cabeza. Me enfurecí. Para mi sorpresa, no intentó dar explicaciones ni defenderse, simplemente se tiró al suelo y lloró.

Abrazada por Dios

Es difícil articular lo que sucedió en ese momento. Al ver llorar a Tom, toda la ira que había en mí se disolvió al instante. Me sentí tan conmovida por la compasión y el amor que me arrodillé junto a él y lo abracé. Sólo puedo describir ese momento como una visión del Corazón del Padre. Sentí el amor y la misericordia de Dios fluyendo a través de mí y vi que yo no era diferente a Tomasz. En ese momento, Dios me dio una visión de su propio Corazón cuando me abrazó y me perdonó mi propia infidelidad.

Más tarde, Tomasz describió esta experiencia de manera similar, como si hubiera sido Dios envolviéndolo en su abrazo misericordioso y amoroso. No soy una persona que se desprenda rápidamente de las cosas, así que la gracia de perdonar a Tomasz tan magnánimamente vino definitivamente de Dios, no de mí.

Conectando los puntos

A pesar de que perdoné a Tom, ambos sabíamos que debíamos seguir caminos separados. Tom diría más tarde que el haber terminado con él fue una de las mejores cosas que le pudieron pasar. Dios había estado guiando a Tom en su propio camino, y necesitaba hacer esta parte sin mí. En ese desvío a Lourdes, meses antes, experimentó que Dios lo guiaba. De hecho, Dios le guió directamente al confesionario. Cuando empezó a sacar las cosas a la luz, recibió la gracia de ser finalmente sincero conmigo.

Tras nuestra ruptura, Tomasz hizo un esfuerzo consciente por dar un giro a su vida. Empezó a visitar al Santísimo y asistir a la Hora Santa con regularidad, acudió a un sacerdote amigo nuestro para que le orientara, y finalmente se puso a escuchar los discos compactos (CD) sobre la Teología del Cuerpo que yo le había estado insistiendo desde su regreso de Europa.

Poco sabía yo

Tom y yo estuvimos juntos tres años antes de terminar nuestra relación y estuvimos separados durante tres años antes de que Dios nos volviera a unir. Durante ese tiempo, pudimos reconstruir nuestra amistad. Yo estaba terminando mis estudios, disfrutando de una nueva carrera en publicidad y comunicaciones y discerniendo una vocación. Estaba bastante segura de que iba a ser religiosa. Tom se ganaba bien la vida como consultor de rehabilitación, pero cada vez estaba más inquieto. Ambos queríamos descubrir la voluntad de Dios para nuestras vidas.

La oportunidad de asistir a la JMJ 2011 en Madrid surgió para cada uno de nosotros en peregrinaciones separadas. Ambos fuimos con la intención de descubrir lo que Dios quería para nosotros. Yo esperaba encontrarme con la orden religiosa a la que debía unirme, y Tom se preparaba para dejar su trabajo, pero no sabía a dónde ir después. Al final de la peregrinación, Tom había decidido inscribirse en un curso de teología. Yo no conseguí encontrar una orden religiosa. En cambio, mientras visitaba Polonia con mi grupo de peregrinos, me encontré pensando en Tom y en que no me parecía correcto visitar su tierra natal sin él.

Poco después de volver a casa, me di cuenta de que realmente necesitaba rezar sobre la voluntad de Dios con respecto a mi relación con Tom, así que comencé una novena. Ese mismo día, Tom me invitó a acompañarlo a una novena del Rosario de cincuenta y cuatro días por una intención particular: 27 días para rezar por la intención y 27 días para dar gracias. Acepté, pero añadí mi segunda intención secreta para nuestra relación.

A los veintisiete días de esa novena, Tom y yo estábamos en un retiro de liderazgo. Tom ayudaba a dirigir el retiro mientras yo servía en la cocina. Pasé a escucharle dar una charla y me sorprendió lo mucho que había crecido. Realmente se estaba convirtiendo en un hombre de Dios. Pensé: «He aquí un hombre al que podría confiarme». Resultó que él compartía la misma intención en la Novena. Cuando reanudamos el noviazgo, sentí una paz total porque ambos buscábamos la voluntad de Dios, así que no había nada que temer.

Para abreviar la historia, Tom y yo nos comprometimos en la solemnidad de la Asunción de Nuestra Señora. Tom me dijo que había elegido ese día, no sólo porque amaba a la Virgen, sino porque indicaba la meta del matrimonio que él me proponía: El Cielo. Nos casamos el sábado de Pascua, o sea, la víspera del domingo de la Divina Misericordia, y rezamos para que nuestro matrimonio pudiera dar testimonio del poder transformador de la Misericordia de Dios. Dios había tomado el desastre que habíamos hecho de nuestra relación la primera vez y lo había convertido en algo completamente nuevo.

El matrimonio es un compromiso, una vocación, una unión. Cuando hicimos el compromiso de amarnos ante el altar, fue hasta que la muerte nos separe. Aquí es donde realmente aprendemos sobre el amor. Dios no suele pedirnos que muramos por nuestro cónyuge, como hizo Jesús por nosotros: Su Iglesia, pero nos pide que muramos a nosotros mismos perdonándonos mutuamente en pequeñas maneras cada día. El matrimonio tiene que estar basado en el perdón amoroso. Dios nos perdonó incluso antes de que pidiéramos perdón. Nos dijo: «Ámense los unos a los otros. Así como yo los he amado». Cuando lo imitamos y perdonamos sin rencor, entonces compartimos el verdadero amor en una relación centrada en Cristo. Esa relación durará hasta la eternidad.

Share:

Shalom Tidings

Shalom Tidings

Latest Articles