Home/Encuentro/Article

Feb 06, 2014 353 0 Tony Rossi
Encuentro

EL VALOR DE UN ALMA PERDIDA

“Os digo que, de igual modo, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no tengan necesidad de conversión.” (Lucas 15,7) Del mismo modo, os digo,se produce alegría ante los ángeles de Dios por un
solo pecador que se convierta. (Lucas 15,10) …pero convenía celebrar una fiesta y alegrarse, porque este hermano tuyo estaba muerto, y ha vuelto a la vida; estaba perdido, y ha sido hallado.” (Lucas 15,32).

Cuando las reclusas entraron a la clase, no pude evitar notar que una de ellas estaba embarazada, y por lo visto se encontraba cercana la fecha de dar a luz. Al iniciar el servicio sentí que debíamos rezar por ella y por su bebé. Al preguntarles si podíamos ofrecer oraciones
por ella y por su bebé, los ojos de la chica comenzaron a llenarse de lágrimas y comentó: “Nadie había pedido eso antes; nunca nadie ha rezado por mí.”

Hablando en voz baja, me confesó cómo siempre le habían dicho que no valía nada, que era una inútil y que a nadie le importaba si estaba viva o muerta. Me di cuenta de que lejos de tener la auto estima muy baja, más bien ¡ni siquiera la tenía!

Me recordó algo que un buen amigo mío me compartió un día: El valor de un objeto perdido no disminuye sólo porque esté perdido. Un billete de $20 dólares que está perdido sigue valiendo $20 dólares; su manufactura determina su valor y no su situación. Lo
mismo es cierto por un alma perdida: sigue teniendo un gran valor porque su hacedor, Dios, establece su valor, ¡y sabemos que Dios no hace almas valiosas o no valiosas! En Lucas, Capítulo 15, Jesús comparte tres parábolas sobre cosas perdidas y su valor. En las tres –la
oveja perdida, la dracma perdida y el hijo pródigo- termina cada historia mostrando su preocupación por lo que está perdido y el amor de Dios por un pecador arrepentido. Jesús valora las almas perdidas.

Esta pobre muchacha había sido maltratada durante tanto tiempo, que no se daba cuenta de su gran valor a los ojos de Dios. Como el pastor que dejó las 99 ovejas por ir detrás de la que estaba perdida, así todos deberíamos unirnos y alegrarnos por esta alma perdida que ha sido
encontrada. Les pedí a las demás internas y al equipo del ministerio que le impusiéramos las manos a esta compañera y rezáramos por ella y su bebé. Cuando comenzamos a orar, varias de las otras compañeras oraron en voz alta por ella y por que tuviera un bebé saludable, para que lograra integrar
su vida y convertirse en la persona y madre que debía ser.

Estaba llorando pero tranquila, con paz. Se dio cuenta de que era amada y que la preocupación por ella y su bebé era genuina. Por primera vez alguien le dijo que era especial, una persona amorosa y que sería una gran madre, y que no era alguien sin valor o inútil. Se notaba que la querían.
La mayoría de los que estaban allí jamás habían visto a las compañeras rezando por alguna otra, pero te puedo asegurar que estas oraciones que se ofrecen con el poder del Espíritu Santo son extremadamente poderosas. Quizás éstas sean almas perdidas AHORA, pero siguen teniendo un gran
valor. En 1 Timoteo 2,1-4 se nos dice que Jesús quiere que todas las almas se salven, aún los que están presos.

Antes de juzgar a los demás, por favor recuerda la historia del billete de $20 dólares. Su valor no disminuye sólo porque esté perdido, y cuando un alma perdida es encontrada, hay una gran alegría en el cielo. Si juzgamos menos y amamos más, todos podremos ser instrumentos para que así
suceda. Jesús, ¡hazme un instrumento de tu paz!

TONY AGNESI (www.TonyAgnesi.com) es un incesante escritor de historias. Es Productor Ejecutivo y Consultor de radio y también está involucrado en radio católica, Ministerio penitenciario y en el Ministerio para indigentes. Padre de dos hijos ya mayores, él y su esposa han vivido por más
de cuarenta años en Wadsworth, Ohio

Tony Rossi

After graduating from Saint John's University in New York with degrees in communications and English, Rossi found a job at the Catholic media organization, The Christophers, that allowed him to indulge his interest in religion, media and pop culture. Rossi served as the The Christophers' TV producer for eleven years. He is now the host and producer of the organization's radio show/podcast, Christopher Closeup, writer and editor of their syndicated "Light One Candle" column, and producer/scriptwriter of the annual Christopher Awards ceremony. Reprinted with permission.

Share:

Latest Articles